08:24 GMT +310 Diciembre 2018
En directo
    Protesta contra repostulación de Evo Morales en Bolivia

    Autoridades afirman que la protesta contra la repostulación de Morales logra escaso impacto

    © REUTERS / David Mercado
    América Latina
    URL corto
    110

    LA PAZ (Sputnik) — El paro nacional convocado por la oposición política de Bolivia contra la eventual reelección del presidente Evo Morales tuvo un impacto reducido en las actividades urbanas, sin llegar a afectar a las tareas productivas, según reportes de medios y autoridades.

    El Gobierno destacó la normalidad de las actividades productivas, en tanto que algunos comités cívicos celebraron el "éxito" de la protesta, en la que salvo roces esporádicos entre policías y bloqueadores no se registraron hechos de violencia.

    "Es una movilización política (…), puedo decirles que las actividades productivas son prácticamente normales, y los servicios, a excepción de algunos servicios públicos de gobiernos municipales o de gobernaciones de oposición, están funcionando con normalidad", dijo en conferencia de prensa el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

    Mientras, el presidente del comité cívico del departamento oriental de Santa Cruz, Fernando Cuéllar, calificó a la protesta como "un éxito contundente", anticipando que nuevas movilizaciones contra los planes de reelección de Morales serán anunciadas el 7 de diciembre, informaron medios de esa región.

    La protesta, caracterizada principalmente por bloqueos de calles y cortes parciales del transporte en varias ciudades, fue convocada por los comités cívicos y agrupaciones ciudadanas de varias localidades en rechazo a la habilitación de Morales y su vicepresidente Álvaro García como candidatos para las elecciones primarias de enero, rumbo a las generales de octubre.

    Esa habilitación, resuelta por el Tribunal Electoral el 4 de diciembre, permitirá al líder indígena buscar un cuarto mandato consecutivo que se sumaría a los que ejerce desde 2006.

    "Democracia sí, dictadura no" y "Bolivia dijo no" fueron las consignas más repetidas por los grupos de bloqueadores, en alusión a un referendo de 2016 que rechazó la reelección indefinida de las autoridades y que el Tribunal Constitucional dejó luego sin efecto.

    Los bloqueos de calles eran especialmente contundentes en ciudades de los departamentos de Santa Cruz y Tarija, cuyos gobernadores opositores se sumaron abiertamente a la protesta.

    En La Paz, el también opositor alcalde Luis Revilla ordenó el cierre de las oficinas del municipio y la suspensión del servicio de buses municipales, en tanto que la estatal Universidad Mayor de San Andrés, cuyo rector Waldo Albarracín es un activo opositor a Morales, suspendió también las clases.

    Hubo también irregularidades en los servicios médicos, pero la banca, el comercio formal e informal operaron sin alteraciones.

    En la ciudad vecina de El Alto, no hubo protestas antigubernamentales.

    Romero dijo que el ministerio de Trabajo reportó "absoluta normalidd" en las actividades productivas de todo el país, así como en el transporte de larga distancia y en los vuelos internos e internacionales.

    El líder de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Huarachi, aliado del Gobierno, corroboró el informe oficial destacando en una declaración separada que "las actividades del sector productivo, incluidas las minas y la industria petrolera, son normales en todo el país".

    Más aquí: Bolivia, polarizada tras habilitación de candidatura presidencial de Evo Morales

    Advirtiendo que "esto no termina, recién empieza", Cuéllar, el dirigente cívico de Santa Cruz, anunció que los comités cívicos de varios departamentos se reunirán el 7 de diciembre para decidir nuevas medidas "en defensa de la democracia y el voto popular".

    Esas protestas serán dirigidas por los comités cívicos y las agrupaciones ciudadanas que están movilizadas desde principios de año contra la reelección de Morales, añadió.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    protestas, reelección, Evo Morales, Bolivia