En directo
    La Casa Grande del Pueblo, la nueva sede presidencial de Bolivia

    Evo Morales inaugura con gran fiesta la nueva sede presidencial de Bolivia

    © REUTERS / David Mercado
    América Latina
    URL corto
    0 10

    LA PAZ (Sputnik) — El líder boliviano Evo Morales inauguró, con una multitudinaria fiesta popular de música y luces, la Casa Grande del Pueblo, imponente sede presidencial llamada a convertirse en símbolo del nuevo Estado Plurinacional.

    "Hoy dejamos el Palacio del Estado colonial para venirnos a la Casa Grande del Pueblo, del Estado Plurinacional de Bolivia, en un hito histórico gracias a la lucha y la unidad del pueblo", proclamó el mandatario izquierdista.

    El cardenal católico Toribio Ticona, declarado amigo de Morales, destacó entre los millares de representantes sindicales, indígenas y de diversos movimientos sociales que acompañaron al presidente en la apertura de la Casa Grande, que albergará además a cinco ministerios en el centro de La Paz.

    "Nuestra Casa Grande ahora tiene los símbolos andinos y de todos los bolivianos (…), es un símbolo de nuestra identidad, del Estado Plurinacional, que es lo más importante", explicó Morales, señalando los enormes murales y esculturas con motivos indígenas que adornan la nueva sede gubernamental.

    Morales añadió que "en el palacio antiguo no hay ningún símbolo indígena, excepto una figura de (el caudillo) Tupac Katari".

    Más: Presidente boliviano Evo Morales debe dar un "giro de timón" en su Gobierno

    Erigida a un costo de 35 millones de dólares en la parte trasera del antiguo Palacio Quemado (de Gobierno) y al lado de la Catedral de Nuestra Señora de La Paz, la Casa Grande del Pueblo, de 29 pisos, brilló en su inauguración con luces multicolores visibles desde gran parte de la ciudad.

    La silueta minimalista de la torre, comparable a un obelisco gigante, pudo ser observada inclusive desde la vecina urbe altiplánica de El Alto cuando un largo concierto de fuegos artificiales iluminó la noche paceña en el cierre de la celebración.

    Morales defendió varias veces en su discurso el carácter popular de la construcción, asegurando que su inversión será recuperada en no más de cinco años, porque cinco ministerios dejarán de pagar alquileres por sus oficinas.

    Remarcó también que, en muestra de su apertura social, el inmueble podrá ser utilizado para actos culturales no solo oficiales e inclusive por recién casados que quieran observar la ciudad desde el helipuerto.

    Te puede interesar: Presidente boliviano cambia a sus ministros de Defensa y Presidencia

    Estos, entre otros beneficios, justifican la construcción de la Casa Grande, afirmó Morales en referencia a la oposición conservadora que criticaba un supuesto despilfarro de recursos especialmente en el despacho presidencial, que tiene al lado una suite con gimnasio y sauna incluidos.

    "Estoy convencido de que algunos siempre van a protestar de todo y de nada; hacemos obras, protestan; no hacemos, protestan", ironizó.

    La fiesta de inauguración comenzó en la tarde con una masiva marcha de sindicatos y organizaciones campesinas que recorrió el centro de la ciudad y llegó al antiguo Palacio de Gobierno, donde Morales encabezó una ceremonia de despedida con ofrendas a la Pachamama (Madre Tierra).

    La marcha, con el Presidente a la cabeza, se dirigió luego a la Casa Grande, a unos 100 metros del Palacio, donde otra ceremonia de ofrendas andinas abrió el acto central de inauguración, que concluyó con una bendición impartida por el cardenal Ticona.

    Impasible a las críticas de urbanistas y del opositor alcalde de la ciudad, Luis Revilla, Morales dijo que pretende construir otros edificios monumentales en el centro de La Paz para aglutinar a gran parte de los ministerios y otras entidades del Gobierno nacional.

    Confirmó que el antiguo Palacio será transformado en museo de la pasada república. 

    Etiquetas:
    Evo Morales, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik