19:00 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Un hombre espera por un plato de comida en una olla popular en Buenos Aires.

    Indignación en Argentina por docente secuestrada y torturada (foto)

    © REUTERS / Marcos Brindicci
    América Latina
    URL corto
    670

    En Argentina, una maestra que organizaba una olla popular fue secuestrada, golpeada y su vientre marcado con un objeto cortante. Este episodio, que recuerda los capítulos más oscuros de la historia del país, suscitó el repudio de amplios sectores de la sociedad, y los docentes convocaron a paros y movilizaciones masivas.

    Corina de Bonis, docente del Centro Educativo Complementario 801 de Moreno (en la periferia de Buenos Aires), fue encapuchada e introducida a un auto. Entre forcejeos, sus secuestradores le escribieron con un punzón 'Ollas no' en el abdomen.

    ​El episodio fue el corolario de una serie de amenazas, incluso de muerte, por la suspensión de las clases en el distrito de Moreno desde inicios de agosto, tras un accidente que se cobró la vida de dos trabajadores de la educación en una escuela del barrio San Carlos.

    Las víctimas —la subdirectora y un portero— murieron en una explosión provocada por una fuga de gas, a causa del degrado edilicio del centro educativo en el que trabajaban. Desde entonces, los directores de la zona decidieron detener las clases, por entender que no están garantizadas las condiciones mínimas de seguridad para alumnos y funcionarios.

    "En el distrito de Moreno ya había habido antecedentes y amenazas que veníamos advirtiendo. En ese sentido, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires no tomó ninguna medida. Como siguen atacando a los docentes, esa es la vía libre para que se concreten las amenazas", explicó a Sputnik Romina del Plá, diputada nacional de Argentina y referente sindical docente.

    ​Según explica en una nota de prensa el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), los maestros y las familias del CEC 801 organizaron las ollas "para seguir garantizando la comida" a los alumnos, pues con la suspensión de las clases, "no cuentan con el servicio alimentario escolar necesario".

    "El CEC Nº 801 le daba de comer a más de 200 personas por día, producto de la organización de la comunidad educativa que recibía donaciones", informa el sindicato.

    A partir de esta medida, que se da en un contexto creciente de argentinos que no llegan a satisfacer sus necesidades alimentarias por la crisis económica que atraviesa el país, empezaron a aparecer amenazas como: "Basta de hacer política, den clases" o "La próxima olla es en Güemes y Roldán", es decir, la dirección del cementerio de Moreno.

    De acuerdo con del Plá, la manera en la que actuaron los secuestradores recuerda "el accionar de la Triple A", la autodenominada Alianza Anticomunista Argentina, un grupo parapolicial de extrema derecha que actuó con la anuencia de las autoridades del país entre 1973 y 1976, los tormentosos años que antecedieron a la dictadura cívico-militar (1976-1983).

    "Es un grupo que indudablemente actúa con algún tipo de amparo estatal. Tiene que ver con todo el conflicto que hay en el distrito de Moreno, luego del crimen social que ha significado la muerte de Sandra [Calamano] y de Rubén [Rodríguez]  luego de la explosión de la escuela 46 de Moreno de la cual el gobierno [provincial] de María Eugenia Vidal y [nacional, de] Mauricio Macri son responsables", opinó del Plá.

    Más información: ¿Por qué los estudiantes de Buenos Aires están ocupando decenas de escuelas?

    A raíz del episodio, se llamó a "un paro nacional docente" que alcanzó "características gigantescas", subrayó la diputada. Las amenazas, si bien buscan instaurar un clima de miedo, no han logrado hacerlo, agregó.

    Las autoridades de la provincia de Buenos Aires condenaron el hecho que debió vivir la maestra. El ministro de Seguridad expresó en Twitter su "más fuerte repudio a la agresión que sufrió la docente Corina de Bonis", así como su "solidaridad y compromiso de investigar para dar con los responsables y llevarlos ante la justicia".

    La gobernadora provincial, María Eugenia Vidal, también lo hizo, y le extendió su "solidaridad". Según dijo, también por Twitter, se le estaba dando apoyo psicológico.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    olla popular, maestros, torturas, Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), Argentina