01:25 GMT +313 Noviembre 2018
En directo
    Sergey Brilev, el presidente del Instituto Bering-Bellinghausen para las Américas (IBBA)

    Por qué Rusia y Latinoamérica no consiguen formar lazos comerciales a gran escala

    © Sputnik / Vitaly Belousov
    América Latina
    URL corto
    Foro Económico Oriental 2018 (76)
    8461

    A pesar de ganar cada vez más presencia en el mercado global, Rusia y Latinoamérica son dos regiones que aún no alcanzan a formar lazos comerciales estables para mayor beneficio mutuo. El presidente del Instituto ruso Bering-Bellingshausen para las Américas, Sergey Brilev, compartió con Sputnik su visión sobre las causas de esta tendencia.

    Rusia y América Latina son dos regiones del planeta que, a pesar de estar separadas por miles de kilómetros, tienen patrones de desarrollo bastante similares. Después de pasar por varios acontecimientos críticos a lo largo del siglo XX, en la entrada del XXI tanto una como la otra se han encaminado hacia un desarrollo económico y social estable y sostenible.

    En el ámbito político en general, independientemente de la fuerza que esté en el poder, parece existir un entendimiento mutuo, sostiene el especialista.

    Si bien en el siglo XX las relaciones entre ambas partes estaban marcadas por razones ideológicas más que pragmáticas, ya a la entrada del XXI esto ha pasado a un segundo plano.

    "A pesar de que la ola roja en el proceso interno latinoamericano parece estar decayendo, la relación sigue. La expresión más palpable de esto es el hecho de que cuando se realizan votaciones cruciales en la Asamblea General de la ONU, es gracias a la cantidad de votos latinoamericanos que hay un empate entre distintos campos. De esta manera, Latinoamérica actúa como una balanza entre los principales polos", comparte Brilev.

    Sergey Brilev, nacido en La Habana el 24 de julio de 1972, es periodista y una figura pública rusa. Preside el Instituto Bering-Bellingshausen para las Américas y ha dedicado gran parte de su vida a estrechar las relaciones entre Rusia y Latinoamérica
    © Sputnik / Evgeniya Novozhenova
    Sergey Brilev, nacido en La Habana el 24 de julio de 1972, es periodista y una figura pública rusa. Preside el Instituto Bering-Bellingshausen para las Américas y ha dedicado gran parte de su vida a estrechar las relaciones entre Rusia y Latinoamérica

    Empresario salvadoreño: "En Latinoamérica tenemos una idea muy 'americanizada' de Rusia"

    Sin embargo, la situación es distinta económicamente hablando. Esto quedó de relieve durante el Foro Económico Oriental 2018, celebrado en la ciudad rusa de Vladivostok entre el 11 y el 13 de septiembre. A pesar de que el foro contó con una considerable presencia de naciones asiáticas —desde China, Japón y Corea del Sur hasta Vietnam, Indonesia y Filipinas— la otra costa del Pacífico estuvo representada solo por El Salvador.

    El itinerario de productos latinoamericanos que podría ser de interés para Rusia, como el plátano o el café, es muy escaso como para establecer vías comerciales a gran escala, señala el especialista. Moscú tradicionalmente exporta a América Latina maquinaria de transporte, industrial y del sector energético, que suelen ser más competitivos que los análogos, pero esos suministros hasta ahora han tenido un carácter muy puntual y limitado a ciertos países.

    "En primer lugar, cabe subrayar que ya pasó la época en la que [el primer secretario de la URSS Nikita] Jruschov enviaba flotas hacia Cuba. Logísticamente hablando, Latinoamérica está lejos para todos: para los estadounidenses, para los chinos, para los europeos y para los rusos. Está lejos. Entonces yo no espero que haya un intercambio comercial universal. Tenemos que ser realistas".

    Este sería el principal obstáculo que no permite establecer lazos comerciales más intensos entre Rusia y las naciones latinoamericanas. En segundo lugar, destaca Brilev, en los principales artículos de comercio internacional, las partes suelen ser competidores. Es el caso del trigo y los granos en general, o hidrocarburos y productos derivados de la industria petrolera.

    En lo que sí podría haber un intercambio masivo es en el sector turístico. A pesar de las grandes distancias, casi todos los países latinoamericanos mantienen con Rusia un régimen de suspensión de visados. Las únicas excepciones por el momento son México y Surinam. Esta situación mostró su eficiencia con la crisis en las relaciones entre Rusia y la OTAN, cuando una considerable parte del flujo turístico ruso se desvió a países como Cuba, República Dominicana o Brasil.

    También: Un ruso se hizo con una isla privada en el Lejano Oriente y creó un centro de aventuras

    "Y la experiencia del Mundial ha mostrado que vale la pena desarrollar el turismo latino en Rusia. ¡Estaban felices los latinoamericanos que llegaron!", concluye Brilev.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Foro Económico Oriental 2018 (76)
    Etiquetas:
    relaciones, comercio, Foro Económico Oriental, Sergey Brilev, América Latina, Rusia