03:07 GMT +324 Septiembre 2018
En directo
    Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile

    Un testigo cubano: la situación en Venezuela se asemeja a vísperas del golpe en Chile

    CC BY 3.0 / Biblioteca del Congreso Nacional / Coup of September 11, 1973. Bombing of La Moneda (presidential palace)
    América Latina
    URL corto
    10110

    LA HABANA (Sputnik) — El golpe de Estado en Chile contra Salvador Allende, del que se conmemoran 45 años, fue precedido de una campaña de desestabilización como la que está viviendo Venezuela en estos momentos, comentó a Sputnik el periodista cubano, Jorge Luna, testigo de ese cruento episodio de 1973.

    Aquel año, los partidos chilenos de oposición, junto a gremios empresariales, provocaban un desabastecimiento agudo de alimentos y combustible, entorpecían el transporte público, la energía eléctrica y otros servicios, un método "muy parecido a lo que hoy podemos ver en la Venezuela bolivariana", dijo Luna, quien fungía como corresponsal extranjero de la agencia cubana Prensa Latina (PL) en Santiago de Chile hace casi medio siglo.

    El reportero recordó que "prácticamente, todos los días había manifestaciones callejeras de trabajadores y de estudiantes a favor del proceso político desatado en el país, y también de grupos fascistas que provocaban incidentes de violencia".

    "El fascismo chileno, amparado por Estados Unidos y sus aliados, optaron por la vía del terror, reprimiendo a miles de hombres y mujeres, muchos de ellos aún hoy consideradas detenidos o desaparecidos", señaló.

    Jorge Luna, el periodista de la agencia Prensa Latina
    © Sputnik / Miguel Fernández
    Jorge Luna, el periodista de la agencia Prensa Latina

    Luna, junto al periodista argentino Jorge Timossi, jefe de la oficina, los corresponsales cubanos Pedro Lobaina y Mario Mainadé, y los redactores chilenos Elena Acuña y Omar Sepúlveda, integraba el grupo de reporteros de PL que cubrieron, a pocos pasos del Palacio de la Moneda en Santiago de Chile, las violentas acciones emprendidas para derrocar al Gobierno popular encabezado por Allende (1908-1973).

    "Cinco días antes había cumplido 29 años de edad; llevaba tres años trabajando como reportero de PL en Chile, tres años de intensa actividad dirigida a desestabilizar al Gobierno de Allende", contó Luna, ahora con 74 años y todavía activo en el periodismo.

    El reportero cubano —de origen peruano— narró cómo se podía sentir el ambiente de un posible golpe de Estado desde el día anterior en la capital chilena, precedido de allanamientos en locales de organizaciones socialistas y populares y el inusual movimiento de tropas, incluido el traslado de aviones de guerra desde Antofagasta hasta Santiago y la actividad conspirativa de la Marina de Guerra en Valparaíso.

    "Luego sobrevino el ruido atronador de los aviones de combate Hawker Hunter, el lanzamiento de cohetes contra el Palacio de la Moneda [casa de Gobierno] y varias explosiones y tiroteos; desde la azotea de la oficina de PL tomamos fotos de uno de los pases de los aviones", recordó.

    Todavía mantiene frescas en su memoria las imágenes del allanamiento de la redacción de la revista chilena Punto Final, que ocupada la oficina al lado de PL, la destrucción de todo el mobiliario y la quema de libros y documentos dentro del edificio.

    "Inmediatamente —cuenta— los militares fascistas entraron a la fuerza en la oficina de Prensa Latina, gritaban e insultaban, y colocaron a todos los corresponsales cubanos contra la pared, a punta de metralleta, mientras registraban el local".

    Gracias a gestiones internacionales, los reporteros cubanos fueron trasladados a la embajada de la isla en Santiago de Chile, con la excepción del chileno Omar Sepúlveda, quien quedó retenido varios meses en Chile, hasta que al fin pudo viajar a Cuba.

    ​"En esas jornadas conocí a personas magnificas, que demostraron toda su solidaridad con las fuerzas políticas de la Unidad Popular chilena y también con Cuba, y pude constatar las fortalezas y debilidades de la búsqueda de unidad de las fuerzas de la izquierda chilena", comentó a Sputnik.

    "Sobre todo", agregó, "el propio 11 de septiembre de 1973 confirmé el alto nivel de conciencia y compromiso de muchos luchadores, de una entrega total a la causa".

    "Cuento a numerosos amigos entre los exiliados, presos, asesinados y desaparecidos. Es algo que no olvido y que quisiera que nunca se olvide", añadió.

    Cerca de 28.000 personas fueron torturadas durante la dictadura de Augusto Pinochet, 3.197 fueron asesinadas y unas 200.000 fueron obligadas al exilio, según cifras oficiales.

    Te puede interesar: Senador chileno presenta querella criminal para aclarar crímenes cometidos en dictadura

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    historia, golpe de Estado, Chile, Venezuela, Cuba