Oriente Medio
© AFP 2017/ Jean-Marc Mojon

El Kurdistán iraquí, ¿un nuevo Estado en Oriente Medio?

URL corto
Referéndum de independencia en el Kurdistán iraquí

El próximo 25 de septiembre, en Irak se celebrará el referéndum de independencia de Kurdistán. ¿Cuál es la posibilidad de que la independencia del Kurdistán iraquí sea reconocida y cuál será la reacción de los actores globales y regionales?

Ninguno de los actores globales y regionales tiene el deseo, ni la posibilidad de emprender acciones para impedir la celebración del referéndum, afirma el politólogo ruso Konstantin Truévtsev en su artículo para el Consejo de Asuntos Exteriores de Rusia.

Ni el Gobierno iraquí, ni el turco tienen argumentos convincentes para influir en la decisión del Kurdistán iraquí. El único país que goza de una gran influencia sobre los kurdos es Irán, de acuerdo con Truévtsev. No obstante, las últimas declaraciones del líder supremo de Irán, Alí Jamenei, evidencian que ahora la posición de Teherán respecto al referéndum es más moderada de lo que era hace un mes.

"Es evidente que las autoridades persas no emprenden pasos serios hasta la celebración del referéndum, desde este punto de vista la votación es inevitable", escribe el autor.

Además, la cuestión sobre el reconocimiento de la independencia del Kurdistán iraquí sigue pendiente. El único país que podría reconocerla sería Israel.

"Se espera que tras la celebración del referéndum las autoridades kurdas no den pasos decisivos hacia la independencia, sino empiecen las negociaciones con el Gobierno de Irak. La celebración del referéndum no significa el establecimiento de la independencia", recalca.

Truévtsev considera que la reacción de potencias regionales como Siria, Turquía e Irán será negativa, incluso hostil.

No obstante, países como Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos pueden estar interesados en que el Kurdistán iraquí al fin y al cabo logre su independiente. Estos Estados esperan que la independencia kurda debilite la influencia iraní en la región.

Asimismo, la separación del Kurdistán iraquí podría causar serios problemas para EEUU, los países de Europa Occidental y Rusia dado que conllevaría a una reacción de cadena en territorios poblados por kurdos en Siria, Turquía y posiblemente en Irán.

"Todo eso puede complicar la situación en Oriente Medio y crear la amenaza de un nuevo conflicto regional", concluye.