09:51 GMT +320 Septiembre 2018
En directo
    Santa Cruz de la Sierra, Bolivia (archivo)

    Biólogo: las ciudades bolivianas se "divorciaron" del cuidado al medioambiente

    CC BY-SA 3.0 / Ruditaly / Northern Skyline Santa Cruz
    América Latina
    URL corto
    0 10

    LA PAZ (Sputnik) — El acelerado crecimiento urbano en Bolivia dejó de lado los principios básicos de respeto y protección al medioambiente , y esa es una de las causas de los desastres naturales que afectan al país, dijo a Sputnik el biólogo Enrique Richard, profesor de la Universidad Mayor de San Andrés.

    "En estos momentos las ciudades están divorciadas de los ecosistemas, y en ese divorcio perdemos el respeto a la tierra", señaló Richard al referirse a los desastres naturales registrados el pasado mes de enero en al menos ocho de los nueve departamentos de Bolivia y que hasta la fecha han afectado a más de 17.000 familias.

    El presidente de Bolivia, Evo Morales, con los afectados por desastres naturales en el país
    © REUTERS / Reynaldo Zaconeta/Courtesy of Bolivian Presidency
    Al no existir ningún tipo de control, continuó, "se termina por construir donde no se debería".

    El experto también advirtió que las riadas y los aludes de lodo provocados por las intensas lluvias que arrasaron las localidades de Tiquipaya, en el departamento de Cochabamba (centro), Tupiza, en Potosí (sur), y Yacuiba, en Tarija (sur), son una muestra de la urbanización caótica en el país y la depredación de los bosques.

    Escuche: "Desastres naturales en Bolivia son producto del cambio climático y la deforestación"

    "Estamos reemplazando el bosque que sostiene el suelo, por eso cuando llueve torrencialmente el agua empieza a lavar el suelo y provoca que haya deslizamiento de tierra, que es lo que conocemos como la mazamorra que se han producido en sitios como Tiquipaya", explicó Richard.

    Ciudades sostenibles

    En ese sentido, planteó la necesidad de avanzar hacia la formación de ciudades sostenibles que guarden armonía entre el crecimiento urbano y los espacios verdes, como postula la Organización de las Naciones Unidas.

    "Dentro de los principios de sostenibilidad tenemos los criterios de ciudad sostenible, que implica justamente construcciones que a su vez incluyan una mayor cantidad de espacios verdes y promuevan la generación de reservas naturales urbanas", continuó el especialista, quien también expresó su preocupación por la falta de educación ambiental y el incumplimiento de las normas nacionales de protección del medioambiente.

    De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se requiere un mínimo de 10 metros cuadrados de espacio verde por ciudadano, recordó el docente y destacó la importancia de estas áreas no solo como barreras ante la contaminación ambiental, sino como verdaderos filtros ante el excesivo ruido que predominan en las grandes urbes.

    Las ciudades sostenibles permitirían la protección del medioambiente, además de mejorar la calidad de vida de sus habitantes porque "está comprobado que los espacios verdes disminuyen el estrés y por tanto la criminalidad".

    Es más, al estar en contacto con la naturaleza en la misma ciudad, habría mayor un respeto natural hacia la tierra y así "los niños no creerían que la comida viene del supermercado", ironizó Richard.

    "Hay que conservar los bosques para evitar las riadas que se llevan pueblos enteros, porque hay un nexo entre la ciudad y el ecosistema que la rodea", concluyó el experto.

    Los desastres naturales registrados en Bolivia en lo que va de año han generado un amplio debate entre las autoridades nacionales y locales acerca de las consecuencias de la tala de bosques y las construcciones ilegales en varias capitales del país. 

    Le puede interesar: Bolivia impulsa un modelo integral para revalorizar los bosques

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Bolivia promueve en la ONU declaración de derechos universales de la Madre Tierra
    Etiquetas:
    medio ambiente, desastres naturales, inundación, Bolivia