22:24 GMT +317 Noviembre 2018
En directo
    Medicamentos (imagen referencial)

    Detenidos amotinados en Servicio de Inteligencia venezolano piden medicinas y comida

    CC BY 2.0 / Maxime B / Addictions
    América Latina
    URL corto
    103

    CARACAS (Sputnik) — Presos que mantienen tomada la cárcel en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) de Venezuela desde hace 24 horas dijeron a Sputnik que sobreviven con los pocos alimentos y medicamentos que les quedan, mientras la Fiscalía General asegura que está en contacto con ellos para atender sus demandas.

    "No nos están dejando pasar absolutamente nada, estamos aquí sobreviviendo con las uñas, con lo que teníamos, con la poca comida que teníamos, el poco medicamento que teníamos y repartiéndolo entre todos", dijo en entrevista exclusiva con Sputnik Gregory Sanabria, estudiante en prisión por presunta incitación a la violencia en las protestas antigubernamentales de 2014.

    Sanabria señaló vía telefónica desde El Helicoide, edificio donde funciona el SEBIN, que los reclusos necesitan con más urgencia antiinflamatorios, pastillas para el dolor y antibióticos.

    Mientras, la Fiscalía General informó el miércoles que un grupo de agentes del Ministerio Público atiende las demandas de los detenidos.

    "Ante los hechos acaecidos hoy [el 16 de mayo] en la sede del SEBIN, Helicoide, instruimos a una comisión del Ministerio Público para que se trasladará a dicho recinto, en tal sentido esa delegación conversó con una representación de los privados de libertad y así atender sus peticiones", dijo el fiscal general Tarek William Saab en la red social Twitter.

    Según Sanabria, el general Ángel Vivas, de 62 años, quien lleva un año recluido también por presuntamente haber promovido la violencia en 2014, es quien presenta mayores complicaciones de salud.

    "El general Vivas está un poco hinchado debido a los golpes, la próstata la tiene mal, le tienen que estar colocando sondas; ayer (miércoles) se la colocaron, pero lo tenemos orinando sangre y eso es un tema que me preocupa", señaló.

    El motín en El Helicoide comenzó el 16 de mayo cerca de las 10.00 hora de Caracas (14.00 GMT), de acuerdo con la versión de los reclusos, luego de que Sanabria, "por negligencia de los efectivos del SEBIN", fuese agredido por otro grupo de detenidos por delitos comunes.

    Las primeras fotos que aparecieron en las redes sociales anunciando el motín dentro del SEBIN fueron de Sanabria, en las que se veía con rostro ensangrentado e inflamado.

    Sin embargo, el estudiante le aseguró que se encuentra bien.

    "Los hematomas son más grandes, [pero] aquí seguimos fortalecidos en la lucha, aguantando, y no dándonos por vencidos en ningún momento", afirmó.

    El expolicía Fredd Mavares, recluido en El Helicoide tras ser incriminado por el asesinato de un periodista del canal estatal Venezolana de Televisión pero que tiene orden de excarcelación desde 2016 al ser declarado inocente, habló en la noche del miércoles con la prensa local vía telefónica, y señaló que, cuando comenzó el motín, los custodios arrojaron gases lacrimógenos.

    Sanabria indicó que hasta el momento no se han producido nuevos enfrentamientos, pero aseguró que el lugar se encuentra rodeado por efectivos de la Guardia Nacional (componente del ejército), así como por efectivos de las fuerzas especiales.

    "Hasta el momento no han agredido, gracias a todo el apoyo internacional, porque sé que todo eso es gracias al apoyo que se está haciendo", sostuvo.

    A las 9:40 hora local (13:00 GMT) Sanabria dijo a Sputnik: "Nos encontramos aproximadamente casi 300 detenidos de forma pacífica, hemos tomado este lugar con barricadas, no hay violencia, no hay ninguna persona secuestrada, estamos todos pidiendo libertad".

    Familiares de reclusos denunciaron que en El Helicoide se viola el debido proceso.

    Además: Familiares esperan información de detenidos en el SEBIN

    "Es como si los encerraran ahí, sin límite de tiempo; a mi hijo cada vez que tiene audiencia no le aprueban el traslado o dicen que no hay patrulla; es decir, lo tienen encerrado porque supuestamente robó a un funcionario del SEBIN, pero no lo llevan a un juicio, y me han pedido hasta 700 dólares para el traslado", señaló una de las madres que permaneció en vigilia a las puertas de El Helicoide la madrugada del 17 de mayo.

    Las denuncias más frecuentes entre los familiares de los detenidos es el cobro en dólares para visitas, acceso de comida, traslados a tribunales.

    "A mi hijo lo detuvieron en las protestas de 2017 y le estaban cobrando 5.000 dólares a mi esposo para verlo", señaló otra de las madres, que pidió no ser identificada por temor a que una vez culminara el motín los funcionarios tomaran represalias contra su hijo por revelar los sobornos.

    Los privados de libertad solicitan que la prisión sea intervenida para que se cumpla el debido proceso y se otorgue la libertad a quienes poseen boleta de excarcelación, como es el caso de Mavares y otros 13 policías que fueron detenidos junto a él y declarados inocentes en 2016.

    Además, solicitan el traslado a centros médicos de los detenidos que lo requieren y a tribunales el día de las audiencias.

    Asimismo, los privados de libertad confirmaron la noche del miércoles que el Ministerio Público había enviado un representante, tal como lo había indicado Saab.

    De acuerdo con información dada a conocer por los familiares, en el SEBIN hay 265 detenidos, de los cuales 54 son por "motivos políticos", cuatro son menores de edad y 30 mujeres.

    En cuanto a la comunicación con los medios, indicaron que en la noche no fue posible mantenerse en contacto debido a que el SEBIN ha utilizado inhibidores de señal, dejándolos por momentos desconectados.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    medicamentos, comida, detenidos, Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, Venezuela