15:04 GMT +318 Octubre 2018
En directo
    Jihad Ahmad Deyab, exprisionero de Guantánamo (archivo)

    Gobierno uruguayo guarda silencio sobre paradero de liberado de Guantánamo

    © REUTERS / Enrique Marcarian
    América Latina
    URL corto
    0 30

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El Gobierno de Uruguay indicó en un comunicado que no brindará ninguna información sobre el paradero del exprisionero de Guantánamo Jihad Deyab, luego de que medios locales reportaron que el hombre había viajado con un pasaporte falso a Turquía y desde donde habría sido deportado a su país de origen, Siria.

    Ante consultas de la prensa por "el paradero del Sr. Jihad Deyab, el Ministerio de Relaciones Exteriores señala que de acuerdo con lo establecido por la Ley Nº 18.076 de 19 de diciembre de 2006 (Derecho al Refugio y a los Refugiados), los órganos creados por la misma y sus integrantes están inhibidos de brindar información relativa a las personas refugiadas, salvo autorización expresa y escrita de la persona interesada o por resolución fundada de la justicia competente", dice el comunicado.

    Fuentes policiales de Uruguay confirmaron a Sputnik que recibieron un reporte de las autoridades de Brasil sobre el viaje de Deyab hacia Turquía, presuntamente con un pasaporte falso, y que el Gobierno de Uruguay intentaba confirmar esa información con su par turco.

    En Turquía residen la esposa y los hijos de Deyab, quien llegó a Uruguay junto a otros cinco liberados de la prisión militar estadounidense de Guantánamo en diciembre de 2014 como parte de un acuerdo entre Washington y Montevideo.

    Además: Gobierno uruguayo evalúa extender subsidio a exprisioneros de Guantánamo

    El medio local La Diaria sostuvo el 20 de julio que las autoridades turcas habrían deportado a Deyab a Siria, su país de origen y donde fue condenado a muerte en ausencia por el Gobierno de Bashar Asad a inicios de la década de 2000, según documentos militares y de inteligencia estadounidenses.

    En varias oportunidades Deyab intentó salir de Uruguay y llegar a Medio Oriente.

    En julio del año pasado, llego a Marruecos pero fue devuelto a Uruguay tras comprobarse que portaba un pasaporte falso de nacionalidad tunecina.

    En esa oportunidad, Deyab "declaró a las autoridades uruguayas que pretendía viajar a reunirse con su familia en Turquía, ingresando a Marruecos con un pasaporte apócrifo con nacionalidad de Túnez, negándose a declarar sobre su egreso desde Uruguay", dijo entonces a Sputnik el director nacional de la Policía uruguaya, Mario Layera.

    Te puede interesar: Guantánamo se resiste a perder la esperanza

    En 2017, Deyab dejo de vivir en la capital uruguaya y se mudó a la ciudad de Rivera (norte) fronteriza con Brasil, y donde reside una pequeña comunidad musulmana.

    En junio de 2016, el sirio viajó a Brasil y desde allí a Venezuela, donde permaneció detenido un mes hasta ser deportado a Uruguay.

    A su regreso llevó adelante una huelga de hambre por más de 60 días en reclamo de ser trasladado a un país musulmán donde pudiera reencontrarse con su familia.

    Más tarde hizo sucesivos intentos de dejar Uruguay, pero sin éxito; primero viajó hasta Johannesburgo, desde donde fue retornado, y en marzo de 2017 quiso partir con un pasaje a Rusia, aunque en esa ocasión no logró salir del aeropuerto.

    Sigue aquí: El experimento uruguayo con los liberados de Guantánamo contado en un libro

    Deyab, que utiliza muletas para caminar y tiene problemas crónicos de salud, no ha visto a su familia por más de 16 años, desde que fue detenido en Pakistán en 2002 y trasladado a Guantánamo, la prisión militar estadounidense para sospechosos de terrorismo.

    Solo pudo reencontrarse en 2017 con su hija mayor, quien lo visitó durante 15 días gracias a un operativo del Comité Internacional de la Cruz Roja.

    El hombre es un disidente del Gobierno sirio, pero durante su larga permanencia en Guantánamo no fue acusado formalmente de ningún delito.

    Deyab se hizo conocido por ser uno de los más persistentes huelguistas de hambre en Guantánamo y por denunciar en los tribunales estadounidenses el método de alimentación forzosa al que fue sometido cientos de veces como una práctica equivalente a la tortura.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Corte de EEUU niega publicación de vídeos sobre alimentación forzosa en Guantánamo
    Rusia, preocupada por la decisión de EEUU de mantener la cárcel de Guantánamo
    Relato de una experiencia extrema: una visita a la prisión de Guantánamo
    Etiquetas:
    prisioneros, Jihad Ahmad Deyab, Guantánamo, Uruguay