06:35 GMT +319 Octubre 2018
En directo
    Fernando Haddad, candidato presidencial brasileño

    Haddad, el sustituto de Lula que araña la presidencia de Brasil

    © REUTERS / Diego Vara
    América Latina
    URL corto
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (169)
    0 10

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, fue escogido por el líder Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) como su sustituto en la carrera presidencial y podría enfrentarse en segunda vuelta al favorito en todas las encuestas, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

    Haddad es hijo de inmigrantes libaneses y se crio en un ambiente de clase media urbana de Sao Paulo (sur).

    Estudió derecho en la Universidad de Sao Paulo, centro donde empezó su militancia de izquierdas y donde años más tarde daría clases como profesor de historia.

    Su trayectoria está estrechamente ligada al mundo de la formación: en 2005 el entonces presidente Lula lo nombró ministro de Educación, cargo en el que estaría hasta 2012, ya en el Gobierno de Dilma Rousseff, también del PT.

    Más: Haddad, el heredero de Lula y la esperanza de la izquierda en Brasil

    Haddad fue uno de los ministros más duraderos e importantes de los gobiernos del PT, según palabras del propio expresidente que, con sus cartas y mensajes desde la cárcel, intenta reforzar a su sucesor.

    Como ministro, Haddad inauguró 126 campus universitarios y estableció cuotas y becas que permitieron, por primera vez en la historia, el acceso masivo a la universidad para pobres, negros e indígenas.

    A lo largo de su gestión ministerial, el porcentaje de inversión pública que Brasil destinaba a educación pasó del 3,9% al 5,1% del Producto Interno Bruto (PIB).

    En 2012, Haddad se postuló para gobernar la alcaldía de Sao Paulo, una plaza difícil por ser de tradición conservadora, y ganó por un amplio margen.

    Te puede interesar: Estos son los candidatos presidenciales más fuertes de Brasil

    Su mandato se caracterizó por las políticas sociales, el impulso al transporte en bicicleta y las trabas al vehículo privado, lo que le granjeó aplausos entre especialistas en urbanismo y ambiente, pero también fuertes críticas vecinales.

    A pesar de la popularidad inicial, su labor como alcalde acabó algo desdibujada, pues en junio de 2013 tuvo que hacer frente a unas protestas juveniles contra el aumento del precio del autobús, que derivaron en una gran movilización nacional contra toda la dirigencia política.

    Su popularidad fue cayendo al mismo ritmo que la del PT a nivel nacional, cada vez más afectado por los escándalos de corrupción, la crisis económica y los prolegómenos del proceso de juicio político contra la entonces presidenta Rousseff (2011-2016).

    Además: Intelectuales alertan sobre fragilidad de la democracia en Brasil

    En las elecciones municipales de 2016 Haddad sufrió una dura derrota y, aunque dejó la primera línea de la vida pública, siguió siendo una figura destacada en el PT.

    Lula le encargó la elaboración del programa de Gobierno para estas elecciones pensando ya en él como posible sucesor en caso de que la justicia acabara inhabilitándolo, como sucedió.

    La cercanía entre Lula y Haddad es total; el candidato visita al expresidente semanalmente en la cárcel de Curitiba (sur) donde está preso y desde donde se dirigen los rumbos de la campaña.

    No te lo pierdas: Lula, el gran ausente en las elecciones de Brasil

    A pesar de la conexión, las diferencias entre ambos saltan a la vista: Haddad no tiene ni el carisma ni la oratoria de Lula que emociona a las masas, sino un perfil académico más templado y comedido.

    No en vano la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, aseguró que la prioridad no era calmar al mercado financiero, sino que Haddad "se diera un baño de pueblo".

    Acercarlo al electorado más pobre y menos alfabetizado, el más fiel al expresidente Lula, ha sido uno de los retos de su campaña, ya que es relativamente poco conocido en la región nordeste, la de menor renta de Brasil y donde el PT suele cosechar mejores resultados.

    Tema relacionado: Brasil: las claves en la definición de una campaña electoral atípica

    En sus mítines junto a simpatizantes, Haddad apela continuamente a los años de Lula, siguiendo el eslogan de "Brasil feliz de nuevo".

    El programa se basa más en recuperar todo ese legado (empleo y renta, programas sociales, lucha contra la desigualdad, etcétera) que en proponer ideas nuevas.

    Los rivales de Haddad lo acusan de ser un títere de Lula y los analistas coinciden en que tendrá que distanciarse de su mentor si quiere llegar a la presidencia.

    En un eventual escenario de segunda vuelta con Bolsonaro contra Haddad, los dos tendrán que luchar por conquistar a los electores de centro y centroderecha indecisos.

    Más: Ele Não, el movimiento de millones de brasileñas para derrotar a Bolsonaro

    Transmitir una imagen más moderada para conquistar al máximo número de electores será el gran desafío de Haddad, sobre todo después de semanas pegado a la imagen de Lula para garantizarse la transferencia de votos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (169)
    Etiquetas:
    biografía, elecciones presidenciales, elecciones, Fernando Haddad, Luiz Inácio Lula da Silva, Brasil