En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    El llamado 'timo de las gambas de 38 yuanes' ha servido como evidencia del maltrato que padecen los turistas en concreto y la desprotección de consumidor chino en general ante los abusos.

    El incidente ocurrió durante las recientes vacaciones en un restaurante de Qingdao, una ciudad costera que recibe millones de visitantes por esas fechas.

    Un cliente pidió un plato de gambas por el aparente precio de 38 yuanes (seis dólares) y vio después como en la factura figuraba por 1.520 yuanes (240 dólares).

    El propietario del restaurante le hizo ver en la letra pequeña que los 38 yuanes eran por unidad y amenazó con atizarle con un palo si no pagaba.

    El cliente llamó a la policía y las autoridades sin resultado alguno, y acabó desembolsando el importe.

    Las redes sociales se han llenado de indignación tras conocerse el caso, donde ya se ha acuñado la expresión "gambas de 38 yuanes" para definir un timo.

    El propietario se ha defendido argumentando que las gambas eran "frescas y recién pescadas en el océano", lo que no ayudó a calmar los ánimos.

    Más allá de las críticas al restaurante, los internautas critican la dejación de funciones de la policía y autoridades ante un flagrante atraco y han pedido dimisiones inmediatas.

    La ciudad de Qingdao, ante el ruido mediático, ha multado al restaurante con 90.000 yuanes (14.000 dólares) por "confundir al consumidor".

    El timo de las gambas de 38 yuanes epitomiza la burbuja de precios abusivos y el trato desabrido que sufren los clientes en los lugares más turísticos.

    El final de cada periodo vacacional trae lamentos parecidos de millones de chinos desde que Pekín instauró tres semanas oficiales de descanso para estimular el sector turístico y la fórmula desembocase en masificaciones y abusos.

    China carece de una cultura del derecho del consumidor que lo proteja a pesar de los tímidos esfuerzos de Pekín por instaurarla con iniciativas como el Día Nacional del Consumidor o una red de oficinas en ciudades y pueblos.

    Pero estas tienen lazos con los gobiernos locales y, en la práctica, son reticentes a hacer cumplir la ley para no herir al comercio.

    La televisión pública ha destapado grandes escándalos en los últimos años para avergonzar a grandes compañías, normalmente multinacionales, por discriminar a los clientes chinos.

    Etiquetas:
    Qingdao, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook