En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    3161
    Síguenos en

    Hace 40 años —en agosto de 1976— un grupo de soldados surcoreanos y dos oficiales estadounidenses intentaron cortar un árbol en la frontera entre las dos Coreas. Este inocente episodio estuvo a punto de desencadenar una segunda guerra en la península. Sputnik les cuenta la poco conocida historia de este incidente.

    La guerra de Corea terminó oficialmente en julio 1953 con la firma del armisticio en la aldea de Panmunjom —a 53 kilómetros de Seúl— que, entre otras cosas, implicaba la creación de la llamada zona desmilitarizada, de un ancho de 4 kilómetros, que luego acabó transformándose en la frontera entre los dos Estados coreanos.

    Tras la separación, la aldea de Panmunjom permaneció en la zona de seguridad conjunta, donde el 18 de agosto de 1976 tuvo lugar un incidente que podría haber causado un nuevo conflicto militar entre las dos Coreas.

    Aquel día, una agrupación de soldados surcoreanos, acompañada por dos oficiales norteamericanos, penetró en la zona neutral sin armas de fuego y equipados solo con hachas. Su objetivo era cortar las ramas de un árbol que obstaculizaban la visión del punto de observación surcoreano sobre la parte norcoreana de la frontera, donde se habían producido secuestros de observadores de la ONU.

    Pocos minutos después de internarse en la zona neutral, los guardias fronterizos de Corea del Norte detectaron la presencia del grupo y se dirigieron a su ubicación. El teniente Pak Chul, que encabezaba el grupo de soldados norcoreanos, exigió que los surcoreanos parasen de cortar el árbol, pero los intrusos no hicieron caso a sus órdenes.

    Fue entonces cuando el oficial ordenó matarles y los norcoreanos atacaron al grupo del sur con hachas y porras. Como consecuencia del choque, dos estadounidenses murieron y ocho surcoreanos resultaron heridos.

    El incidente tuvo un gran impacto en la época y aumentó las tensiones a su máximo nivel desde el cese de las hostilidades. El entonces presidente de EEUU, Gerald Ford, convocó una reunión extraordinaria en la que se decidió hacer una demostración de fuerza y cortar el desafortunado árbol a toda costa y a cualquier precio.

    La Administración estadounidense llegó a elaborar una operación llamada Paul Bunyan —el nombre de un leñador famoso en el folklore estadounidense—. Un pelotón de ingenieros equipado con motosierras, con el respaldo de fuerzas especiales surcoreanas —armados solo con porras— se dirigió a cortar el árbol.

    Mientras se estaba realizando la operación, 27 helicópteros de combate patrullaron el cielo sobre el lugar. Además, varios cazas y bombarderos sobrevolaron el área. Las unidades de artillería también se pusieron en alerta y sus cañones apuntaron hacia el norte.

    Un portaviones estadounidense en el mar Amarillo se acercó a la costa y quedó a la espera de nuevas órdenes, dispuesto a unirse a la operación en cualquier momento. Varios miles de cohetes y de soldados surcoreanos, incluidos los marines, también se desplegaron en la frontera.

    Tras 42 minutos, la operación se dio por concluida cuando los militares lograron cortar el árbol. Más tarde, el líder de Corea del Norte expresó su pesar por el encontronazo, a pesar de no asumir la responsabilidad sobre incidente.

    En el lugar en el que se produjeron estos acontecimientos se erigió un monumento a los fallecidos. Mientras que, por su parte, los soldados norcoreanos y su comandante fueron condecorados por Pyongyang.

    Etiquetas:
    hacha, incidente, crisis fronteriza, Corea del Norte, Corea del Sur
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook