21:43 GMT +319 Septiembre 2018
En directo
    Barack Obama, presidente de EEUU

    El "hijo de puta" de Obama y otros insultos del líder filipino

    © AP Photo / Jacquelyn Martin
    Asia y Oceanía
    URL corto
    4216

    El presidente de EEUU, Barack Obama, canceló una reunión con su homólogo filipino, Rodrigo Duterte, después de que este le llamara "hijo de puta". Pero esta no es la primera vez que el polémico político no mide sus palabras.

    "Obama, hijo de puta"

    El 5 de septiembre, Rodrigo Duterte insultó al mandatario estadounidense por sus críticas a la brutal guerra contra las drogas llevada a cabo en el país del sudeste asiático. El presidente de EEUU tenía previsto reunirse con Duterte en el marco de la cumbre de la ASEAN que se celebrará en Laos.

    "Debes ser respetuoso, y no solo lanzar preguntas y comunicados. Hijo de puta, te voy a maldecir en ese Foro".

    El propio Obama bromeó con que Duterte le parece "un tipo pintoresco" y agregó que todavía está dispuesto a "mantener conversaciones constructivas" cuando llegue el momento. Al próximo día, el mandatario filipino le pidió disculpas a Obama.

    "Lamentamos que hayan entendido [las declaraciones de Duterte] como un ataque personal hacia el presidente estadounidense", explicó la situación un comunicado oficial del presidente de Filipinas.

    Presidente de EEUU, Barack Obama, y su homólogo filipino, Rodrigo Duterte
    © AFP 2018 / Saul Loeb Manman Dejeto
    Presidente de EEUU, Barack Obama, y su homólogo filipino, Rodrigo Duterte

    La guerra contra las drogas

    "Estos hijos de puta están destruyendo a nuestros hijos. Si conoces a algún adicto, ve a por él y mátalo tú mismo porque conseguir que sus padres lo hagan será muy doloroso", declaró el mandatario filipino en un discurso al pueblo. Además, declaró que nadie de sus hijos está relacionado con drogas, pero "les mataría si fueran drogadictos".

    Durante los tres meses de presidencia de Duterte, más de 700 narcotraficantes o supuestos drogadictos han sido asesinados tanto por la Policía como por los voluntarios filipinos.

    Mensaje de Navidad a los delincuentes

    En su mensaje navideño transmitido por la televisión filipina, Duterte se dirigió a los criminales del país.

    "Si continúan como van, esta será su última Navidad feliz", declaró.

    "¡Mátenme!"

    "Iré hasta allí con mi propia moto de agua, y llevaré mi propia bandera y un palo. Una vez que desembarque, plantaré la bandera y diré a las autoridades chinas: '¡mátenme!'", declaró el presidente comentando la disputa territorial entre Filipinas y China en el mar de la China Meridional.

    Lea más: China es capaz de eliminar una base militar filipina en aguas en disputa

    Un hijo de puta más

    El presidente de Filipinas también llamó "hijo de puta" al papa Francisco, ya que, según el mandatario, la visita del pontífice a la capital del país —poblado en su mayoría por católicos- causó embotellamientos en la ciudad.

    "Quería llamarle y decirle: 'papa, tu hijo de puta, vete a casa. Y no vuelvas nunca más'".

    Papa Francisco en México
    © AP Photo / Marco Ugarte
    Papa Francisco

    La vida sexual de Duterte

    "Soy divorciado, y no soy impotente. ¿Qué se supone que iba a hacer? ¿Dejar que esto colgara para siempre? Cuando tomo viagra, se me para", confesó el político de manera sincera. Agregó que actualmente tiene dos amantes.

    Las violaciones son divertidas… para algunos

    El mandatario filipino es también conocido por sus comentarios cínicos sobre la violación y el asesinato de una misionera australiana durante un motín en una cárcel al sur de Filipinas en 1989.

    "Estaba enfadado porque la violaron, pero era tan guapa… [El alcalde] debería ser el primero en violarla", 'bromeó' el político, entonces alcalde de la ciudad donde ocurrió el crimen.

    Sin embargo, pidió disculpas tras una ola de críticas.

    "A veces sale lo peor de mí por la boca", explicó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    Rodrigo Duterte, Papa Francisco, Barack Obama, Filipinas, EEUU