01:48 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    El candidato presidencial brasileño de ultraderecha Jair Bolsonaro

    Apoya la dictadura y a Trump: quién es Bolsonaro, el favorito a la Presidencia de Brasil

    © REUTERS / Adriano Machado
    América Latina
    URL corto
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (220)
    2310

    El diputado Jair Bolsonaro es hoy el favorito en la carrera presidencial de Brasil. El político ha ofendido a las mujeres, minorías de género y afrodescendientes, pero promete ponerle fin al crimen y a la corrupción que azotan el país.

    "Ella no merece [ser violada], porque ella es muy mala, porque ella es muy fea, no es de mi gusto, jamás la violaría. Yo no soy violador, pero si lo fuera, no la violaría porque no lo merece", afirmó Jair Bolsonaro en medio de una discusión con la diputada Maria do Rosario hace casi 20 años. Por sus palabras tuvo que pagar una multa de 2.500 dólares, pero ni ese ni otros escándalos le han impedido postularse como candidato a la Presidencia del país por el Partido Social Liberal (PSL).

    Bolsonaro subió al olimpo político de Brasil medio año antes de las elecciones. Anteriormente se desempeñó como concejal de Río de Janeiro y luego como diputado federal en el Congreso, cargo que ocupa hasta el día de hoy. Su oportunidad se presentó cuando el principal favorito, Luiz Inacio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), salió de la carrera presidencial. Ahora, el candidato del PT es Fernando Haddad, exalcalde de Sao Paulo que no cuenta con el carisma ni la popularidad de Lula.

    Jaír Bolsonaro (izda.) y Fernando Haddad (dcha.), los dos principales candidatos a la presidencia de Brasil
    © REUTERS / Reuters Photographers
    Jaír Bolsonaro (izda.) y Fernando Haddad (dcha.), los dos principales candidatos a la presidencia de Brasil

    Por la dictadura y la pena de muerte

    Mientras más provocativos son los discursos de Bolsonaro, mayor popularidad gana. Militar de reserva, sirvió en el Ejército durante la dictadura militar de 1964-1985. Desde entonces, no ha tenido pelos en la lengua a la hora de expresar sus simpatías por el régimen militar. "¡Sí, estoy a favor de una dictadura! ¡Nunca resolveremos los graves problemas nacionales con esta irresponsable democracia!", afirmó ante la Cámara de Diputados en 1993, tan solo 8 años después de la caída de la dictadura.

    Hoy día, muchos de sus seguidores consideran que el país necesita la mano dura de un militar para restablecer el orden. Aún no está claro cómo exactamente su Gobierno combatirá el crimen, pero en numerosas ocasiones él se ha pronunciado a favor de las torturas, la pena de muerte y la libre circulación de armas.

    Durante su carrera Bolsonaro ha cambiado varias veces de partido y ha ganado fama de ser uno de los políticos más escandalosos y radicales de Brasil y América Latina. Homófobo convencido, condena enérgicamente la unión entre personas del mismo sexo y los programas de educación sexual para menores de edad. La adopción de niños por parejas del mismo sexo equivalen para Bolsonaro a la pedofilia.

    En 2013, el candidato presidencial se enfrentó a un grupo de activistas a favor de los derechos de los afrodescendientes, a los que exhortó a "volver al zoológico". En numerosas ocasiones, criticó el sistema de cuotas que, según él, favorece a los afrodescendientes. "El negro no es mejor que yo, y ni yo soy mejor que el negro. En la Academia Militar, varios negros se formaron conmigo, algunos abajo de mí, algunos encima de mí, sin ningún problema, ¿por qué cuotas?".

    Las mujeres también han sido blanco de sus discursos. El político considera que la discriminación de la mujer es un problema que se ha exagerado. Además, según Bolsonaro, es normal que los hombres y las mujeres trabajen en diferentes escaños y tengan diferentes salarios. Sobre su propia hija, Bolsonaro afirmó: "Tengo cinco hijos, fueron cuatro hombres, la quinta vez me dio una flojera y vino una mujer".

    Más: Ele Não, el movimiento de millones de brasileñas para derrotar a Bolsonaro

    Recientemente, los brasileños ofendidos por sus discursos realizaron una marcha bajo el lema de 'Él no' ('Ele Não', en portugués). Para ellos es totalmente inadmisible que al mando del país llegue un "sexista y fascista".

    Protesta 'Él no' contra Bolsonaro en San Paulo, Brasil, 11 de octubre de 2018
    © REUTERS / Amanda Perobelli
    Protesta 'Él no' contra Bolsonaro en San Paulo, Brasil, 11 de octubre de 2018

    Como Trump

    Jair Bolsonaro no intenta ocultar sus simpatías por Donald Trump y promete establecer unas relaciones estrechas con el mandatario estadounidense en caso de vencer en las próximas presidenciales. "Trump se ha enfrentado a los mismas críticas que yo de ser homófono, fascista, racista, nazista, pero las personas creyeron en él y yo estaba a su favor", dijo el candidato brasileño.

    Al igual que el mandatario estadounidense, Bolsonaro lleva una intensa campaña en las redes sociales. Su cuenta de Facebook tiene ya más de 7 millones de seguidores.

    Al igual que Trump, el político brasileño ha sabido utilizar el descontento de la población con la situación económica en el país a su favor. A eso se le suma la migración descontrolada que molesta también a los brasileños. Con la crisis en Venezuela, miles de venezolanos se han dirigido a Brasil, agudizando la situación en las zonas fronterizas. Bolsonaro alega que si los brasileños no votan por él, la situación en el país recordará mucho lo que está pasando ahora en Venezuela.

    Durante la campaña electoral para la Presidencia de Brasil, el 6 de septiembre de 2018, Jair Bolsonaro fue atacado con un golpe de cuchillo en el torso. El candidato fue llevado a un hospital, desde donde siguió haciendo campaña a través de las redes sociales.
    © REUTERS / Raysa Campos Leite
    Durante la campaña electoral para la Presidencia de Brasil, el 6 de septiembre de 2018, Jair Bolsonaro fue atacado con un golpe de cuchillo en el torso. El candidato fue llevado a un hospital, desde donde siguió haciendo campaña a través de las redes sociales.

    Un país dividido

    Una de las peculiaridades de esta campaña electoral es que ha revelado la fuerte polarización de la sociedad brasileña. Anteriormente, el país estaba dividido geográficamente, con el sur económicamente desarrollado (Río de Janeiro, Sao Paulo) con una población predominantemente blanca y el norte, de mayoría afrodescendiente que generalmente votaba por la izquierda. Ahora la división pasa por cada casa y cada familia.

    Unos eligen por seguir subvencionando a los pobres y elevar las impuestas para los ricos; otros llaman a imponer una mano dura, terminar con el crimen y la corrupción. De llegar al poder, Bolsonaro planea realizar una privatización de las grandes compañías estatales, terminar con sus monopolios como la del Petrobras, abrir el país a inversiones extranjeras y destinar mayores recursos a las Fuerzas Armadas.

    El rumbo del gigante latinoamericano se decidirá el próximo 28 de octubre.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (220)
    Etiquetas:
    elecciones presidenciales, Jair Bolsonaro, Brasil