15:17 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    Un plato con un pedazo de pan (imagen referencial)

    FAO: situación de Venezuela explica crecimiento del hambre en América del Sur

    CC0 / Pexels
    América Latina
    URL corto
    0 01

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El porcentaje de personas que sufren hambre en América del Sur aumentó levemente en los últimos años, en gran medida por la crisis política, social y económica que atraviesa Venezuela, dijo a Sputnik el director de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Rosero.

    "La situación de Sudamérica está llevada fundamentalmente por la situación que vive Venezuela, donde hemos observado un incremento de la tasa de subalimentación, que tenemos estimada para el trienio 2015-2017 en 11,7%", explicó el especialista ecuatoriano.

    Esta tasa, continuó Rosero, significa que 11,7% de la población venezolana "sufre ahora de lo que se conoce como hambre crónica o subalimentación".

    La FAO presenta en Roma su informe "El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018".

    Rosero observó que Venezuela "es el país que lleva la mayor parte de la explicación del crecimiento observado en Sudamérica".

    El informe de la FAO establece que en América del Sur se registra un ligero incremento del porcentaje de personas con hambre, que se estima en 5% para 2017, cuando en 2012 era de 4,7%.

    Esta situación sudamericana, explicó el director de Estadística del organismo, es en parte responsable del estancamiento que se observa en toda la región de América Latina y el Caribe, donde la subalimentación se mantiene en 6,1% en los últimos años.

    "Los índices de Venezuela arrastran a América del Sur y en todo caso también arrastran la tendencia de estancamiento en América Latina y el Caribe", afirmó el especialista.

    Precisamente, la región experimentó un marcado descenso de la subalimentación entre 2005 y 2015, año en que se estancó en términos generales, al tiempo que comenzó a descender en América del Sur.

    No obstante, América Central y el Caribe mantuvieron una tendencia decreciente, aunque menos significativa en los últimos años.

    La situación de la región, sin embargo, está en línea con lo que ocurre a nivel global.

    Se estima que unas 821 millones de personas sufren hambre en todo el mundo, lo que equivale a 10,9% de la población mundial.

    En 2005, la población afectada por subalimentación llegaba a 14,5%.

    "El principal mensaje que damos a través de esta publicación es que tenemos evidencia para confirmar lo que dijimos en 2017: que el hambre está creciendo en el mundo”, aseguró Rosero.

    Recesión

    La bonanza económica por la que atravesó América Latina, y en especial América del Sur, durante la primera década del siglo, puede verse reflejada en el sostenido descenso del hambre en la región.

    Pero una vez finalizado este ciclo, y en un escenario de crecimientos más modestos, el continente corre riesgo de regresar a los índices de principios de los años 2000, observó el director de Estadística de la FAO.

    "La región de América Latina tuvo una tendencia de reducción importante de subalimentación en las dos últimas décadas, desde el año 2000", explicó Rosero.

    A principios de este siglo, 12% de la población latinoamericana pasaba hambre, tasa que cayó casi a la mitad en 2010 (6,8%), y llegó a 6,1% en 2015, "el dato más bajo" registrado por la FAO, precisó el especialista ecuatoriano.

    Desde entonces el escenario cambió.

    "Desde el año 2015 vienen las complicaciones desde el punto de vista económico, especialmente por lo que tiene que ver con los precios de ciertos bienes de exportación de los países sudamericanos y de algunos países más ligados a la venta de petróleo", explicó.

    Esto repercute por un lado en el ingreso de los países, "ya que no tener divisas significa que uno tiene menos posibilidades de importar, en este caso alimentos", y por otro en que los Estados cuentan con menos dinero para la implementación de programas de protección social.

    "Entonces se configuran este tipo de situaciones en la cual una crisis económica también resulta en menos ingresos para el Estado, para paliar a través de programas de protección social los problemas de su población", afirmó Rosero.

    Hambre de género

    El informe de la FAO también hace foco en la inseguridad alimentaria, es decir, la falta de acceso a una cantidad de alimentos suficientes para el desarrollo, y destaca que son las mujeres quienes tienen mayor prevalencia de sufrirla.

    "Se puede ver que en América Latina las mujeres tienen una tendencia ligeramente superior que los hombres de sufrir condiciones de inseguridad alimentaria grave", explicó Rosero.

    De acuerdo al documento, la prevalencia de sufrir inseguridad alimentaria grave entre 2015 y 2017 fue de 8,4% para las mujeres y de 6,9% para los hombres.

    A nivel mundial la prevalencia es de 8% para las mujeres y de 7,5% para los hombres.

    "Esto denota algunas situaciones, son hipótesis, porque este tipo de cosas ameritan estudios más profundos, pero puede reflejar situaciones de desigualdades al interior del hogar, en las cuales los hombres o los niños varones están más protegidos que las mujeres o las niñas en lo que se refiere al acceso a la alimentación", reflexionó Rosero.

    Te puede interesar: Avance del hambre en últimos años en Latinoamérica y Caribe "compromete" metas de la FAO

    El informe "El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo" fue realizado en conjunto con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, el Programa Mundial de Alimentos, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la Organización Mundial de la Salud.

    El reporte ofrece datos actualizados sobre la cantidad de personas que padecen hambre en el mundo y las últimas cifras sobre el retraso en el crecimiento y el adelgazamiento patológico infantil, así como sobre la obesidad en la población adulta e infantil.

    El trabajo busca ser un insumo para medir el progreso realizado hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible de Hambre Cero, que debería alcanzarse en 2030. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    crisis, hambre, FAO, América Latina, Venezuela