En directo
    Bolívares venezolanos (archivo)

    En Venezuela el dinero se compra en efectivo y hasta el triple de su valor

    © REUTERS / Ueslei Marcelino
    América Latina
    URL corto
    Magda Gibelli
    124

    CARACAS (Sputnik) — El bolívar, la moneda oficial venezolana, pasó este año a venderse como mercancía en cualquier tienda o comercio y a precios que en algunos duplican y triplican su valor. La razón es la falta de circulante en un contexto de hiperinflación.

    "Hace una semana conseguí efectivo barato; necesitaba urgente para poder pagar mis pasajes para ir al trabajo y me lo vendieron al 70%, pero mi hermana ha comprado hasta en 200% en Puerto Ordaz, estado Bolívar (sur)", dijo a esta agencia Mirelbis Bastidas, empleada de una zapatería del este de Caracas.

    Bastidas necesita 192.000 bolívares al mes (0,85 dólares en el mercado paralelo) para cubrir los gastos del transporte público de su casa al trabajo y viceversa en este país donde el billete de mayor denominación es el de 100.000 bolívares.

    Pero los bancos y los cajeros automáticos cuentan con muy poco efectivo, mientras las plataformas digitales y los pagos con tarjeta de débito no siempre están disponibles y muchas veces no funcionan.

    Así, cuando un venezolano recibe el billete de mayor denominación no se alegra, porque necesita papel moneda menor para pagar servicios de bajo costo como el transporte, el combustible o la tarifa del estacionamiento.

    Recurre entonces a infinidad de tiendas, desde una panadería hasta un chiringuito informal, que incluso ofertan su servicio colgando los billetes en los escaparates.

    Le puede interesar: "Venezuela podría incrementar frecuencia de aumentos de salario"

    La operación es sencilla: el comerciante entrega el efectivo requerido al cliente y este le paga con su tarjeta de débito o le realiza una transferencia electrónica desde su cuenta bancaria; el problema es el precio que cobra el comerciante por tal servicio.

    "Cuando he comprado dinero en efectivo al portugués de la panadería cerca de mi casa, me lo vende al 150% si le pido sencillo [billetes de baja denominación], pero lo vende a 70% si le acepto los billetes de 100.000", dijo a Sputnik un residente del sureste de Caracas, Miguel Mota.

    El economista Henkel García, director de la consultora Econométrica, explica que se trata de una distorsión del efectivo circulante.

    "Realmente han impreso una cantidad de billetes importantes, solo de enero para acá han impreso entre 2.600 y 2.800 millones de billetes, lo que pasa es que el 70 u 80% de los billetes que han mandado a emitir son de 500 y de 1.000 bolívares, y es un monto muy pequeño, porque no se distribuyó como debía, además está la ausencia del billete de 50.000, y todo eso hace tan complicado cambiar un billete de 100.000 bolívares", explicó.

    El 16 de enero de 2017, entró en vigencia un nuevo grupo de billetes de mayor denominación, que debía sustituir progresivamente a los que estaban en circulación.

    Más aquí: El panal, la nueva moneda de una comuna de Caracas 

    Pero la distribución de esos nuevos billetes "fue muy lenta para la urgencia que había debido a la inflación", dijo García.

    En 2017 la inflación fue de 2.616%, según la estimación que realiza la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), pues el Banco Central no publica datos de la evolución del índice de precios desde 2015.

    La trabajadora independiente Minerva Fuentes lo expone de forma más sencilla: a inicios del año pasado compraba una bebida gaseosa con un billete de 1.000 bolívares, pero ahora necesita unos 150 billetes de esa denominación para hacer la misma compra.

    "Al principio, cuando salieron esos billetes, alivió un poco, pero luego todo fue subiendo y aunque uno ve más billetes de 1.000, ya no alcanzan para nada, salvo para pagar el pasaje, y el de 500 solo para pagar la gasolina", añadió.

    Comida y repuestos más baratos

    Así como la venta de efectivo prolifera en comercios, mercados y terminales de pasajeros de todo el país, también se multiplica la venta de productos hasta con 50% de descuento si se pagan en efectivo.

    "Yo soy jubilado y cuando me pagan la pensión, me voy a San Félix, ciudad del estado Bolívar (sur) para comprar comida en los buhoneros [comerciantes informales], y así compro mucho más que pagando con las tarjetas", contó a esta agencia José Márquez.

    Además del dinero en efectivo de su pensión de 549.705 bolívares mensuales (2,38 dólares), Márquez va todos los días a retirar dinero de las cuentas que tiene en cuatro bancos nacionales.

    "Así sobrevivo, compro arroz, azúcar, pasta, harina de maíz y hasta pan y leche", añadió.

    Mary Coronado relata que compró un repuesto para su automóvil a la mitad de precio, porque pagó en efectivo.

    Lea más: Venezuela pasó de la escasez al sobreprecio de alimentos

    "El parabrisas de mi carro (auto) lo estaban vendiendo en seis millones y me lo dejaron en tres millones, pero el hombre que me lo vendió fue claro, me dijo que solo en efectivo me haría el descuento", dijo.

    Poco dinero en el banco

    Esta agencia preguntó a al menos 10 personas en la capital venezolana si depositarían en el banco el dinero si reciben un millón de bolívares en efectivo: todas contestaron que no.

    "Guardaría el dinero en mi casa, bajo el colchón de ser necesario, para cubrir los gastos que tengo en efectivo, pero obviamente no lo depositaría en el banco, porque ¿cuánto tiempo tendría que invertir para retirarlo por el cajero [automático] o en las taquillas? Toda una vida", afirmó María Fernanda Mijares, residente del centro de Caracas.

    El monto máximo que se puede retirar de un banco, cuando este tiene efectivo, es de 10.000 bolívares, a menos que se corra con suerte y entreguen billetes de 100.000, algo que casi nunca sucede.

    Bolívares venezolanos
    © REUTERS / Carlos Garcia Rawlin
    "Tenemos menos de un tercio del efectivo en circulación que deberíamos tener, cuando revisas la situación en los bancos es aún peor (…), normalmente en los bancos hay alrededor de 2 o 3% de toda la masa monetaria en efectivo y lo que hemos visto es que está alrededor de 0,3% o menos", detalló el economista García.

    El también economista Tony Boza, asesor del Gobierno y conductor de un programa del canal estatal Venezolana de Televisión, señaló "que solo 25% del dinero regresa a los bancos".

    Escuche: Venezuela bajo el asedio de un dólar de guerra

    "De toda emisión de dinero que exista por parte del Banco Central para garantizar la liquidez necesaria, sobre todo el efectivo, apenas un 25% regresa a los bancos", dijo Boza para agregar: "¿Qué significa esto? Que el otro 75 se está extrayendo del país y sirve por ejemplo para comprar combustible".

    Contrabando

    Según Boza, entre 40 y 50% de los productos que llegan a los estados del oeste fronterizos con Colombia (Zulia, Mérida, Táchira y Barinas), se van de contrabando.

    "Para estos productos venezolanos, incluyendo el combustible y los lubricantes, [el contrabando] se hace a través del menudeo y esto implica el uso del efectivo", de modo que una gran parte del circulante que debería estar disponible en todo el país, se concentra "en altísimo nivel" en la frontera con Colombia, explicó.

    Quien cuenta con efectivo adquiere del lado venezolano productos subsidiados, sobre todo gasolina y lubricantes, y los vende del lado colombiano obteniendo pingües ganancias, incluso si para obtener bolívares en efectivo deben pagarlos al doble o al triple de su valor.

    Ambos economistas consultados por Sputnik consideraron que los colombianos están interesados en bolívares por una sola razón: comprar gasolina y lubricantes.

    En virtud de los subsidios, con un solo dólar que en el mercado negro se cotiza a 230.726 bolívares se pueden comprar más 214.000 litros de gasolina.

    Por ello, García y Boza coinciden en que se debe eliminar el subsidio a la gasolina.

    Radio: El gobierno de Maduro sigue sin controlar la economía

    Sin embargo, para García la solución pasa por imprimir más billetes porque sin suficiente papel moneda no se podría ni siquiera aumentar el precio de la gasolina, porque los usuarios no tendrían dinero para pagarla.

    Boza cree en cambio que imprimir más billetes no solucionará la escasez mientras no se ponga freno al contrabando fronterizo que opera como "una especie de aspiradora" de bolívares.

    El Gobierno venezolano intentó diversas vías para detener el contrabando, la fuga de efectivo por las fronteras y la inflación, pero hasta ahora no lo ha logrado. 

    Además:

    Escasez de gasolina en el sur de Venezuela genera largas filas en estaciones de servicio
    El Gobierno de Venezuela evalúa el nuevo sistema cambiario
    Etiquetas:
    escasez, alimentos, dinero, bolívar, inflación, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik