Widgets Magazine
12:06 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Gorrión

    El 'efecto mariposa': cómo el exterminio de gorriones llevó a la Gran Hambruna China

    © Sputnik / Dmitri Korobeinikov
    Asia y Oceanía
    URL corto
    6815
    Síguenos en

    En 1958, el Gobierno de la República Popular China de Mao Zedong lanzó una campaña de medidas económicas, sociales y políticas conocida como el Gran Salto Adelante. Entre las políticas emprendidas se encontraba el exterminio de los gorriones, animales que eran considerados una plaga en el país, informa DigitalMX.

    Buscando mejorar la productividad agrícola, Mao Zedong ordenó que todo niño, hombre, mujer o anciano, sin importar su profesión o rango, matara a cualquier gorrión que se encontrara en su camino. De esta manera, se esperaba que los granos que los gorriones dejaran de comer sirvieran para alimentar a miles de personas.

    Siguiendo las órdenes del Gran Timonel, toda la población china se dio a la tarea de exterminar a estos animales, usando diversos métodos, desde resorteras hasta armas de bajo calibre.

    El resultado fue increíble: en pocos meses, la población de gorriones en el gigante asiático se había reducido a niveles irrisorios, en lo que puede ser considerado como el mayor 'genocidio avícola' de la historia.

    Lo que no sabía Mao Zedong es que los gorriones se alimentan no solo de granos y frutos, sino también de diversos insectos y animales pequeños, manteniendo así el equilibrio de los ecosistemas. Con la desaparición de los gorriones, las plagas de langostas y otros insectos asolaron a China, causando la destrucción de miles de plantaciones agrícolas.

    Lo que empezó como un plan para mejorar la producción agrícola, terminó en un periodo conocido como la Gran Hambruna China, en el que murieron entre 15 y 45 millones de ciudadanos chinos, según diversas estimaciones.

    ​Mao Zedong nunca reconoció su error e intentó enmendarlo importando gorriones soviéticos para repoblar su país con estas aves. Poco a poco, la situación mejoró, pero la mala fama de los gorriones sigue siendo un problema todavía hoy: miles de campesinos chinos continúan exterminando a este animal, ya que siguen considerándolo un peligro para sus plantaciones.

    Además:

    Una carta de Mao se subasta en Londres por más de 800.000 euros
    Fallece a los 99 años el guardaespaldas jefe de Mao
    Etiquetas:
    Mao Zedong, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik