En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    Indonesia apuntó al fallo mecánico como la causa del accidente del avión militar que causó 141 muertos esta semana al precipitarse contra un barrio residencial.

    Las autoridades habían repetido en las horas posteriores al siniestro que la nave, construida en Estados Unidos en 1964, había pasado todas las revisiones y estaba "en muy buenas condiciones"

    El piloto había solicitado permiso para regresar poco después de despegar de la base aérea de Medan, pero cayó apenas dos minutos más tarde, lo que ya apuntaba a un fallo del motor.

    La nave chocó con una antena de radio de 35 metros de altura pocos segundos antes del accidente, según fuentes militares indonesias.

    El vicemariscal de las Fuerzas del Aire, Agus Putranto, ha desvelado hoy que el avión no pudo ganar suficiente velocidad debido a que uno de los cuatro motores dejó de funcionar.

    "Hay muchas probabilidades de que una hélice se detuviese", ha dicho Putranto.

    Precisó que "volando a escasa velocidad, el avión se ladeó hacia la derecha y golpeó la antena de radio". 

    Varios testigos habían asegurado que del avión salían llamas y humo negro justo antes de estrellarse.

    Putranto ha negado que el sobrepeso derivado de prácticas ilegales hubiera causado el accidente.

    Las fuentes militares elevaron una y otra vez la cifra de las personas a bordo desde las doce iniciales a las 122 en las horas siguientes al siniestro.

    En el avión viajaba la tripulación, soldados y sus familiares, según las fuentes oficiales, pero personas próximas a las víctimas mortales civiles han denunciado que éstas habían pagado entre 700.000 y un millón de rupias (entre 50 y 65 dólares aproximadamente) por subirse.

    La venta de billetes a civiles en aviones militares está prohibida. 

    Putranto ha señalado que el modelo Hércules accidentado tiene capacidad para cargar 12,5 toneladas y que todos los pasajeros a bordo no superaban las ocho toneladas.

    El avión se estrelló el martes en un barrio residencial de Medan, una ciudad de dos millones de habitantes de la isla de Sumatra, en el último accidente que sufren las fuerzas aéreas indonesias.

    El presidente indonesio, Joko Widodo, había prometido doblar el presupuesto hasta 2020 para detener la retahíla de incidentes.

    Las fuerzas aéreas militares nacionales han sufrido diez siniestros en una década, según las cuentas de Aviation Safety Network.

    Este año ya se contaban dos: un caza F-16 se incendió poco después de despegar en abril y dos aviones se estrellaron en marzo durante unas maniobras acrobáticas.

    El último accidente con víctimas mortales fue en 2012, cuando un avión militar cayó sobre un complejo de viviendas de Yakarta.

    El siniestro alimenta la pobre reputación del sector aéreo indonesio.

    Apenas seis meses atrás se estrelló un avión de la compañía de bajo coste AirAsia en el Mar de Java con 162 personas a bordo.

    El historial de tragedias justificó que la Unión Europea prohibiese entre 2007 y 2009 la entrada de naves de aerolíneas indonesias.

    Etiquetas:
    F-16, Hercules C-130, AirAsia, Agus Putranto, mar de Java, Yakarta, Indonesia, Medan
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook