Política
© AFP 2017/ Abdullah Doma

Trípoli cuenta su versión sobre la situación que se vive en Libia

URL corto

TRÍPOLI (Sputnik) — El jefe del Gobierno de Unidad Nacional de Trípoli, Fayez Sarraj, en una entrevista con Sputnik comenta la situación actual en la que permanece Libia.

La elecciones presidenciales

El jefe del Gobierno de Unidad Nacional de Trípoli declaró que no se opone a la participación del comandante del Ejército Nacional en las elecciones presidenciales.

"Personalmente no me opongo a la postulación de nadie, incluido el señor Jalifa Haftar, el pueblo elegirá al que considere conveniente, a través de las urnas, en unas elecciones honestas", dijo al agregar que se trata de algo "a que llevamos aspirando desde 2011".

© AFP 2017/ Khalil Mazraawi
Los bandos de conflicto en Libia en reiteradas ocasiones declararon su disposición de celebrar las elecciones presidenciales y parlamentarias en 2018.

Asimismo, Fayez Sarraj llamó a todos los partidarios del exlíder Muamar Gadafi a regresar a Libia.

"Exhorto a todos los libios a regresar a Libia, a unirnos para celebrar reuniones públicas y políticas, a resolver los problemas todos juntos", dijo al contestar a la pregunta si los partidarios de Gadafi en el exilio podían participar en la vida política del país.

Sarraj advirtió de que, en caso contrario, "la situación empeorará, el número de refugiados tanto en el país como en el mundo aumentará causando a los libios sufrimientos aún mayores".

A la vez calificó de "prematuro" considerar la participación del hijo de Gadafi, Saif Islam, en la vida política del país, puesto que fue declarado en busca y captura por la Corte Penal Internacional.

Más aquí: El hijo de Gadafi, ¿nuevo líder de Libia?

Saif Islam fue encarcelado en noviembre de 2011, un mes después del asesinato de su padre, que dirigió el país durante varias décadas.

El 10 de junio el hijo de Gadafi fue puesto en libertad por la milicia Abu Bakr Siddiq en virtud de la amnistía declarada por el Parlamento de Libia.

Varios días después, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) llamó a arrestar a Saif Islam, cuyo paradero actual se desconoce.

'No' a la injerencia extranjera

Sarraj informó también que la intervención de los Estados extranjeros obstaculizó el proceso político en Libia.

"Las acciones de los Estados extranjeros, su intervención perjudicial en los asuntos libios entorpecieron el proceso político", aseguró.

Varios países intentan mediar en el conflicto libio.

Catar presta ayuda financiera e informativa a los políticos relacionados con el movimiento Hermanos Musulmanes.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Egipto respaldan al comandante del Ejército Nacional de Libia, Jalifa Haftar.

El Gobierno de Sarraj, por su parte, cuenta con el apoyo de la Unión Europea, interesada en poner fin al flujo de migrantes hacia sus territorios.

Asimismo, el Ejército libio debe estar controlado por el poder ejecutivo, declaró Sarraj.

"Proclamamos que la institución militar debe permanecer bajo control del poder ejecutivo civil, es el principio base para formar la institución militar", señaló al responder a la pregunta sobre sus divergencias con el comandante del Ejército Nacional de Libia, Jalifa Haftar.

Sarraj desmintió que pactara en su encuentro con Haftar a principio de mayo en la capital emiratí Abu Dabi la creación de un ejército unido tal y como informaron algunos medios árabes.

A la vez reconoció que la entrevista "permitió romper el hielo".

Precisó que en la reunión "se proclamaron principios rectores para la nación como la unidad territorial de Libia, la soberanía nacional, la no injerencia de los Estados extranjeros, la lucha antiterrorista".

El político a la vez criticó las declaraciones de Haftar, sobre la pronta liberación de Trípoli por el Ejército Nacional.

"Trípoli no está ocupada y no necesita que nadie la libere", puntualizó.

Insistió en la necesidad de "evitar cualquier declaración provocativa para no complicar el problema".

El 5 de julio Haftar anunció la liberación de Bengasi, la segunda ciudad más importante de Libia, de los terroristas.

La cooperación con Rusia

Añadió que la cooperación entre Rusia y los países occidentales contribuiría a resolver los problemas de Libia.

"Sin duda toda cooperación entre los actores internacionales simplificaría la solución de estos problemas", manifestó.

Además, el Gobierno de Unidad Nacional de Libia espera que Rusia contribuya al levantamiento del embargo de armas a Libia.

"Esperamos que gracias a su papel en el Consejo de Seguridad Rusia contribuya al levantamiento del embargo contra los militares libios para que puedan combatir el terrorismo de una manera más eficaz", señaló Sarraj.

Lea también: Libia saluda cualquier iniciativa de Rusia para iniciar el diálogo político en el país

El embargo vigente de 2011 se impuso a causa del conflicto armado que comenzó entre los destacamentos leales al derrocado líder líder libio Muamar Gadafi y las unidades apoyadas por EEUU y la UE.

La ayuda de la UE

La ayuda que presta la Unión Europea para solucionar el problema de la migración ilegal en Libia es insuficiente, declaró Fayez Sarraj.

"A decir verdad, su asistencia fue más que modesta; saludamos el apoyo de Italia en este ámbito, pero todavía es muy escaso frente a la gravedad del problema que actualmente atraviesa Libia", dijo Sarraj.

Agregó que Libia espera que la UE cumpla con sus promesas.

"Llamamos a cumplir los compromisos de establecer un sistema de control en las fronteras del sur e intentar solucionar el problema en las fronteras marítimas (libias) del norte", dijo.

Según informó Sarraj, decenas de miles o incluso cientos de miles de migrantes podían haber cruzado el territorio de Libia en un intento de alcanzar la costa europea.

"Son cifras considerables, probablemente se trata de decenas o cientos de miles (de migrantes)", dijo.

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones, en mayo de 2017 en el país africano se encontraban casi 400.000 migrantes provenientes en su mayoría de Egipto, Nigeria y Chad.

La crisis en el Golfo Pérsico

La solución de la crisis en torno a Catar tendría un impacto positivo sobre la situación en Libia, aseveró el jefe del Gobierno de Unidad Nacional de Trípoli, Fayez Sarraj.

"Cuanto más se estén solucionando estos problemas (la crisis en torno a Catar) por parte de los países que contactan con los bandos en Libia, mayor será la influencia positiva sobre la situación en Libia", enfatizó.

Sarraj expresó la esperanza de que "esta situación entre los hermanos árabes se solucione, la crisis se supere y se reemplace de nuevo por la concordia árabe".

A principios de junio, el Gobierno interino libio con sede en el este del país, a diferencia de las autoridades de Trípoli, se unió a los países árabes que rompieron las relaciones con Catar.

Además, el portavoz del jefe del Ejército Nacional de Libia, Jalifa Haftar, declaró que Catar había intervenido en los asuntos internos de Libia y había financiado el terrorismo en su territorio.

La lucha antiterrorista

El grupo terrorista Daesh (Estado Islámico proscrito en Rusia y otros países) controla solo contados espacios en el desierto de Libia, declaró a Sputnik Fayez Sarraj.

"Perdieron el control sobre territorios, tras su derrota en Sirte solo quedan algunos focos en el desierto", anunció.

El mandatario explicó que en los "últimos meses se realiza un esfuerzo para eliminarles, en especial por los ataques de la fuerza aérea".

"Daesh dejó de existir en su forma anterior cuando era capaz de ocupar ciudades y aldeas y controlarlas", realzó.

Al Sarraj aseguró sin embargo que los terroristas de Daesh podrían llegar a Libia tras su derrota en Irak y Siria.

"Vemos que Daesh se convirtió en un reto para todos los países del mundo, incluidos los estables que mantienen un alto nivel de seguridad", indicó.

Agregó que Libia está superando una etapa "muy complicada" y por lo tanto los temores sobre la llegada de terroristas no se pueden descartar.

"Cooperamos estrechamente con varias estructuras de inteligencia para seguir esas amenazas y riesgo", recalcó.

A la vez llamó que los países que quieran ayudar a Libia a combatir el terrorismo lo hagan solo a través de los canales del Gobierno de Unidad Nacional reconocido internacionalmente.

Previamente se informó que tras las derrotas sufridas en Siria e Irak los líderes de Daesh llamaron a los terroristas a trasladarse a Libia.

A principios de diciembre pasado las unidades armadas del Gobierno de Unidad Nacional de Libia anunciaron la liberación de Sirte de los terroristas de Daesh que la ocuparon en 2014.

El sector petrolero

Sarraj destacó también que Libia produce casi un millón de barriles de petróleo diarios.

"Ahora nos aproximamos a un millón de barriles al día, consideramos que es algo muy positivo", relató.

Subrayó que "conseguimos logros considerables", ya que cuando el Gobierno de Unidad Nacional se trasladó a Trípoli en marzo de 2016 la extracción de petróleo se situaba por debajo de 300.000 barriles al día.

"Trabajamos para que esto (el aumento de la producción) se refleje en la situación económica de los ciudadanos para liberarles así de las penurias", afirmó.

A finales de enero el jefe de la compañía estatal libia Corporación Nacional Petrolera (NOC), Mustafá Sanallá, declaró que Libia se proponía aumentar la extracción de petróleo hasta 1,25 millones de barriles diarios para finales de 2017.

Libia tiene las mayores reservas de petróleo en África estimadas en 48.000 millones de barriles.

Igualmente, Sarraj denunció que la mala gestión de los activos congelados de Libia provoca pérdidas de más de 1.000 millones de dólares al año.

"La falta de la debida gestión de esos fondos provoca al Estado libio pérdidas que superan los 1.000 millones de dólares al año, es inadmisible", subrayó.

Sarraj insistió en que "se debería permitir al Estado libio recuperar la gestión de esos fondos, sin congelarlos" a fin de que se administren de una manera más eficaz.

Estimó en 67.000 millones de dólares los activos libios congelados en los bancos occidentales.

"Entre ellos están los depósitos de la Compañía Libia de Inversiones Extranjeras y los depósitos del Banco Central", enumeró.

El embargo de armas y la congelación de cuentas impuestos a Libia no tienen fecha de expiración.

En marzo de 2016 las autoridades libias informaron al Consejo de Seguridad de la ONU de las pérdidas sufridas por la Autoridad de Inversiones Libia (que integró la Compañía Libia de Inversiones Extranjeras) y le solicitaron el permiso de administrar los fondos congelados.

Sin embargo, la resolución aprobada más tarde por el Consejo de Seguridad no introdujo ningún cambio en las restricciones que pesan sobre Libia.

Libia vive una profunda crisis desde 2011, año en que fue derrocado y asesinado su líder Muamar Gadafi, tras lo cual surgió la dualidad de poderes.

Actualmente en Trípoli funciona el Gobierno de Unidad Nacional, reconocido como legítimo por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Sin embargo, este Gobierno, que funciona desde el 31 de marzo de 2016, no ha sido reconocido hasta la fecha por la Cámara de Representantes (Parlamento) en Tobruk, que cuenta con el apoyo del Ejército Nacional dirigido por Jalifa Haftar.