00:56 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    Bandera de Bolivia (archivo)

    El conflicto social ahondó diferencias entre bolivianos y marcó la agenda en 2017

    CC BY 2.0 / Juan_Alvaro / Lago Titicaca - bandera boliviana
    América Latina
    URL corto
    0 10

    LA PAZ (Sputnik) — La ausencia de mecanismos de prevención y resolución de conflictos en Bolivia ahonda fisuras sociales y revela problemas estructurales no resueltos en este país sudamericano, dijo a Sputnik el abogado y experto en conflictividad Gonzalo Párraga.

    "En el proceso político que vive Bolivia se ha impuesto una conflictividad destructiva que está generando fisuras en la sociedad boliviana en deterioro de los derechos humanos", dijo el especialista.

    Párraga, responsable de atención y resolución de conflictos de la Defensoría del Pueblo entre 1999 y 2006, se refirió a una secuencia de diferendos que vivió el país en 2017 con altos niveles de confrontación.

    Bolivia tuvo al menos cuatro frentes de conflictos que fueron resueltos por el agotamiento de los movilizados ante la falta de escenarios de diálogo.

    Estos se manifestaron con los productores de coca de los Yungas de La Paz (oeste), que rechazan la Ley General de la Coca en marzo, y con los indígenas del Tipnis (centro) que se oponen a la construcción de una carretera por esa reserva natural, entre agosto y noviembre.

    Los otros dos frentes los protagonizaron los campesinos de Achacachi (oeste) que se alzaron contra la corrupción de su alcalde entre julio y agosto; y los médicos que mantienen una huelga general de 37 días desde noviembre.

    Lea más: Gobierno boliviano advierte móviles políticos en protestas campesinas en La Paz

    "Estos conflictos han mostrado una sociedad sin un portavoz que invoque ante las autoridades el respeto a los derechos humanos y la democracia y genere espacios para el diálogo", dijo Párraga.

    El especialista advirtió que "en este momento estamos en un deterioro progresivo del Estado de derecho y una devaluación de los valores y principios democráticos".

    El Gobierno, opinó, carece de una política de resolución de conflictos y se empeña en encararlos "bajo la lógica de la exclusión, la agresión y la judicialización de la política para eliminar al adversario".

    "El Gobierno difícilmente podrá llevar adelante un diálogo democrático, porque no promueve una cultura democrática", insistió Párraga.

    Más aquí: Grupos indígenas de Bolivia firman pacto para enfrentar al Gobierno de Evo Morales

    En su opinión, es urgente construir una cultura de paz y de diálogo de entender al otro, "pero fundamentalmente de actuar en el marco de la honestidad, de reconocer al otro como ser humano y no verlo como un enemigo".

    Falta de estrategia

    Por su parte, el presidente de la Comisión de Justicia Plural de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, admitió que el Gobierno no cuenta con un mecanismo para resolver los conflictos que ocurren en el país.

    "Hay que decir autocríticamente que no hubo una política coherente para apagar este tipo de conflictos; otrora había mecanismos para prevenir el conflicto y hoy estamos viendo que ese mecanismo está fallando en algunos ministerios", dijo a Sputnik el legislador del gobernante Movimiento Al Socialismo.

    Asimismo, Borda observó que el Gobierno debe mejorar su capacidad de comunicación y socialización de las normas que aprueba la Asamblea Legislativa a fin de evitar protestas de los sectores involucrados.

    "En 2017 se han producido conflictos a raíz de leyes aprobadas por el Gobierno, como el caso del sector minero, comerciantes, cocaleros y ahora de los médicos, y no hemos tenido la capacidad suficiente para hacer una socialización y hacer partícipes a los actores involucrados", reflexionó Borda.

    Además, el diputado oficialista advirtió que muchas protestas reivindicativas se vieron cruzadas por intereses políticos que buscan "desestabilizar" al Gobierno de Evo Morales.

    "Ahora la derecha se involucra en demandas eminentemente sectoriales, como la de la salud, para generar precisamente desestabilización política", dijo.

    En su opinión, 2018 será un año mucho más conflictivo por la proximidad con las elecciones generales de 2019.

    "Hay que estar preparados, va a ser un año prelectoral y seguramente muy conflictivo", advirtió.

    Bolivia cierra este 2017 con un inédito paro médico y la decisión del Gobierno de Morales de no dialogar con los huelguistas y de movilizar a funcionarios del Estado para enfrentarlos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Analista boliviano advierte que reserva del Tipnis corre el riesgo de quedar sin dueños
    Sindicatos de Bolivia se suman a defensa del parque nacional Tipnis
    Productores de coca afines a Evo Morales amenazan con tomar hospitales ante paro médico
    Organismo de derechos humanos pide al presidente de Bolivia dialogar con médicos en huelga
    Etiquetas:
    minería, desigualdad, conflicto, Bolivia