En directo
    Camboya

    Rusia abre un 'segundo frente' en Asia

    CC0 / Pixabay
    Asia y Oceanía
    URL corto
    8850

    Rusia está fortaleciendo sus posiciones no solo en Oriente Medio, sino también en el Sudeste Asiático. Esta triunfal vuelta de Rusia a esta región del mundo ocurre 25 años después del colapso de la URSS y obliga a otros actores a volver a tomar en cuenta los intereses de Moscú.

    Según el medio Asian Review (AR), la diplomacia rusa canaliza correctamente las preocupaciones que hoy en día se perciben en el Sudeste Asiático, sobre todo en lo relativo a la fuerte dependencia de estos países respecto a China y EEUU. 

    AR cita a Camboya, donde el Gobierno del primer ministro, Hun Sen, obligó a la formación política opositora —Partido de Rescate Nacional de Camboya— a proclamar su disolución. Por su parte, Occidente se mostró preocupado por las acciones de las autoridades del país y rechazó reconocer los resultados de las elecciones comunales que se celebraron el 4 de junio de 2017. Además, los países occidentales anunciaron su disposición a imponer sanciones contra Nom Pen.

    En estas circunstancias, era evidente que Rusia trataría de ocupar el vacío, sostiene el análisis del medio. Las elecciones parlamentarias se celebrarán en Camboya en julio de 2018 y Rusia será el observador principal. Gozando del apoyo ruso y, sobre todo, de China, Hun Sen puede sentirse seguro y no temer que Occidente llegue a ejercer presión, escribe la revista rusa Expert, citando las declaraciones del primer ministro camboyano de finales del 2017. "Si EEUU quiere dejar de brindarnos su apoyo financiero… ¡que lo hagan!", dijo Hun Sen.

    Le podría interesar: Buques de Rusia y de Camboya efectúan ejercicios navales conjuntos

    En septiembre de 2017, Prak Sokhonn, ministro de Asuntos Exteriores de Camboya, declaró: "Hemos visto que Occidente está debilitándose".

    Estas declaraciones que suenan desde Camboya indican que el reino ha virado su política no solo hacia China, sino también hacia Rusia, de acuerdo con el análisis de Expert. Rusia heredó de la URSS sus principales bazas, por medio de las cuales puede influir tanto en Camboya como en otros países de la región. Nom Pen quiere que Moscú elimine toda o por lo menos una parte de la deuda que Camboya tiene ante la URSS que, de hecho, asciende a 1.500 millones de dólares, escribe el periodista Serguéi Manukov en su artículo para la revista rusa Expert.

    Durante mucho tiempo, Rusia no ha estado de acuerdo en cancelar la deuda, pero "parece que ha relajado su posición", opina el periodista, citando el hecho de que, en noviembre, el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, declaró que las autoridades rusas estaban preparadas para empezar las negociaciones con Camboya sobre el tema.

    Asimismo, Asian Review informa que Moscú puede pedir que Nom Pen permita a los buques que forman parte de la flota del Pacífico de Rusia entrar en sus puertos. Los diplomáticos rusos actúan en otros países de la región. Lo hacen para restablecer la influencia perdida y ganarle la partida a Occidente y, sobre todo, a EEUU.

    Lea más: Rusia y Camboya firman acuerdo de cooperación nuclear con fines pacíficos

    La influencia de Occidente está debilitándose poco a poco no solo en Camboya, sino también en otros países de la región. Rusia atrae la atención de los Estados del Sudeste Asiático como un contrapeso real a Occidente y al gigante asiático. 

    De acuerdo con Asian Review, Pekín considera esta región como una zona de su influencia, pero los Estados temen caer en una excesiva dependencia del gigante asiático. 

    El comercio de armas tiene una gran importancia para el giro de Rusia hacia el Sudeste Asiático. Según los datos recogidos por el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI), seis países clave de la región, como Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia, Vietnam y Singapur gastaron 37.000 millones de dólares en 2016 en la compra de armas. En julio de 2017, Rusia firmó un contrato sobre la venta de aviones rusos a Malasia. 

    "Últimamente los países del Sudeste Asiático empezaron a dar preferencia a los equipos militares rusos, porque sus contratos con Moscú implican que ellos ofrezcan menos compromisos por su parte. Otra causa no menos importante es su deseo de crear un contrapeso a China", escribe AR.

    Por su parte, Washington se muestra preocupado por la actividad de Rusia en la región. 

    "Ahora en la Casa Blanca quieren mejorar las relaciones de EEUU con el Gobierno militar de Tailandia, si bien esta mejora contradice su misión de proteger la democracia y los derechos humanos", enfatiza el medio. 

    Occidente entiende perfectamente que está perdiendo el Sudeste Asiático, pero se ha dado cuenta muy tarde, y ahora tendrá que esforzarse mucho para poder recuperar su influencia. 

    La región se convierte paulatinamente en el ámbito de influencia de Rusia y China. Tanto en Moscú como en Pekín entienden la importancia de su cooperación estratégica en este rincón del mundo. Por eso las autoridades de ambos países tratarán de llegar a un compromiso en el Sudeste Asiático. 

    Lea también: De Camboya a Afganistán: las operaciones más importantes de las Fuerzas Especiales rusas

    Además:

    China le toma la delantera a EEUU
    Llegó la hora... de que Rusia vuelva al Índico
    Trump, alarmado por posible influencia del 'caso ruso' en negociaciones en Asia
    Etiquetas:
    influencia, política, Sudeste de Asia, Camboya, China, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik