01:18 GMT +317 Noviembre 2018
En directo
    Una obrera, imagen referencial

    Construir igualdad: obreras uruguayas luchan contra el acoso callejero

    CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    0 10

    El rubro de la construcción históricamente ha estado vinculado a los hombres; se lo relaciona con la fuerza, el poder, y muy poco con las mujeres. No obstante, esa concepción está cambiando en Uruguay. Allí las obreras han luchado para concientizar a sus compañeros sobre la importancia de que ellas gocen de los mismos derechos que ellos.

    Su campaña para erradicar el acoso callejero ha logrado reducir notoriamente este tipo de violencia ejercida contra la mujer, aseguró Laura Alberti, miembro de la dirección del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (Sunca), que nuclea a más de 45.000 trabajadores, donde menos de 1.000 son mujeres.

    "Es un problema no solamente nuestro, pero que nosotros, como trabajadoras y trabajadores de la construcción lo tenemos que cambiar", aseguró Alberti.

    Hace dos años hubo un punto de inflexión. En noviembre de 2016 una periodista uruguaya fue a cubrir una movilización que los trabajadores de la construcción estaban realizando en una obra de Montevideo.

    Sin embargo, en vez de declaraciones informativas sobre el conflicto, la muchacha recibió silbidos, chistidos y comentarios obscenos. No fue la única. Cada mujer que pasaba por allí era una potencial víctima. La periodista denunció públicamente que los obreros la habían acosado.

    Según dijo en ese entonces a El País el secretario general del Sunca, Óscar Andrade, "hay que reconocer que tenemos un problema que está instalado en toda la sociedad de forma bestial, y en particular en la construcción". Aunque "se han hecho cosas" para concientizar sobre la violencia de género, "tenemos que hacer más", agregó.

    En conversación con Sputnik, Alberti recordó el episodio y contó que en ese momento la Comisión de Género del Sunca ya venía trabajando en el tema, y que la denuncia pública sirvió como impulso para largar a nivel nacional la campaña "Uruguay sin acoso".

    La tarea que realizaron las mujeres de la Comisión fue minuciosa: se reunieron en asamblea una vez por mes con los trabajadores para concientizarlos sobre la violencia de género.

    "Nos costó mucho, no tuvimos negativa, pero nos costó porque nos llegaron a decir que la culpa la tenía el que inventó la calza y las mujeres porque se visten provocativas… Pero también nos escuchaban", recordó Alberti.

    Su estrategia fue "hacerlos pensar sin atacarlos". Poco a poco las obreras lograron que sus compañeros entendieran que "el piropo era agresivo, invasivo, y que no necesitábamos el piropo de ellos para sentirnos más mujeres ni hacernos sentir mejor", contó.

    "Nos damos cuenta que el Sunca, mayoritariamente de hombres, es un sindicato feminista. Es un sindicato que lucha por el ingreso de la mujer a la industria, contra el acoso callejero y la violencia doméstica", explicó. "Somos muchas mujeres que peleamos para ser más", concluyó.

    Además: Activista uruguaya: ley contra violencia de género debe prevenir asesinato de mujeres

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    acoso callejero, violencia de género, sindicatos, construcción, Uruguay