En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    261914
    Síguenos en

    La cuestión de las pruebas nucleares de Corea del Norte sigue siendo un punto difícil de la política internacional. El embajador ruso en China, Andréi Denísov, en una entrevista a Sputnik comentó el futuro del país juche y dio su opinión acerca de las posibles soluciones.

    Las posturas de Pekín y Moscú en cuanto a los programas norcoreanos nuclear y de misiles coinciden casi completamente, señala el diplomático. Ni Rusia, ni China apoyarán nunca las ambiciones nucleares de Pyongyang por lo cual seguirán repudiándolas.

    Estas representan una amenaza directa incluso para Rusia porque provocan el aumento de la presencia estadounidense en la región, la que Washington justifica con la necesidad de proteger a sus aliados, explicó.

    Añadió que no hay una solución militar al problema militar norcoreano, solo podría haber una solución político-diplomática.

    Lea también: ¡No abran la Caja de Pandora! Seis sólidas razones para no bombardear Corea del Norte

    "Tanto nosotros como los chinos comprendemos que la estrategia de intimidación que utiliza Trump [contra Corea del Norte] está abocada al fracaso y no funcionará", considera Denísov.

    Las amenazas militares a los norcoreanos no tienen éxito, más bien al contrario les provocan y enojan. Además, estas amenazas se convierten en una justificación perfecta para sus acciones. Según cálculos recientes, desde el inicio de la Administración Trump la parte norcoreana ha realizado nueve lanzamientos de misiles, durante todo el periodo de Obama hubo muchos menos, afirma el diplomático ruso.

    "El presidente estadounidense casi cruzó el límite cuando empezó a intimidar a Pyongyang, pero, gracias a Dios, se detuvo. Tal vez sea un loco, pero no un suicida. Espero que Kim Jong-un tampoco lo sea", declaró.

    El embajador señaló que ni Rusia ni China tienen planes de derrocar el régimen norcoreano, y este es uno de los principios de las relaciones de ambos países con Pyongyang.

    "Es extremadamente difícil entender lo que pasa por la cabeza de Kim Jong-un. Hay que entender que lo más importante para él es preservar su dinastía, la forma de gobierno existente", observó.

    Según Denísov, tanto la parte rusa como la china apoyan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que imponen las sanciones contra Corea del Norte. Agregó que estas medidas son bastante exitosas.

    Recordó que hubo informes de que Pekín detuvo las importaciones de carbón norcoreano así que Pyongyang perdió un monto considerable de dinero.

    "La jefatura norcoreana se enfureció por esta decisión. Según varios informes Pyongyang ya ha comenzado a racionar las ventas de combustible. Es posible que el país juche se prepare para nuevas sanciones", concluyó.

    Además:

    Corea del Norte amenaza con "castigar" a Israel
    ¿EEUU prepara submarino para destruir a Corea del Norte?
    EEUU envía dos duros mensajes a Corea del Norte
    Etiquetas:
    programa nuclear, Kim Jong-un, Corea del Norte, China, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook