08:21 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Un sticker con la imagen de Jair Bolsonaro

    Las noticias falsas y el autoritarismo de Bolsonaro marcan la campaña de la segunda vuelta

    © AP Photo / Eraldo Peres
    América Latina
    URL corto
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (220)
    0 0 0

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Las noticias falsas divulgadas por el entorno de la candidatura de Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal) para desgastar a Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores) y las acusaciones de autoritarismo al candidato de la ultraderecha marcaron la campaña electoral de la segunda vuelta en Brasil.

    La campaña de Bolsonaro se habría financiado en parte con dinero irregular de empresarios afines, que habrían contratado a agencias de marketing para que distribuyeran cientos de miles de mensajes en grupos de WhatsApp (en muchos casos con contenido falso y difamatorio contra Haddad), según desveló el diario Folha de Sao Paulo.

    El escándalo de "fake news" y posible financiación irregular de campaña (la nueva legislación brasileña prohíbe que los partidos reciban donaciones de empresas) llevaron al Partido de los Trabajadores (PT) a pedir a la Justicia Electoral que impugnara la candidatura de Bolsonaro, cosa que no ha ocurrido y que probablemente tardará meses en juzgarse.

    Haddad habló de "intento de fraude electoral" y llegó a decir que quien debería enfrentarse a él en la segunda vuelta sería Ciro Gomes (Partido Democrático Laborista), que quedó en tercera posición, ya que en su opinión Bolsonaro ganó ampliamente en la primera vuelta haciendo trampas.

    Además: Las fake news, protagonistas en la recta final de la campaña brasileña

    Bolsonaro, por su parte, negó estar al tanto de esas irregularidades y dijo no poder controlar lo que hacen sus seguidores, mientras que su entorno acusó al diario de mentir y varios simpatizantes amenazaron a la periodista que publicó las informaciones.

    El candidato de la ultraderecha también tuvo que dar explicaciones y a desautorizar a su propio hijo, Eduardo Bolsonaro, después de que saliera a la luz un vídeo en que el joven diputado asegura que para cerrar el Tribunal Supremo Federal (la máxima corte judicial del país) apenas se necesitan "un soldado y un cabo".

    Sus palabras provocaron fuertes críticas en el Poder Judicial y en buena parte de la clase política (el expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) dijo que olían a "fascismo"), pero no fueron las únicas palabras en tono amenazante que salieron del entorno del favorito para convertirse en nuevo presidente de Brasil.

    También: Haddad: Bolsonaro puede declarar una guerra contra Venezuela

    El propio Bolsonaro afirmó, en un mensaje dirigido a miles de seguidores que se manifestaban en Sao Paulo, que estaba dispuesto a hacer "limpieza", y subió el tono hacia sus opositores: "O se van fuera o van a la cárcel; esos rojos marginales estarán prohibidos en nuestra patria", llegó a decir.

    La imagen del candidato brasileño presidencial ultraderechista Jair Bolsonaro
    © REUTERS / Sergio Moraes
    Haddad y su equipo intentaron capitalizar todas esas polémicas y plantear la campaña como una elección entre la democracia y la "aventura fascista" que representa la opción de Bolsonaro, en palabras del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), pero la estrategia no parece haber sido suficiente para convencer al electorado.

    Según una encuesta del Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope) divulgada el 23 de octubre, Bolsonaro tendría el 57 por ciento de las intenciones de voto, y Haddad el 43.

    Tema relacionado: Preocupación en Brasil por amenazas de "limpieza" de Bolsonaro a sus opositores

    En el PT se habla de luchar hasta el final por la "remontada" porque en una semana Bolsonaro cayó dos puntos y Haddad subió dos, pero en realidad, pocos confían en que apenas unos días se consiga revertir una situación que está muy consolidada desde hace tiempo.

    Haddad tuvo grandes dificultades en formar el "amplio frente democrático" que prometió para frenar a Bolsonaro cuando pasó al segundo turno; no logró apoyos explícitos de los candidatos del centro y centro-derecha y los de la izquierda, como Ciro Gomes, fueron más tímidos de lo que se esperaba.

    El candidato del PT tampoco ha podido jugar con la baza de los debates de televisión, donde confiaba en poder desgastar a Bolsonaro.

    El líder de la ultraderecha, que al principio alegaba que no participaba en los cara a cara por cuestiones médicas (sigue recuperándose de una puñalada que recibió a principios de septiembre), finalmente asumió que no lo hace por una cuestión estratégica.

    Sabiéndose claro favorito, el capitán militar no ve la necesidad de exponerse a un riesgo innecesario y se centra en difundir sus mensajes en las redes sociales o en entrevistas en medios afines.

    En un clima de gran polarización, planteado por Haddad como "democracia frente fascismo" y por Bolsonaro como "renovación frente a regreso del PT al poder" las propuestas concretas de los programas de Gobierno quedaron en un segundo plano, y los dos candidatos optaron por apelar a los sentimientos de los electores.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (220)
    Etiquetas:
    noticias falsas, segunda vuelta, candidato, elecciones presidenciales, Fernando Haddad, Jair Bolsonaro, Brasil