13:19 GMT +318 Noviembre 2018
En directo
    Jair Bolsonaro, candidato a la presidencia de Brasil

    Ola conservadora que vive Brasil desde hace cinco años derivó en ola autoritaria

    © REUTERS / Ricardo Moraes
    América Latina
    URL corto
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (220)
    105

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La ola conservadora que vive Brasil en los últimos años mutó en una ola autoritaria que está a punto de llevar al ultraderechista Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal) a la presidencia del país, dijo a Sputnik el profesor de ciencia política de la Universidad de São Paulo, Cícero Araújo.

    "Lo que empezó como una ola conservadora en 2013 se transformó en una ola autoritaria", dijo este experto en teoría de la representación política en referencia a la insatisfacción social que estalló en las multitudinarias protestas de cinco años atrás.

    En junio de 2013, durante el primer Gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016) hubo manifestaciones masivas contra la dirigencia política en general, la mala calidad de los servicios públicos y la corrupción, que poco a poco fueron canalizadas por fuerzas conservadoras.

    Para Araújo, esos movimientos llevaron a una aproximación de fuerzas políticas contrarias a los Gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) que culminó en las elecciones de 2014.

    Fue la primera vez desde 2002 en que la candidatura del PT se reveló frágil hasta el punto de casi perder esos comicios, pues Rousseff venció en segunda vuelta por una estrecha diferencia y la oposición incluso cuestionó el resultado de las urnas.

    El crecimiento de la ola conservadora se acentúo durante el segundo Gobierno de Rousseff, que se vio interrumpido por el polémico juicio político y destitución de la mandataria, que no pocos analistas y la izquierda consideran un golpe de Estado y que llevó al entonces vicepresidente Michel Temer a la presidencia.

    Temas relacionados: 5 claves para entender el éxito de Bolsonaro en las elecciones de Brasil

    Jair Bolsonaro, candidato a la presidencia de Brasil
    © REUTERS / Ricardo Moraes
    Según Araújo, Brasil está ante un "cambio radical" en su modelo político, porque el Congreso se renovó profundamente en las elecciones del 7 de este mes, dejando menos espacio a los partidos que dominaron la escena desde la redemocratización del país en 1985 y abriéndose a alternativas de extrema derecha, como el Partido Social Liberal (PSL) de Bolsonaro, que consiguió 52 diputados.

    "El desmantelamiento de la Constitución de 1988 comenzó con el Gobierno de Temer, en su lado social y de derechos; lo que está en cuestión ahora es un cambio en el régimen constitucional, incluso si no hay una Asamblea Constituyente", comentó el analista.

    En su opinión, la gran pregunta ahora es si la democracia "sobrevivirá" a este proceso.

    Radio: Brasil: ultraliberales y militares se pelean por controlar a Bolsonaro

    Años atrás Bolsonaro defendió, pese a ser diputado, la clausura del Congreso alegando que no servía para nada.

    Para él los problemas del país sólo se resolverían con una guerra civil y "matando a unos 30.000".

    Bolsonaro suele argumentar que la prensa saca sus frases de contexto y que es constantemente malinterpretado con mala fe.

    Pero el pasado domingo advirtió que los que no se sometan a sus leyes deberán ir a la cárcel o salir del país, y que los "rojos marginales" estarán "prohibidos" en un país bajo su mando.

    El candidato de la ultraderecha también ha arrojado sospechas sobre el propio proceso electoral, hablando de fraude en las urnas electrónicas y adelantando que no aceptaría un resultado diferente a su triunfo.

    Temas relacionados: Haddad contra Bolsonaro, o "la batalla entre la civilización y la barbarie"

    Uno de sus hijos, el diputado Eduardo Bolsonaro, aseguró el pasado mes de julio en una conferencia que para disolver el Supremo Tribunal Federal solo se necesita "un cabo y un soldado".

    Para Araújo, este tipo de declaraciones son muy preocupantes.

    "¿Nuestra democracia aguantará a un candidato que abiertamente pregona cosas antidemocráticas? Y no solo a un candidato (…) es un movimiento de abajo a arriba, mucha gente compró la idea de que la democracia no resuelve los problemas", advirtió.

    El papel de los militares también será clave, porque al final de la dictadura, no hubo revisión ni procesos de justicia por eventuales crímenes, y las Fuerzas Armadas "mantuvieron intacta su propia institución".

    Bolsonaro, un capitán del ejército varias veces sancionado y que luego pasó a la reserva, cuenta con decenas de militares y policías en su equipo y en su partido, y ya ha manifestado su intención de colocar a generales retirados al frente de varios ministerios, porque en su opinión llevarán a cabo una gestión técnica más efectiva que la realizada por políticos tradicionales.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (220)
    Etiquetas:
    autoritarismo, Elecciones en Brasil (2018), Jair Bolsonaro, Brasil