21:51 GMT +311 Diciembre 2017
En directo
    Una niña (imagen referencial)

    Prohibir el matrimonio infantil en Guatemala y El Salvador es insuficiente

    CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    María García Arenales
    0 0 0

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La prohibición del matrimonio infantil en El Salvador y Guatemala es un gran avance para las niñas que veían interrumpidos sus planes de vida al casarse, pero no es suficiente para combatir la violencia sexual que tanto afecta a ambos países, dijeron expertas consultadas por Sputnik.

    "Una ley no significa aplicación inmediata, ni siquiera justicia, y aún sucede en el interior de Guatemala que cuando se da una violación (algunas) autoridades siguen casando a las niñas con hombres mucho mayores para evitar ligarlos luego a un proceso por ese delito", explicó a esta agencia la directora de la asociación guatemalteca La Alianza, Carolina Escobar Sarti.

    No obstante, la especialista consideró que la prohibición del matrimonio infantil "es una buena medida a la que ahora toca dar seguimiento y monitorear su implementación" para que no solo sea una norma jurídica y pueda convertirse en "una conducta social que cambie imaginarios que han sido seculares en el país", donde la normalización de la violencia sexual es muy fuerte, añadió.

    Cuando un menor de edad contrae matrimonio se le interrumpen todos los procesos de desarrollo de vida, "procesos educativos y emocionales, pero también el comunitario y familiar", y quienes han resultado más perjudicadas son las niñas porque "ellas se quedaban en el ámbito privado, sin recursos económicos", agregó Escobar Sarti.

    El 17 de agosto tanto Guatemala como El Salvador derogaron las excepciones que permitían el matrimonio infantil en sus respectivos parlamentos.

    En el caso salvadoreño, el matrimonio infantil estaba permitido cuando los menores de 18 años tuvieran un hijo en común o si había embarazo, aunque necesitaban la autorización de los padres.

    Esto "en realidad daba lugar a una permisividad de la violación de las niñas", dijo a Sputnik la diputada del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Lorena Peña, uno de los impulsores de la prohibición.

    "Eso ocasionaba un daño a las que casaban y era un mensaje cultural de que en el fondo era normal que un adulto pudiera violar a una menor, por lo que ha sido un gran avance derogarlo", apuntó Peña, primera vicepresidenta de la Asamblea Legislativa de El Salvador.

    A través de una modificación del Código de Familia, el matrimonio infantil quedó prohibido en ese país centroamericano.

    Peña explicó a esta agencia que se trató de una iniciativa muy discutida, pues los sectores más conservadores estaban en contra de la reforma del Código de Familia.

    Pero la presión de las organizaciones de mujeres y de la sociedad salvadoreña también fue clave para conseguir después unanimidad en el pleno de la Asamblea.

    La diputada consideró que "en el mundo todavía el patriarcado justifica sutil o descaradamente la violencia de género en todas sus formas" y en El Salvador sigue habiendo una lucha muy fuerte de las mujeres "por recuperar nuestros derechos".

    Lea más: Congreso de Guatemala eleva de 14 a 18 años la edad para casarse

    No hay que olvidar que este es uno de los pocos países que prohíben de forma total el aborto, observó.

    En el caso guatemalteco, en noviembre de 2015 se aprobó un decreto que elevaba de 14 a 18 años la edad mínima para casarse de las niñas (en los niños era de 16 años), pero el Congreso dejó una excepción: a partir de los 16 años los menores de edad se podían casar con autorización de un juez.

    Sin embargo, el Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (OSAR) de Guatemala pudo comprobar que en muchas ocasiones los jueces autorizaban el matrimonio cuando las adolescentes de 16 años estaban embarazadas, sin importar si ese embarazo era producto de una violación.

    "Vimos que en el 90% de un total de 240 matrimonios, las menores de edad eran mujeres de 16 años y ahí encontramos parejas que les triplicaban la edad, con más de 50 años, y que una de las causas fundadas para los jueces era el embarazo porque argumentaban que el bebé tenía derecho a una familia y autorizaban el matrimonio", explicó a esta agencia la directora del OSAR, Mirna Montenegro.

    Finalmente en agosto de este año se eliminó esa excepción y ahora en ese país centroamericano solo se puede contraer matrimonio a partir de los 18 años.

    "La aprobación de ese decreto es un avance, pero sabemos que no es suficiente, en Guatemala te pueden casar jueces, alcaldes, abogados y ellos son quienes deben saber que el Código Civil ha cambiado y hay que trabajar la desnaturalización de las uniones tempranas y promover programas de empoderamiento de niñas y adolescentes para que no piensen que todo el futuro es casarse y aspiren a tener otro plan de vida", agregó Montenegro.

    Algunas de las razones de los matrimonios infantiles, continuó, son la pobreza, la falta de educación y el sistema patriarcal, fundamentalmente en el interior del país.

    "Se ve más en el interior, donde hay familias indígenas que directamente entregan a sus hijas, mientras que a nivel urbano lo que se da más son embarazos adolescentes entre jóvenes", aclaró.

    El 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña. 

    Además:

    Trata y explotación sexual infantil en República Dominicana
    Etiquetas:
    matrimonio infantil, prohibición, El Salvador, Guatemala
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik