Widgets Magazine
En directo
    Heather Cho

    Sale en libertad la alta ejecutiva de Korean Air condenada por el "nuez-gate"

    © REUTERS / Park Dong-Ju/Yonhap
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 0 0

    Heather Cho, a alta ejecutiva de Korean Air condenada a un año de cárcel por el arranque de furia contra el personal de vuelo -un caso conocido internacionalmente como el "nuez-gate" (nut-gate)- ha salido hoy en libertad después de que el tribunal de apelaciones suspendiera la anterior sentencia.

    El Tribunal Supremo de Seúl ha concluido que Cho no es culpable de violar las normas de seguridad de la aviación, el cargo más serio por el que fue condenada en febrero.

    Cho, que ha permanecido en la cárcel desde entonces, ha visto su pena reducida a diez meses y dos años de libertad condicional.

    "La acusada no tenía intención de alterar la seguridad de las operaciones de vuelo", ha concluido hoy el tribunal, que ha mantenido la condena por violencia contra el personal de vuelo.

    La decisión también ha tenido en cuenta que Cho tiene dos hijos gemelos de dos años y carece de antecedentes.

    "Ella sabe que tendrá que vivir el resto de su vida manchada por este incidente", ha añadido el juez.

    Cho salió del tribunal con un traje negro, gafas de sol y la cabeza inclinada sin hacer declaraciones a la numerosa prensa que la esperaba.

    Uno de sus abogados comunicó las disculpas de Cho "a todos los que había herido con el incidente".

    El suceso ocupó las portadas surcoreanas primero y después se extendió a los medios de comunicación mundiales, avergonzando a todo el país y evidenciando los privilegios de los descendientes de los magnates surcoreanos.

    El desencadenante fue que una azafata de primera clase sirviera a Cho unas nueces de macadamia en su sobre en lugar del plato de cerámica que ordena el protocolo. 

    La equivocación irritó a Cho, responsable en la compañía del servicio en cabina, quien abroncó al auxiliar durante varios minutos.

    Después exigió que el avión suspendiese el despegue y regresara a la puerta de embarque para expulsarlo, lo que el primer tribunal estimó como una violación de la ley.

    Los testigos explicaron que Cho había ordenado al sobrecargo que se arrodillase e implorase perdón mientras le atizaba con el manual del servicio.

    "La dignidad humana ha sido pisoteada", resolvió el primer tribunal, que recordó que el caso había sido ridiculizado en todo el mundo y "dañado la dignidad nacional".

    El sobrecargo aseguró que Cho se comportó como "una bestia" y los trató como "esclavos feudales".

    La exejecutiva hubo de dimitir en cuanto el episodio saltó a los medios de comunicación y pidió disculpas repetidamente.

    Cho es la hija mayor de Cho Yang-ho, el millonario propietario de Korean Air, quien también ha colocado a otros dos descendientes en la dirección de la mayor aerolínea del país.

    Muchos de las mayores compañías surcoreanas son conglomerados familiares o "chaebol" donde sus miembros acostumbran a tener más influencia que los accionistas o ejecutivos.

    En la sociedad anida la sensación de que disfrutan de cierta impunidad judicial, y muchos internautas hablaban de su puesta en libertad como la última prueba.

    Algunos acusados por fraudes han recibido penas muy leves, por lo que el caso de Cho ha sido escrutado como un signo de independencia judicial.

    Etiquetas:
    Korean Air, Cho Yang-ho, Heather Cho, Corea del Sur
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik