En directo
    Producción agraria en Brasil

    ¿Por qué en América Latina persiste el problema del hambre?

    © Foto : Pedro Revellion
    América Latina
    URL corto
    890

    El 5 de marzo comenzó la XXXV Conferencia Regional para América Latina y el Caribe, auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en la bahía de Montego (Jamaica). Su objetivo, afrontar problemas como el hambre, el sobrepeso y la obesidad.

    Según el representante de la FAO para América Latina y el Caribe, Júlio Bendegué, "más de 42 millones de personas se van a dormir con hambre". Una cifra que ha aumentado en los últimos años a pesar de la nueva política para la lucha contra el hambre. Motivo por el cual, apuntó Bendegué, es necesario "discutir con los representantes de los países sobre cómo afrontar el problema" durante los tres días que durará la conferencia.

    Renato Maluf, economista y profesor adjunto del Curso de Posgrado en Desarrollo, Agricultura y Sociedad de la Universidad Federal Rural de Río de Janeiro, afirma a Sputnik que no tiene dudas de que los países latinoamericanos deberían "estar avergonzados" del hambre, ya que, en su opinión, el continente "cuenta con soluciones para resolver el problema".

    "Siempre conviene recordar que los niveles de hambre son una mancha [en la reputación de los países latinoamericanos] que siempre debe avergonzarnos porque se trata de un problema con soluciones bastante simples que no se ponen en práctica por la falta de voluntad política y por los altos niveles de desigualdad y pobreza en nuestra sociedad", explica, y añade que América Latina es una región "de injusticia social".

    Maluf, que llegó a ser presidente del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Brasil, relata a Sputnik cómo América Latina se encuentra en una posición inestable en lo que respecta a este tema.

    Lea más: Conferencia de FAO busca compromisos para frenar el hambre en Latinoamérica

    "Hasta hace poco íbamos, digámoslo así, en la buena dirección cuando los indicadores empezaron a mejorar en la mayor parte de los países. Sobre todo el Brasil. Y como Brasil es un país muy grande en comparación con el resto, lo que ocurre en él influye en gran medida en los resultados finales. Que Brasil dejase de estar en el mapa del hambre de la FAO en 2004 —lo que significaba que habíamos superado el hambre masivo—, fue un éxito tardío, hay que decirlo, porque no hay ni una sola razón por la que en Brasil la gente tuviese que pasar hambre. Pero fue una victoria importante".

    Añade que, cuando se reduce o se vence el hambre —algo que se consigue cuando el porcentaje de personas que lo padecen es inferior al 4%—, el hambre persiste en algunos de los estamentos sociales más vulnerables, como es el caso de la población indígena, los quilombos, la población rural de la Amazonia, etc.

    La conferencia organizada por la FAO abordó también problemas como la obesidad y el sobrepeso. Bendegué añade que, según los datos de la organización, en 26 países de América Latina y del Caribe las enfermedades relacionadas con la obesidad causan la muerte de 300.000 personas al año.

    Lea más: El hambre aumentó en América Latina y afecta a 42,5 millones de personas

    Además:

    La ONU cifra en 815 millones las personas que pasan hambre en el mundo
    El hambre en América Latina sumó en 2016 a 2,4 millones de personas
    Etiquetas:
    hambre, FAO, América Latina, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik