17:00 GMT +321 Noviembre 2018
En directo
    José Mujica, expresidente de Uruguay

    José Mujica: sanciones internacionales solo sirven para hacer sufrir a los más pobres

    © AP Photo / Matilde Campodonico
    América Latina
    URL corto
    Lucía Barrios
    17197

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El expresidente uruguayo José Mujica (2010-2015) dijo en entrevista exclusiva con Sputnik que la imposición de sanciones internacionales a ciertos países solo sirven para que sufran los más pobres de esos pueblos.

    El exmandatario calificó de "agresión permanente" las sanciones internacionales, incluyendo las que impone EEUU a Rusia e Irán, y se expresó en contra de ese tipo de medidas, ya que "la experiencia histórica muestra que eso sirve para hacer pasar mal a los más débiles de la sociedad".

    "Los regímenes pueden ser de derecha, izquierda o centro, ¿pero para qué sirvieron las sanciones que le pusieron a la España franquista? Sirvieron para hacer pasar mal al pueblo pobre español; a (Francisco) Franco no le hicieron nada: se murió en la cama de viejo; por tanto, las sanciones económicas no afectan a los gobiernos, lastiman a los más humildes de los pueblos", agregó.

    Mujica opinó que toda sanción es un "acto prepotente y francamente imperialista".

    Europa parece "tonta"

    El exmandatario se refirió a las sanciones que le impone Occidente a Moscú, y sostuvo que "Rusia se mata de risa ante esas sanciones, ya que es un país de carácter continental, que le significará un problema para Europa".

    Mujica, un exguerrillero que luego fue diputado, ministro y llegó a la primera magistratura de su país, advirtió sobre el peligro que entraña la creciente tensión entre Rusia y la Unión Europea.

    "¿Qué están logrando los desencuentros que tiene Europa con Rusia? Están empujando a Rusia hacia el lado de China y parece que Europa se hubiera vuelto tonta: ese rumbo no sé cómo seguirá, porque Rusia es heredera de un viejo imperio, tiene sus tradiciones, su cultura, su historia, pero Europa no se preocupa de eso", dijo a esta agencia.

    Brasil necesita de Lula

    El político uruguayo también comentó la situación de Brasil y observó que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) sigue siendo el líder clave para superar la "lamentable situación" de ese país.

    En el Gobierno de Lula "pudo haber muchos errores y desviaciones, pero tengo confianza en Lula; parece que las dictaduras actualmente no están de moda, que ahora son los golpes suaves con cierto margen de aparente legalidad los preferidos para hacer callar a las personas", afirmó.

    Mujica consideró que a Lula "no le perdonan su origen de clase", ya que "nunca dejó de ser un dirigente sindical".

    Por otro lado, dijo no estar seguro de que las elecciones de octubre ayuden a Brasil a "volver a la normalidad" y señaló que espera que "no gane Jair Bolsonaro", el candidato de ultraderecha que actualmente se encuentra internado tras ser apuñalado en un acto de campaña.

    Más aquí: Expresidente uruguayo Mujica compara la condena a Lula en Brasil con "golpe de Estado"

    "Espero que no gane Bolsonaro, y concibo que el hecho de que crezca en las encuestas no atempera que tiene un margen de rechazo muy grande; de todas maneras, es inquietante por la influencia que tiene Brasil", agregó.

    Por otro lado, opinó que es muy "difícil gobernar" Brasil, tiene más de 30 partidos, nadie tiene mayoría y el "parlamento se parece a una bolsa de valores, porque cuando el Ejecutivo manda un proyecto de ley, tiene que negociar con todos los partidos y algunos le piden favores a cambio".

    Crisis argentina no traspasará fronteras

    Mujica manifestó preocupación por la crisis económica de Argentina, pero opinó que esta no irá "más allá de fronteras" ni afectará a Uruguay.

    "No creo que vaya a ir más allá de las fronteras, porque Uruguay ya no está conectado al sistema financiero de dicho país, por lo que tiene un margen de seguridad mayor; entonces no creo en un descalabro financiero, en una corrida bancaria, ni en un corralito (régimen de restricciones al retiro de todas las modalidades de depósitos)", señaló.

