19:00 GMT +321 Noviembre 2018
En directo
    El banco central de Argentina en Buenos Aires

    El Gobierno argentino "está ganando tiempo con las Lebac para negociar con el FMI"

    © AP Photo / Victor R. Caivano
    América Latina
    URL corto
    411

    Sputnik consultó al economista Juan Valerdi, profesor de la Universidad de la Plata, para explicarte qué son las Lebac y por qué se ha instalado la idea de que existe un desequilibrio entre el nivel de las reservas, el total de pasivos (incluyendo las Lebac) y el tipo de cambio, que este martes 15 podría generar un desplome de la economía nacional.

    Las Lebac son las Letras del Banco Central, títulos de deuda a corto plazo que se emiten para "quitar pesos de la calle". "Se hace fundamentalmente para que con ese dinero no se compren dólares ni cosas, para que no haya inflación", explicó.

    En este caso la sociedad argentina está conmovida porque el martes 15 vencen Lebac por 670.000 millones de pesos argentinos (unos 28.000 millones de dólares) que se emitieron 28 días atrás. El monto equivale a la mitad de la reserva actual del Banco Central, que se sitúa por debajo de los 54.000 millones de dólares.

    Este martes los compradores de esos bonos, mayoritariamente bancos nacionales y fondos locales (como los de jubilaciones y pensiones), podrían liquidarlas o renovar el plazo de deuda.

    Según publicó Infobae, los bancos se comprometieron a renovar las Lebac que les vencen mañana. A cambio, el Banco Central modificará temporalmente los requisitos de los encajes (la plata que los bancos deben mantener inmovilizada) para que puedan disponer de más efectivo. En otras palabras, la medida del Banco Central significa que los bancos dispondrán de muchos más pesos en este contexto de posible corrida cambiaria.

    El economista consultado por Sputnik explicó que el "juego del mercado" es especular sobre cuál sería la tasa mínima que los compradores aceptarían para renovar las Lebac a pesar de los "posibles riesgos".

    Uno podría ser que no se paguen, aunque es "bajísimo" porque es el mismo Banco Central el que emite los pesos para pagar. "En todo caso podría emitir un bono compulsivo a 10 años para sacarse esta bola de nieve de encima", agregó.

    Si sucede, habría un problema, porque los bancos no podrían pagar las Lebac cuando se venzan. Los bancos pagan la compra de Lebac con el dinero de los ahorristas en pesos, a los que les pagan como máximo una tasa de 25%, si el Banco Central paga a los compradores de Lebac 40%, se hace un negocio porque los bancos ganan más pesos de los que pagan a sus ahorristas.

    "Lo que estuvo pasando en los últimos días —explicó Valerdi- fue que el Banco Central salió a comprar y vender Lebac y dólares, de manera tal de afectar el precio de las Lebac y por lo tanto la tasa implícita que paga".

    La semana pasada las Lebac llegaron a rendir 50%, porcentaje que está por fuera de la franja del nuevo corredor de tasas que va hasta el 47% aproximadamente. A su vez, en las últimas dos semanas la autoridad monetaria ha sacrificado unos 2.000 millones dólares, a los que se suman otros 6.700 millones vendidos entre el mes de marzo y abril.

    Además: El crédito argentino con el FMI es la "crónica de una muerte anunciada"

    "Los bancos necesitan que no se convierta en una corrida cambiaria, es decir, que los ahorristas no cambien los pesos a dólares, porque eso se convierte en una corrida bancaria. Ya hay un gran problema porque la gente está cambiando, y si no ayuda el Gobierno, se le puede volver en un boomerang en contra", explicó.

    Cuanto más se renueven las Lebac este martes 15 y menos se cobren, el Banco Central deberá inyectar menos pesos y de esta forma se aliviarían las presiones sobre el dólar, que este lunes otra vez se fortaleció frente al peso argentino, hasta alcanzar las 25,5 unidades por cada divisa estadounidense.

    "El Banco Central no se va a encontrar con una sorpresa", aseguró Valerdi. Cuando los tenedores vayan a canjear los bonos, "seguramente se los paguen a una tasa muy alta, 40% o 45%; pero el que está del otro lado, sea un banco, un fondo de pensión o un minorista, sabe que esa tasa no puede durar mucho tiempo sin que explote todo", agregó.

    "El Banco Central y el Gobierno están tratando de ganar tiempo hasta que cierren el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque una vez que cierren supuestamente tendrían más aire para decir que está todo encaminado y que no hay tanto riesgo", explicó el economista.

    Valerdi se refería al préstamo financiero solicitado el 8 de mayo por el presidente argentino Mauricio Macri para atravesar una coyuntura económica difícil, con un alza del dólar sin precedentes.

    Más información: Estos son los países de América Latina que más dinero deben al extranjero

    A cambio de un crédito stand-by de alto acceso, se estima que el FMI pedirá bajar el gasto público, revisar las jubilaciones, plantear una reforma laboral, y bajar las cargas patronales, de acuerdo a las recomendaciones que realizó la entidad crediticia en su último informe sobre la situación económica del país.

    "El FMI quiere que el dólar suba, el Gobierno no tanto porque va a impactar en la inflación, pero no tiene mucha más opciones, entonces creo que va a seguir subiendo en parte por las Lebac y en parte porque es una cuenta regresiva hasta dentro de un mes cuando vuelvan a vencer varios cientos de miles de millones", aseguró el economista.

    "Están ganando tiempo mientras corre el reloj de la bomba", recalcó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Empresa ferroviaria rusa reinaugura un taller en Argentina
    Dólar en Argentina rompe nuevo récord y el Banco Central vende reservas
    Etiquetas:
    dólar, Banco Central de Argentina, Fondo Monetario Internacional (FMI), Mauricio Macri, Argentina