13:22 GMT +324 Septiembre 2017
En directo
    Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas

    Al presidente filipino "no le importan los derechos de los narcos" matados

    © REUTERS/ Erik De Castro
    Asia y Oceanía
    URL corto
    112510234

    El presidente filipino Rodrigo Duterte ha prometido que seguirá matando a los narcotraficantes y los drogadictos del país "sin preocuparse por sus derechos humanos".

    Al menos 800 personas han fallecido en Filipinas a consecuencia de la llamada del presidente Rodrigo Duterte a matar a los narcotraficantes.

    A pesar de las críticas generadas, el mandatario afirmó que continuara con la drástica medida.

    "Esta campaña seguirá en vigor hasta el último día de mi presidencia, si estoy vivo para aquel momento. Yo no me preocupo por sus derechos humanos, créanme", dijo el mandatario de 71 años, citado por los medios locales.

    El político subrayó que aquellos oficiales que utilizan sus poderes para facilitar el narcotráfico —el factor principal de muerte de muchos filipinos—  son los primeros en su lista. 

    Además, aseguró a los soldados y policías, que persiguen y asesinan a los sospechosos durante su servicio, que pueden gozar de su personal y oficial garantía de impunidad.

    Finalmente, muchos ciudadanos ordinarios se han sumado a la campaña, disparando por su propia cuenta contra los sospechosos de vender drogas.

    El enfoque de Duterte y el apoyo a los asesinatos extrajudiciales en las Filipinas han provocado preocupación en la comunidad internacional, al punto que el mismo secretario general de la ONU Ban Ki-moon ha condenado la conducta de las autoridades filipinas.

    No obstante, el presidente filipino tampoco está dispuesto a escucharles.

    "Estas organizaciones ONG que se quejan a la ONU, no es su negocio. Yo estoy librando una guerra (…) Los filipinos están pidiendo a gritos justicia por los crímenes cometidos a manos de los narcotraficantes", recalcó Duterte.

    Por su parte, la Policía filipina indicó que la entrada en vigor de la política ya ha cosechado frutos, al menos 500.000 personas se han rendido ante las autoridades y han prometido acabar con el consumo de sustancias ilegales.

    Además:

    Las nuevas drogas que azotan España
    Senado de México aprueba uso medicinal de marihuana
    Fuertes imágenes: una niña argentina es obligada por su tía a fumar un porro
    Etiquetas:
    adicción, drogas, asesinato, narcotráfico, Rodrigo Duterte, Filipinas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik