11:53 GMT +317 Noviembre 2018
En directo
    Jair Bolsonaro, deputado federa de Brasil y candidato a las elecciones presidenciales por el Partido Social Laborista.

    Qué se puede esperar de Jair Bolsonaro, el polémico candidato a la presidencia de Brasil

    © REUTERS / Adriano Machado
    América Latina
    URL corto
    1194

    El conservador Jair Bolsonaro, quien se ha destacado en los últimos meses por sus declaraciones a favor de torturadores de la última dictadura militar de Brasil y sus insultos hacia la población afrodescendiente, oficializó su candidatura para las elecciones presidenciales de octubre de 2018. Sputnik te acerca un análisis de esta polémica figura.

    Este domingo 22, el diputado anunció que será el aspirante del Partido Social Liberal (PSL) para el Palacio de Planalto, con un discurso que incluyó promesas controversiales como la inclusión de militares en el gabinete, políticas de mano dura para luchar contra el crimen o el retiro del gigante suramericano del Acuerdo de París.

    Según el analista internacional Andrés del Río, profesor de la Universidad Federal Fluminense (UFF), la irrupción de un personaje como Bolsonaro —superado únicamente por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), cuya elegibilidad no está asegurada debido a la condena judicial que pesa sobre él— "coloca la candidatura de otras figuras en una situación particular".

    Para el experto, el ascenso del político del PSL se inserta en un movimiento presente en todo el mundo. Del Río consideró que "así como sucedió con [Donald] Trump en EEUU, Bolsonaro captó a muchas personas que sentían que alguien supuestamente fuera del sistema y que sea más duro puede quebrar con la corrupción y la política tradicional".

    Esta idea de "tornar el sistema político en algo apolítico" es para el académico "un peligro". Sin embargo, en un contexto como el brasileño, que atraviesa una profunda crisis económica de más de dos años, un aumento del desempleo y de la inseguridad, las palabras radicales de Bolsonaro logran captar voluntades.

    Más información: América Latina en alerta: las frases 'picantes' del político más polémico de Brasil

    "Ante la necesidad y la urgencia del hambre y el miedo que dominan el escenario brasileño, Jair Bolsonaro aparece —como él lo dice— con la misión de recuperar la moral. En realidad es una persona muy conflictiva, con casos de corrupción, con toda la familia trabajando en el Estado. Además, generalmente está en el extremo de cualquier posición política", describió el analista.

    En cuanto a las promesas de mano dura para combatir la inseguridad, los hechos recientes en el país demuestran que "una intervención militar sólo multiplicó las muertes". Además, el politólogo citó casos como el de México en la Guerra contra las Drogas, un conflicto que lleva cientos de miles de muertos en poco más de diez años.

    Por otra parte, explicó, amplios sectores del empresariado y el sistema financiero "creen que Bolsonaro puede disciplinar mucho más la sociedad que un candidato más democrático" al momento de "profundizar" las impopulares reformas en materia de ajuste económico. A este apoyo se debe sumar el del votante de a pie, que encuentra un discurso llano con el que se identifica.

    "Bolsonaro habla de una forma muy empática y para mucha gente, lo que es muy bueno para un político", expresó.

    Te puede interesar: La Policía militar brasileña mató a 154 personas en Río de Janeiro en el mes de enero

    Pero no tiene todo el viento a favor. Buena parte de los grupos mediáticos —principalmente el conglomerado Globo— son más proclives a apoyar la candidatura de la coalición de centro encabezada por el exgobernador del pujante estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, presidente del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), actual aliado del Gobierno de Michel Temer.

    "Por un lado hay una parte del mundo empresario y financiero que quiere apoyar a Bolsonaro. Por otra parte hay quienes lo miran como una persona que no se sabe para dónde va a disparar ni cómo se puede controlar", evaluó del Río.

    En su contra, el candidato conservador pertenece a un partido muy pequeño, con una representación parlamentaria reducida. Esto se traduce en menor tiempo de publicidad electoral y menor visibilidad, además de una mayor necesidad de forjar coaliciones. Basta pensar que Dilma Rousseff, presidenta electa popularmente en 2014 y destituida en un polémico juicio político en 2016, tenía 11 partidos en su coalición de Gobierno.

    En su discurso del domingo, el candidato intentó mostrarse más moderado respecto a los derechos de las mujeres y de los niños, un ligero cambio con respecto a otras apariciones, en las que por ejemplo, espetó a una colega diputada: "No te violo porque no te lo mereces".

    Además de las expresiones "contra las mujeres" y de carácter "homofóbico", se suman declaraciones realizadas en el pasado netamente ofensivas para los afrobrasileños, que a pesar de constituir más de la mitad de los cerca de 207 millones de habitantes del país, se encuentran relegados a un segundo plano en las esferas de poder, en la Justicia o en las universidades.

    Tema vinculado: La olvidada historia del abogado negro de los esclavos en Brasil

    Según Del Río, para analizar estos dichos de Bolsonaro —quien dijo que los negros "no sirven ni para procrear"— es necesario tener en cuenta "la variable de esclavitud" en la historia del país, el último del hemisferio occidental en abolirla, en 1888, y el que más esclavos compró y vendió.

    "Brasil es un país extremadamente racista. A veces las personas se confunden la alegría brasileña con las cuestiones raciales. (…) La cuestión racial aún hoy es algo no resuelto, poco pacificado y todavía, a pesar de las políticas inclusivas y afirmativas en los Gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), queda muchísimo por hacer", dijo Del Río.

    Con la llegada al poder de Michel Temer en agosto de 2016 tras el juicio a Rousseff, sumado al "proceso de radicalización de toda la región y buena parte de Occidente", la viabilidad de las políticas destinadas a las mujeres, a la población afro y a las minorías en desventaja está en jaque, a criterio del experto, una situación que se puede "profundizar" con la posible llegada de Bolsonaro a Brasilia.

    Bolsonaro, de religión evangélica e identificado con las corrientes más conservadoras de ese movimiento confesional, se manifiesta poco tolerante con respecto a "cualquier religión que no sea de su misma línea". En un mosaico cultural con una diversidad confesional y una fuerte matriz religiosa africana, esta postura poco conciliadora podría provocar problemas.

    Quitando a Lula de las encuestas, Bolsonaro se ubica en primer lugar, con un porcentaje que araña el 20%, secundado por el izquierdista Ciro Gomes y la moderada Marina Silva, que pelean por el segundo puesto.

    Relacionado: Encuesta revela quién ganaría en Brasil si Lula no va a elecciones

    Sin embargo, la sombra de Lula está latente, en medio de las polémicas de si podrá presentarse o no a las elecciones, y en este segundo caso, si pudiese ser desclasificado.

    "Lula tiene un carisma y una presencia enorme. Aún en prisión, crece cada día más su popularidad. Existen dos escenarios de elecciones con él o sin él. E incluso sin él, la ausencia de Lula es una presencia constante y esos votos pueden derivar a un candidato del PT, o que este partido forje una coalición y elija a alguien determinado", concluyó del Río.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    El Consejo de Ética brasileño abre un proceso disciplinar al diputado Jair Bolsonaro
    Cámara Baja de Brasil absuelve a legislador que escupió al ultraderechista Bolsonaro
    Etiquetas:
    xenofobia, racismo, encuestas, elecciones, Luiz Inácio Lula da Silva, Jair Bolsonaro, Brasil