07:15 GMT +320 Octubre 2018
En directo
    Migrantes venezolanos (archivo)

    Venezolanos desesperados en la frontera de Brasil piden a la ONU sacarles de ahí

    © REUTERS / Douglas Juarez
    América Latina
    URL corto
    5 0 0

    PARACAIMA, BRASIL (Sputnik) — Decenas de venezolanos que perdieron todas sus pertenencias en la frontera brasileña durante el ataque xenófobo de hace una semana reclaman que los funcionarios de la ONU les lleven a otras ciudades, en buena parte por la creciente hostilidad que se vive contra los inmigrantes por parte de algunos vecinos.

    "Quemaron todo lo que tenía, no quedó nada, y a muchas personas, no sólo a mi (…) pedimos que el Gobierno o la ONU nos lleven a otro lado, por lo menos a Boa Vista", comentaba a Sputnik Antonio López, una de las víctimas de la agresión.

    El pasado sábado 18 de agosto un grupo de vecinos de la ciudad brasileña de Pacaraima, a pocos metros de la frontera, atacó el improvisado campamento donde dormían decenas de inmigrantes; quemaron sus tiendas y sus objetos personales, y muchos de ellos perdieron su poco dinero y la documentación que habían conseguido tramitar,

    El ataque se produjo después de que unos venezolanos robaran e hirieran a un vendedor local, y fue seguido de la expulsión de unos 1.200 venezolanos, que huyeron asustados de vuelta a su país; ahora la atmósfera en la ciudad es de una calma tensa.

    Además: Brasil construye en la frontera un alojamiento provisional para 500 venezolanos

    Según el recuento de los venezolanos, 47 personas se quedaron sin absolutamente nada, y ahora muchos de ellos pasan el día a la sombra de un arbusto esperando una solución, junto a los puestos de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) en la frontera.

    Han entregado una lista detallada de todos los que perdieron dinero, ropa y documentación y quieren que la ONU se encargue, al menos, de garantizarles el acceso a la ciudad de Boa Vista.

    La capital del estado de Roraima está a 215 kilómetros de la frontera y todos sus albergues están saturados, pero los inmigrantes coinciden en que allí estarán más seguros y tendrán más opciones de desplazarse a otras regiones de Brasil.

    López, que en Venezuela trabajaba como carnicero, dejó en su país a sus hijos de diez y tres años a cargo de sus suegros y en Brasil, antes del ataque, hacía pequeños trabajos como mecánico, con lo que ganaba unos 15 reales (3,5 dólares) al día.

    Su amigo Ildemar Maitán, venezolano del Puerto La Cruz, también quiere irse de esta pequeña ciudad fronteriza cuanto antes: "Quiero que me dejen en Boa Vista, después yo veo qué hago, pero no quiero quedarme en la frontera, porque aquí está muy peligroso", aseguró.

    Dentro de la urgencia que viven todos los venezolanos hay casos aún más extremos: Margilene Martínez, una joven de 31 años, está embarazada de ocho meses y el 24 de agosto deberían haberle practicado una cesárea, pero en el hospital de Pacaraima no hacen cirugías.

    Su madre, Teite Martínez, espera que los funcionarios de Acnur puedan trasladarla rápidamente a algún hospital de Boa Vista lo antes posible.

    "Mi niña tendría que haber dado a luz ayer, tenemos que irnos para allá a que le hagan la cesárea, pero nosotros somos refugiados, no tenemos cómo llegar, el pasaje cuesta 50 reales (12 dólares) y no tenemos ese dinero", lamentó.

    Cada día una media de 500 venezolanos atraviesa la frontera terrestre de Brasil a través de Pacaraima.

    Muchos tardan hasta cinco días en tramitar su permiso de residencia o de refugio y mientras tanto duermen a la intemperie, en iglesias o en casas de vecinos, pero cuando terminan el trámite tienen muchas dificultades para salir hacia su próximo destino.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Jorge Rodríguez: los venezolanos que emigraron van a volver
    Crisis migratoria: se agravan las tensiones en la frontera entre Brasil y Venezuela
    Ministro: migración venezolana tiene aspectos positivos y negativos para Perú
    Etiquetas:
    migrantes, Brasil, Venezuela