    Sin embargo, Mujica admitió que la situación de Argentina es "preocupante", ya que ese país es uno de los principales compradores de Uruguay, junto a China y Brasil.

    "Si están enfermos, hay que pensar que algo va a repercutir en el país, pero eso significará que en lugar de crecer tres (por ciento), creceremos 2,5 y eso es poco para las necesidades que tiene Uruguay", dijo a Sputnik.

    Maduro no tiene la culpa

    Mujica se refirió asimismo a la situación venezolana, marcada por hiperinflación, escasez de productos esenciales y un flujo migratorio que está afectando a países vecinos.

    Seguidores de Nicolás Maduro en Caracas, Venezuela
    © REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
    "Lo que está sucediendo en Venezuela no es culpa de (el presidente Nicolás) Maduro: la riqueza petrolera de Venezuela en el largo plazo terminó constituyendo una especie de veneno para la sociedad venezolana, porque deformó toda la economía y los venezolanos se acostumbraron a vivir de cosas importadas", afirmó.

    De esta forma, la importación masiva terminó destrozando el trabajo nacional y fue lo que más afectó a la agricultura y a las profesiones agropecuarias, señaló.

    "En el campo venezolano no hay nadie, no hay una cabeza de ganado, no hay nada; la gente se fue a las ciudades de la costa y se perdieron los oficios; en esas condiciones, cuando se produce la crisis del precio del petróleo, Venezuela queda descalza porque no tiene producción interna de comida y eso no se arregla por arte de magia", dijo Mujica.

    Además: El cineasta Emir Kusturica presenta en Venecia un documental sobre José Mujica

    Así, "Maduro no puede resolver el problema de la comida, porque no se inventan agricultores", sostuvo.

    Por otro lado, opinó que, si bien EEUU puede estar presionando la situación, los agentes externos solo inciden en los países cuando realmente existen problemas internos, como es el caso en Venezuela.

    "En el mundo existe la idea conspirativa de que hay intereses de potencias que se mueven en todo esto; no tengo duda que eso puede suceder, pero no creo que sean la causa: nuestros problemas internos son los que crean condiciones a favor del trabajo de las agencias externas", dijo.

    Progresismo y consumismo

    El expresidente uruguayo manifestó también "dudas severas" de que el actual mandatario ecuatoriano Lenín Moreno "siga siendo de izquierda" y saludó el reconocimiento del derecho a la propiedad privada previsto en el texto constitucional que se está por adoptar en Cuba.

    Mujica, de 83 años, negó que vaya a candidatearse nuevamente para las elecciones de 2019 en su país, aunque "hay un clima en el que todos me plantean que tengo que ser yo el candidato".

    Te puede interesar: Vicepresidenta de Uruguay: "No se puede aislar a un país como Rusia"

    Preguntado sobre el eventual "legado" de los gobiernos de izquierda y centroizquierda que tuvieron varios países sudamericanos en los últimos 15 años, Mujica respondió que "el progresismo" no logró convertir a las personas en ciudadanos.

    "Con el progresismo se rescató a mucha gente pobre y hubo una mejora en el nivel de vida de carácter general, pero dicha experiencia no logró transformar a esas personas en ciudadanos, sino solamente en consumidores", dijo.

    El dirigente estimó además que el capitalismo está generando "un peligro civilizatorio".

    "Tenemos que cambiar los parámetros, porque si 9.000 millones de personas, como va a tener el mundo en el año 2050, van a vivir como lo hacen los norteamericanos, el mundo no resiste; lo peor es que hace 30 años que sabemos lo que hay que hacer, pero los gobiernos se quedan inertes ante el interés del capital", observó.

    Mujica fue diputado, senador y ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca antes de llegar a la Presidencia de Uruguay en las elecciones de 2009.

    Integró el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), una guerrilla urbana que estuvo activa en Uruguay en los años 60 y 70, y pasó más de 13 años en prisión.

    Fue parte del grupo de "los rehenes" tupamaros, que permanecieron en manos de la dictadura cívico-militar (1973-1985) en condiciones insalubres y bajo amenaza de ser ejecutados si el MLN-T retomaba las acciones armadas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    sanciones, José Mujica, Uruguay, Rusia