En directo
    China ratifica la pena de muerte a un traficante de niños

    China ratifica la pena de muerte a un traficante de niños

    © Flickr/ woodleywonderworks
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 20

    Un tribunal chino ha ratificado la pena de muerte a un condenado por vender más de una veintena de niños vietnamitas a parejas chinas, ha informado la prensa local.

    Además del líder de la banda han caído otros 23 miembros, que han recibido sentencias del Tribunal Superior provincial de Guanxi que oscilan entre los 22 meses de cárcel y la cadena perpetua y multas de entre 1.000 y 20.000 yuanes (entre 160 y 3.200 dólares).

    La banda, formada tanto por chinos como por vietnamitas, contaba en sus filas con 18 mujeres.

    Los traficantes acudieron durante años a hospitales vietnamitas para secuestrar a los recién nacidos, que después pasaban por la frontera y vendían por unos 10.000 dólares.

    En otras ocasiones eran las propias madres embarazadas las que viajaban al país vecino para venderlos.

    Los niños recuperados serán devueltos a Vietnam, donde residirán en refugios sociales hasta que se encuentre a sus padres.

    La prensa vietnamita ya había advertido en los últimos tiempos de criminales que operan en los hospitales para secuestrar a los niños, aprovechándose de los descuidos del personal.

    Más de un millar de niños vietnamitas son robados cada año y vendidos en el extranjero, según las estadísticas oficiales.

    Su destino mayoritario es China, debido a las porosas fronteras y la demanda de niños varones.

    Las autoridades chinas han explicado que muchos de los niños acaban en familias y otros son vendidos como mano de obra barata en condiciones de semiesclavitud.

    La política de hijo único y la milenaria sociedad patriarcal hace del descendiente varón una exigencia, en especial en las zonas rurales.

    Del hijo se espera que perpetúe el apellido y cuide de los padres cuando alcancen la ancianidad, mientras que la hija deberá irse con los suegros.

    Los expertos también culpan a la falta de una ley de adopciones más rigurosa con el origen de los niños.

    Pekín se ha esforzado en los últimos años en acabar con el problema y las detenciones de bandas son constantes.

    También ha establecido un archivo de ADN que permite identificar a los niños desaparecidos, ha abierto una web con consejos para las víctimas y una línea telefónica.

    Además ha advertido a los compradores de que perderán el derecho a quedarse con el niño y a recuperar su inversión.

    La ratificación de la condena al líder de la banda coincide con una noticia más alegre del encuentro de una adolescente secuestrada una década atrás con su familia.

    Cheng Ying fue secuestrada en 2005 cuando iba al colegio por una mujer que le informó de que su madre no podría acudir a recogerla.

    Su padre, que no dejó de buscarla desde entonces, encontró recientemente en internet a una niña que preguntaba por su pueblo de procedencia, de dónde recordaba haber sido secuestrada.

    Las pruebas de ADN han confirmado el vínculo familiar.

    Además:

    China estudia retirar la pena de muerte para nueve delitos
    Cambios en el código penal y en la sociedad china
    Más de 800 traficantes de niños arrestados en 15 provincias de China
    Etiquetas:
    China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik