En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    140
    Síguenos en

    El 3 de octubre de 2015, la aviación de EEUU destruyó en la ciudad afgana de Kunduz numerosas edificaciones y un centro sanitario perteneciente a la organización Médicos Sin Fronteras (MSF). Dos años después, Washington todavía no ha indemnizado a los afectados por las pérdidas.

    En el momento del bombardeo, el centro traumatológico de Médicos Sin Fronteras estaba protegido por el derecho internacional humanitario. Los bombardeos perpetrados por la aviación estadounidense acarrearon consecuencias muy graves para las familias de las víctimas, el equipo de MSF y los civiles de Kunduz.

    Aunque el Pentágono afirmó que lamentaba el ataque, hasta ahora el Departamento de Defensa de EEUU no ha asumido su responsabilidad en el incidente.

    Ya han pasado dos años, pero las víctimas afganas todavía no se han olvidado de aquella pesadilla. Los bombardeos de la aviación estadounidense destruyeron un hospital, numerosas tiendas, bazares y almacenes. Los propietarios de estas empresas todavía no han recibido ningún tipo de compensación por sus pérdidas. 

    Los bombardeos de la aviación estadounidense destruyeron un hospital, numerosas tiendas, bazares y almacenes
    © Foto : J.Kargyar
    Los bombardeos de la aviación estadounidense destruyeron un hospital, numerosas tiendas, bazares y almacenes
     

    Abdul Marof Raufi, propietario de la compañía Zam Zam, reveló a Sputnik que los militares estadounidenses se negaron a pagarle una indemnización, aludiendo que sus fuerzas armadas no daban indemnizaciones por los hogares destruidos en los ataques en Afganistán. 

    El empresario todavía no puede explicar por qué los aviones de EEUU atacaron su almacén. 

    "Fue horrible, cada vez que me acuerdo de ese momento me quedo en estado de 'shock'. Todavía no entiendo para qué y con qué objetivo realizaron este ataque. Lo curioso es que en 2002 los estadounidenses declararon que desde sus aviones podían distinguir en tierra los blancos de 10 centímetros de tamaño. ¿Cómo no pudieron ver mis almacenes y un autobús y lanzar contra ellos sus bombas?", se preguntó.

    Todos sus intentos para ser indemnizado por la parte estadounidense, por el momento, han sido infructuosos. 

    Lea más: Afganistán, el sepulcro de los imperios que puede acabar también con el de EEUU

    "He entregado todos los documentos (…) tras un año y medio de trámites burocráticos me dijeron en la embajada de EEUU que me dirigiera a la base aérea del país norteamericano en Bagram. Allí tuve una conversación muy larga y al final me comunicaron que, según un acuerdo firmado entre EEUU y Afganistán, los militares estadounidenses no tienen la obligación de recompensar las pérdidas causadas por las acciones militares. Dijeron que mis documentos, para ellos, no tienen validez, pero como excepción podían pagarme unos 30.000 dólares en calidad de ayuda. Me negué", dijo el hombre, que subrayó que la suma ofrecida ni siquiera cubría el precio de su autobús, que Abdul Marof Raufi valoró en unos 50.000 dólares. 

    Abdul Marof Raufi, propietario de la compañía Zam Zam, todavía no puede explicar por qué los aviones de EEUU atacaron su almacén
    © Foto : J.Kargyar
    Abdul Marof Raufi, propietario de la compañía Zam Zam, todavía no puede explicar por qué los aviones de EEUU atacaron su almacén
    Tras su fracaso en la base estadounidense, el empresario afgano se dirigió a la Organización para la Protección de los Derechos Humanos de la ONU. Pero allí tampoco le ayudaron y se limitaron a comunicarle que "solo podían redactar un informe". 

    "Llegué a la conclusión de que los estadounidenses quieren poner deliberadamente al pueblo afgano en contra del Gobierno de Afganistán y quieren que todas las fuerzas opositoras actúen conjuntamente", recalcó.

    Por su parte, Mohammad Sohrab, jefe de otra empresa —Alakozai— que se vio afectada por los bombardeos de la aviación de EEUU destacó que tampoco ha recibido una indemnización por sus pérdidas. 

    "Hemos presentado una demanda y todavía no nos han pagado nada, tampoco hemos recibido la carta de la embajada de EEUU en Kabul sobre su postura en el asunto", dijo.

    No obstante, los civiles de Kunduz no son los únicos que están insatisfechos con esta situación. Las autoridades locales también compartieron su decepción.

    Lea más: Ataque terrorista en Afganistán golpea la reputación de EEUU y la OTAN

    "El hospital de Médicos Sin Fronteras fue completamente destruido. Por desgracia, varios médicos y empleados del hospital murieron aquella noche. Hasta ahora, los estadounidenses no han brindado ayuda, ni han pagado una indemnización. La única ayuda que recibimos procede de la organización Médicos Sin Fronteras, que envió dinero a las familias de los fallecidos", dijo.

    Además:

    ¿Quién se aprovecha de los recursos naturales de Afganistán?
    ¿Está dirigida la nueva reforma militar de Afganistán contra Rusia?
    Rusia espera de EEUU acciones concretas para combatir terrorismo en Afganistán
    Etiquetas:
    pérdida, aviación, bombardeos, Médicos Sin Fronteras (MSF), EEUU, Afganistán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik