09:31 GMT +312 Diciembre 2017
En directo
    Violencia contra la mujer (imagen referencial)

    Estado mexicano acusado en Corte Interamericana por abusos sexuales contra 11 mujeres

    © REUTERS/ Ivan Alvarado
    América Latina
    URL corto
    0 10

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El Estado mexicano fue acusado en audiencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por la violación de garantías fundamentales perpetrada por policías que cometieron abusos sexuales y torturas contra 11 mujeres, al reprimir en 2006 protestas en las calles del pueblo de San Salvador Atenco (centro-sur).

    "El Gobierno de México reiteró que el Estado mexicano condena categóricamente cualquier violación a los derechos humanos que ocurra en nuestro territorio y, en particular, cualquier acto de discriminación o violencia contra las mujeres", dijo ante los jueces de la Corte el vicecanciller para Asuntos Multilaterales y DDHH, Miguel Ruiz Cabañas.

    Durante las audiencias de dos días en la sede de San José, Costa Rica, que terminaron este 17 de noviembre, las 11 mujeres ofrecieron sus testimonios con el llanto contenido, al relatar los detalles de profundos traumas sufridos por las atrocidades cometidas por los policías en las que resultaron "golpeadas, sometidas, humilladas, e insultadas".

    Las agresiones incluyeron "tocamientos y la introducción de dedos en la vagina", y en un caso "penetración en el ano", mientras que médicos legistas y agentes del Ministerio Público federal de México las maltrataron, les negaron apoyo, al extremo de que "fueron socarrones al desestimar sus denuncias" y pusieron en duda sus testimonios.

    Lea más: AI denuncia torturas y abusos sexuales a mujeres en cárceles de México

    En marzo de 2013, el Gobierno "reconoció la responsabilidad internacional del Estado mexicano por las violaciones a derechos humanos cometidas contra un grupo de 11 mujeres, con motivo de los hechos suscitados en el municipio San Salvador Atenco" el 3 y 4 de mayo de 2006, se dijo en la audiencia

    Ese municipio se encuentra en el estado de México, que rodea la capital del país y estaba gobernado entonces por el actual presidente Enrique Peña Nieto.

    En virtud de que México reconoce la competencia contenciosa de la Corte desde 1998, el Gobierno de México ratificó su "apertura a instancias internacionales en materia de derechos humanos", dijo el vicecanciller.

    Reparación del daño 

    El Gobierno de México informó a la Corte Interamericana que puso a disposición de las víctimas y sus familiares el acceso a un fondo especial de atención creado específicamente para este caso.

    Ese fondo "comprende medidas de rehabilitación, apoyos educativos, atención integral a la salud médica y psicológica, y compensación económica", informó la cancillería mexicana en un comunicado.

    Desde la fecha de las agresiones, cometidas en el último año del Gobierno de Vicente Fox (2000-2006), las autoridades federales mexicanas "reforzaron las acciones para fortalecer las investigaciones y los procedimientos de responsabilidad penal y administrativa correspondientes (…) para evitar la repetición de hechos similares".

    Las víctimas rechazaron las medidas y acudieron ante máximo el tribunal interamericano en busca de justicia plena y "garantías de no repetición de los abusos".

    El Estado mexicano "es plenamente respetuoso de la decisión de las víctimas de no acceder a las medidas referidas, pero reitera su ofrecimiento de aplicar estas medidas de reparación si las víctimas así lo deciden", dice el comunicado de la cancillería.

    Al mismo tiempo el Estado del país latinoamericano, como parte acusada, "ha tomado diversas medidas de carácter estructural", en el marco del proceso, agrega.

    Hasta la fecha, por los "delitos de tortura y encubrimiento de tortura", han sido consignadas 52 personas ante las autoridades judiciales, incluyendo agentes de seguridad pública del estado de México, médicos legistas y personal de la Dirección General de Prevención y Readaptación Social, y un agente del Ministerio Público.

    La Suprema Corte de Justicia de México concluyó en febrero de 2009 que "elementos y mandos policiales maltrataron física y moralmente a las personas detenidas (incluyendo a las 11 mujeres víctimas del caso) incumpliendo, de esa manera, con los principios que deben regir el uso de la fuerza pública".

    Lea más: Senadoras de México señalan que violencia contra mujeres se agrava por impunidad

    La máxima Corte mexicana determinó, no obstante, que dichas violaciones graves a las garantías individuales y derechos humanos, "no se debieron a una estrategia estatal, ni obedecieron a órdenes ilícitas de autoridades superiores para preparar la agresión o urdir acciones contra los manifestantes".

    Los jueces de la Corte Interamericana no solo preguntaron sobre la tortura sexual, sino que examinaron el contexto político del operativo policial y los procesos judiciales contra las denunciantes, que luchaban contra expropiaciones de tierras comunales, donde las autoridades planeaban construir un nuevo aeropuerto internacional, que el Gobierno de Fox canceló en el marco de las protestas en 2002.

    Una de las víctimas, Angélica Patricia Torres declaró que "en ese tiempo vi un mensaje en la televisión, en el que el gobernador (Peña Nieto) decía que mentíamos".

    Los magistrados interamericanos pidieron el nombre del entonces gobernador del estado de México y, como resultado, el presidente Peña Nieto fue mencionado en la audiencia por las víctimas.

    Además:

    Defensores de DDHH celebran ley contra tortura "generalizada" en México
    Etiquetas:
    denuncia, abuso sexual, Corte Interamericana de Derechos Humanos, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik