En directo
    Soldados de la Fuerza Expedicionaria Brasileña (FEB), durante la segunda agresión de la batalla de Monte Castello el 29 de noviembre de 1944, cerca de Torre Corneta, Italia

    Este es el país sudamericano que más soldados envió a la Segunda Guerra Mundial

    CC0 / Wikimedia Commons / Força Expedicionária Brasileira
    América Latina
    URL corto
    7243

    En 1944 Brasil envió 25.834 hombres y mujeres a Italia a combatir contra el Eje y logró que 20.174 enemigos se rindieran. Es el país sudamericano que más contingentes movilizó. Sputnik conversó con un especialista para explicarte por qué Brasil entró en guerra y cómo fue su desempeño.

    La insignia que los soldados de la Fuerza Expedicionaria Brasileña (FEB) llevaron como identificación a la Segunda Guerra Mundial fue el de una cobra fumando una pipa; un símbolo inequívoco del entredicho en el que se encontraba el país: era más probable que una cobra fumase a que Brasil entrase en guerra.

    Insignia de la Fuerza Expedicionaria Brasileña (FEB)
    Insignia de la Fuerza Expedicionaria Brasileña (FEB)

    "A pesar de todo el trabajo de Estados Unidos para alejar a Brasil de las fuerzas del Eje, Getúlio Vargas [presidente de facto] mantenía neutralidad al conflicto", explicó a Sputnik André Luiz, gestor de Ecos da Segunda Guerra.

    En 1937 Vargas dio un golpe de Estado. Tres años después anunció la posibilidad de construir una siderúrgica en suelo brasileño con el apoyo de la industria alemana Krupp. Ante tal situación Estados Unidos inmediatamente concedió un crédito para financiar la siderúrgica, dejando a Alemania afuera del negocio, contó el especialista.

    "El presidente [Franklin D.] Roosevelt era consciente de que las inclinaciones ideológicas de Vargas eran más cercanas a los ideales del Eje que a los propósitos de los Aliados —sostuvo Luiz-. No faltaron esfuerzos estadounidenses para conseguir el apoyo brasileño", agregó.

    A pesar de que el negocio implicó el estrechamiento de los lazos entre ambos Gobiernos, Vargas continuó manteniendo su posición de neutralidad hasta agosto de 1942, cuando unos submarinos alemanes atacaron a varios buques de la Marina Mercante brasileña en el Atlántico y hundieron 18 barcos que llevaban materias primas para los Aliados.

    Portada del periódico El Globo con el titular del hundimiento del navío brasileño Buarque, en febrero de 1942
    Portada del periódico El Globo con el titular del hundimiento del navío brasileño Buarque, en febrero de 1942

    El hecho "acentuó la opinión pública en pro de una respuesta del Gobierno brasileño", afirmó Luiz. El 22 de agosto de 1942 Brasil le declaró guerra a Alemania e Italia.

    "La campaña diplomática de Estados Unidos finalmente daba éxito. A principios de los años 90 un documento reservado del Ejército estadounidense se hizo público y reveló que Estados Unidos planeaba invadir Brasil si Vargas no se unía al bloque", explicó el investigador.

    Así fue como en 1944 llegó la primera parte del contingente brasileño a combatir en Europa. Estos soldados conocidos como "pracinhas" (diminutivo de plaza o soldado raso) formaron parte del único frente de Sudamérica en batalla.

    El regimiento actuó en conjunto con el 371º estadounidense, conformado por afroamericanos y otras unidades menores, ya que la segregación racial fue imposible de sortear. De todas formas, juntos formaron la Task Force 45 y liberaron el Valle del Río Serchio de la ocupación alemana, con las victorias en Massarosa, Camaiore y Monte Prano, contó Luiz.

    Centro de Documentación de la II Guerra Mundial. Medalla de Guerra, condecoración a todos los integrantes de la Fuerza Expedicionaria brasileña, Medalla Sangre de Brasil, condecoración a los heridos o muertos en la Segunda Guerra Mundial.
    Centro de Documentación de la II Guerra Mundial. Medalla de Guerra, condecoración a todos los integrantes de la Fuerza Expedicionaria brasileña, Medalla Sangre de Brasil, condecoración a los heridos o muertos en la Segunda Guerra Mundial.

    En noviembre de 1944, ya con la División completa, encomendaron a la FEB expulsar a las tropas alemanas de los Apeninos, que con fuego de artillería impedían el avance de los Aliados en el sector principal del frente italiano, situado entre el centro de Italia y el mar Adriático. De este modo se inició la segunda y más larga etapa de la campaña de la FEB, encargada de conquistar el complejo formado por Monte Castello, Belvedere y otras posiciones montañosas en sus alrededores, explicó el especialista.

    Después de algunos intentos sin éxito, percibieron que el trabajo sería mucho más difícil de lo previsto: durante el intenso invierno entre 1944 y 1945 los soldados brasileños enfrentaron temperaturas de hasta —20º C, sin considerar la sensación térmica, en los Apeninos.

    "Además del exceso de nieve, humedad [y el hecho de que] no estaban acostumbrados a ese clima, las tropas brasileñas fueron atacados constantemente por los alemanes, que intentaban acabar con su resistencia física y psicológica a través de pequeñas escaramuzas", aseguró Luiz.

    Algunas de las hazañas de los guerreros brasileños

    La FEB permaneció 239 días en combate. De las 44 divisiones de Estados Unidos que combatieron en toda la Segunda Guerra Mundial, en todos los frentes, sólo 12 estuvieron ininterrumpidamente más días en combate que la división brasileña.

    Las principales victorias de la FEB fueron en Massarosa, Soprassasso, Camaiore, Monte Prano, Barga, Monte Castello, Galliano, Marano Sur Panaro, Torre de Nerone, Castelnuovo, Montese, Paravento, Zocca, Collecchio y Fornovo di Taro.

    A lo largo de toda su campaña, la FEB aprisionó a dos generales, 493 oficiales y 19.679 soldados enemigos.

    La única división alemana capturada íntegramente (la N°148) por una fuerza aliada antes de su rendición fue aprisionada por la 1ª División Brasileña.

    Algunos soldados brasileños recibieron un homenaje alemán singular. Durante la toma de Montese tres soldados de las FEB salieron en misión de patrulla y se encontraron con toda una compañía del ejército enemigo; a pesar de que podían rendirse no lo hicieron y murieron luchando.

    "Como reconocimiento a la valentía y al coraje de aquellos soldados y por el modo en que combatieron, los alemanes los sepultaron junto a una cruz con la inscripción ‘drei brasilianischen helden' (tres héroes brasileños)", contó Luiz.

    En el patio de graduación del batallón al que pertenecían hay un monumento que reverencia a Geraldo Rodrigues de Souza, Arlindo Lúcio da Silva y Geraldo Baeta da Cruz.

    Además:

    "Se busca restarle al pueblo ruso su protagonismo en la Segunda Guerra Mundial"
    Emulan las hazañas del avión IL-2 durante la Segunda Guerra Mundial (vídeo)
    Etiquetas:
    Segunda Guerra Mundial, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik