22:27 GMT +312 Diciembre 2018
En directo
    Una activista con la imagen de Berta Cáceres (archivo)

    Hija de Berta Cáceres: fue importante contar quién era mi madre frente al Tribunal

    © REUTERS / Jorge Cabrera
    América Latina
    URL corto
    130

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Laura Zúñiga, hija de la activista Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016, fue la única en poder hablar durante el juicio por la muerte de su madre en representación de su familia y relató a Sputnik la importancia de poder contextualizar el homicidio contando quién era y denunciar cómo el tribunal los excluyó del proceso.

    "Para nosotras era importante era poder contar desde nuestra experiencia, desde nuestras vivencias, quién era esa persona de la que están hablando, esa víctima, esa persona asesinada y darle esa entidad de humanidad, que cuando hablamos de Berta Cáceres, esa persona tenía una historia de vida, tenía una familia, una organización, que había construido durante muchos años una historia y que tenía un futuro proyectado", dijo Zúñiga a esta agencia.

    Cáceres, fundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), fue asesinada a balazos mientras estaba en su casa el 2 de marzo de 2016, pese a que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos había pedido al Estado hondureño medidas cautelares de protección para su vida.

    La Sala I del Tribunal de Sentencia de Honduras convocó para este jueves a las 16:00 hora local (22:00 GMT) el fallo del primer juicio por el asesinato de Cáceres.

    "Fue importante el poder hablar frente al tribunal, primero como un momento de denuncia hacia el mismo tribunal y hacia las instituciones de justicia de Honduras, que nos expulsaron [del juicio], y poder, dentro de todo, sortear esa expulsión, tomando el derecho que tienen las víctimas de poder hablar; fue un espacio importante poder lograr la denuncia", afirmó Zúñiga, también integrante del Copinh.

    Radio: Honduras: el asesinato de Berta Cáceres sigue impune

    Además, la activista hizo énfasis en que aquella medianoche del 2 de marzo los asesinos "no solo atacaron a ese cuerpo o a esa persona, en este país se normaliza toda la muerte, sino que atacaron esa historia, atentaron contra esas comunidades que eran parte de ese tejido que hacia nuestra compañera, nuestra mamá, nuestra hermana, Berta Cáceres".

    Días antes de ser asesinada, Cáceres realizó denuncias relacionadas al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca de la empresa Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (DESA), por considerarlo una amenaza para el territorio de las comunidades indígenas de la etnia lenca.

    En su declaración frente al tribunal, Zúñiga hizo referencia a la "expulsión que se da desde el primer momento en el que se empiezan las investigaciones por el asesinato de mi mami, cuando se nos niega por completo la participación en ese proceso que no solo tiene que ver con tener información que se nos negó, sino que también tiene que ver con negarnos los mecanismos que nosotras utilizamos para enfrentar la impunidad y el tráfico de influencias que posiblemente puede haber en un caso como este".

    La activista denuncia por ejemplo que el Tribunal les haya negado la participación de un observador calificado que estuviera presente en la autopsia y exigió la importancia de la presencia de la acusación privada.

    Además, la hija de la activista asesinada dijo a esta agencia que tanto el Ministerio Público como el Tribunal negaron en todo momento el contexto en el que ocurrió el asesinato de su madre.

    "[El asesinato] no se reduce solo al hecho del 2 de marzo, sino que tiene que ver con una historia de violencia, de persecución judicial, de persecución a su figura, a su integridad, que tiene su punto álgido en el momento del asesinato, pero la persecución no termina ahí y sigue después con ataques dentro de la comunidad hacia líderes y lideresas que se siguen enfrentando a ese proyecto hidroeléctrico Agua Zarca", explicó.

    Persecución

    Asimismo, aseguró que esta persecución continúa con campañas de desprestigio hacia el Copinh y en cómo se busca atentar contra el legado y la figura de Berta Cáceres.

    "Esto se realiza con un mecanismo patriarcal y machista que se usa para señalar y atacar a las mujeres relacionado a buscar culpabilizar de su asesinato a la propia víctima, y hemos visto cómo esto se impulsa a través de unos abogados privados extranjeros que tiene DESA", dijo Zúñiga.

    "Hablamos de que el asesinato de mi mami se realiza a partir de una estructura criminal en la que hay personas que pagaron, que buscaron beneficiarse con este asesinato, que no están siendo enjuiciadas ahora, que no están siendo capturadas, ni detenidas, ni investigadas y estas personas son la cabeza o la parte principal de esta estructura en la que vemos al estrato más inferior que son los que ahora están siendo acusados", añadió.

    Actualmente, nueve personas se encuentran en detención preventiva, algunas de ellas vinculadas con la empresa encargada de la construcción de la represa y otras con lazos con las fuerzas armadas.

    Tanto la familia de Cáceres, como el Copinh, sus abogados y organizaciones como Amnistía Internacional, han denunciado que además de juzgar a los autores materiales del asesinato de la activista, como es el caso, se debe juzgar a los autores intelectuales.

    Además, su familia no solo responsabiliza a la compañía DESA de su asesinato, sino también al Estado hondureño por la falta de protección pese a las denuncias realizadas previo a su muerte.

    Temas relacionados: Amenazas a familia de Berta Cáceres continúan 2 años después de su asesinato

    "Aunque haya capturas y pueda haber condenas no va a haber justicia hasta que los que planificaron y pagaron por el asesinato de mi mami no estén detenidos, y mientras el Estado hondureño no se haga responsable de su culpa, que tiene que ver con la desprotección, con que sus estructuras militares sirven para perseguir a las personas para asesinarlas, como militares activos y ex militares [que] forman parte de este asesinato", dijo Zúñiga.

    Además, la activista se pregunta cómo DESA, "una empresa criminal que ha demostrado reiteradamente violación de los derechos humanos elementales del pueblo lenca siga teniendo la concesión de un río sagrado y eso también es parte de la impunidad en este caso".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    asesinato, Berta Cáceres, Honduras