En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    12510
    Síguenos en

    Durante los años de Gobierno del presidente Islam Karímov, Uzbekistán llevó a cabo una 'política multivectorial', estableciendo contactos con los tres países que luchan por la influencia en Asia Central: Rusia, EEUU y China.

    La muerte de Karímov el pasado 2 de septiembre puede traer consigo una nueva política que debilite la posición norteamericana en la región.

    Al menos así lo considera Vladímir Evséev, director del Instituto de los países de la Comunidad de Estados Independientes, quien, en una entrevista exclusiva con Sputnik, aseguró que, mientras China y Rusia realizan ya diversos proyectos en Asia Central y han logrado arribar a un sistema de colaboración gracias a la Organización de Cooperación de Shanghái y a la organización BRICS, EEUU ha visto debilitada su posición en la región.

    En Uzbekistán, "aunque muchos años atrás se realizaron serios anuncios sobre el posible paso a los estándares de la OTAN, el Ejército uzbeko y sus fuerzas del orden hasta el día de hoy tienen armas rusas, lo que une firmemente a Moscú y Taskent", señaló el experto.

    Por otra parte, "en los años 90, Uzbekistán creía que Turquía podía ayudarla significativamente. Entonces, muchos estudiantes fueron a estudiar [a Turquía], y el proceso de acercamiento con Ankara se desarrolló de forma activa, pero después ese proceso prácticamente se detuvo y, hoy en día, Uzbekistán tiene relaciones bastante difíciles con Turquía. […] Ya no quedan en Uzbekistán centros educativos creados por el imán Fethullah Gulen, lo que limita la influencia de EEUU en Uzbekistán", explicó Evséev.

    En otros países de la región de Asia Central, la situación para EEUU tampoco es la mejor. Los intentos de la OTAN de acercarse a Kazajistán no han tenido éxito y la disminución de la presencia militar en Afganistán ha debilitado el papel de EEUU.

    Además, proyectos como 'C5+1' —es decir, cinco países de Asia Central más EEUU- están destinados al fracaso, dada la falta de recursos de Norteamérica, que tiene prioridades más urgentes, como la situación en el mar de China Meridional o en Siria. Y los intentos de controlar la región a través de Japón, que también ha creado un grupo denominado 'Asía Central + Japón', tampoco parecen llegar a buen término, asegura el experto.

    "Prácticamente, EEUU se ha quedado sin un país a través del cual pueda defender sus intereses en Asia Central. Por eso, la posición estadounidense en la región se debilitará, mientras que se fortalece la posición de la alianza ruso-china en la zona, así como la de otros países", dice Evséev.

    Esta situación puede beneficiar a Rusia, ya que "Uzbekistán prácticamente no tiene otra alternativa que participar de los proyectos de Rusia y China". Sin embargo, el analista es cuidadoso a la hora de diseccionar la situación.

    "Cuando los uzbekos intentaron usar a EEUU, EEUU intentó convertir a Uzbekistán en un arma de influencia. Y no quisiéramos que China hiciera de Uzbekistán su propia arma", prosigue. 

    Como conclusión, cree que Taskent debe "apostar por Rusia" e intentar, con ayuda del país eslavo, mejorar sus problemas con otros países de la región.

    Etiquetas:
    BRICS, Vladímir Evséev, Islam Karímov, Uzbekistán, China, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook