16:01 GMT +323 Septiembre 2017
En directo
    Celebraciones del acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC (archivo)

    "Las FARC no hubieran firmado la paz si supieran del odio que les tiene la Colombia urbana"

    © REUTERS/ Fredy Builes
    América Latina
    URL corto
    546150

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Las FARC nunca hubieran firmado un acuerdo de paz con el Gobierno de Colombia si supieran del odio que generan entre los habitantes de las zonas urbanas del país, dijo a Sputnik la periodista Natalia Orozco, autora del documental 'El silencio de los fusiles', sobre el fin del conflicto armado.

    "Creo que ellos desconocen el odio que les tienen en la Colombia urbana; no son del todo conscientes; quizás si fueran conscientes no hubieran firmado ese acuerdo y no estarían expuestos y tan vulnerables", dijo la realizadora colombiana.

    Asimismo, añadió, que en las ciudades ignoran "el amor" que sienten los habitantes de las zonas rurales del país por los comandantes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).

    "Los heroifican (sic)", aseguró la autora, quien estuvo en Montevideo presentando su película en el marco del festival DocMontevideo, que finalizó en la capital uruguaya.

    'El silencio de los fusiles' narra el proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC, desde el anuncio de las conversaciones en La Habana, hasta la firma del acuerdo definitivo de paz y cese de hostilidades bilateral que alcanzaron ambas partes en noviembre de 2016.

    El documental, filmado durante cuatro años, incluye entrevistas a los principales actores de las negociaciones, entre ellos el presidente Juan Manuel Santos y el comandante de las FARC, alias 'Timoleón' Jiménez.

    Según Orozco, el objetivo de la película es mostrar que en el conflicto no hubo "buenos y malos", y que todas las partes involucradas (guerrilla, militares y paramilitares), "cometieron excesos".

    La autora tuvo acceso a la intimidad de los entonces todavía comandantes guerrilleros en La Habana y en los campamentos de la selva colombiana, y mantuvo varios encuentros con los delegados de paz del Gobierno, logrando de los entrevistados mucho más que simples declaraciones políticamente correctas sobre el proceso y lo ocurrido durante más de 50 años de conflicto.

    "Me impactó mucho que las familias de los guerrilleros muchas veces son absolutamente opuestas a la opción armada", contó Orozco, quien muestra en el documental cómo vive el comandante de las FARC alias Pablo Catatumbo las elecciones nacionales de 2014 junto a su madre.

    "La mamá de Pablo Catatumbo podría ser la jefa de campaña de Santos, es una santista enamorada de Santos, por completo", aseguró entre risas la cineasta que dijo empezar a entender que los seres humanos están llenos de contradicciones y no cree "que la gente sea buena o mala" pero sí en que "hay seres que tienen una esencia profundamente buena, que en medio de una guerra hacen cosas horriblemente malas".

    Según Orozco, la cercanía con los militares, los guerrilleros y el Gobierno, le permitió entender que las atrocidades cometidas durante el conflicto deben ser entendidas dentro de ese marco.

    "El arte de la guerra, la lógica de la guerra, es otra, y no puede ser mirada desde la moral civil; si empiezas por ahí te equivocas", afirmó.

    El futuro

    La transición de las FARC a la vida civil y política del país supone un desafío inmenso para Colombia, ya que esta nación durante tanto tiempo golpeada por la guerra se juega su futuro de paz.

    En este escenario la mayor incertidumbre tiene que ver con cómo se van a adaptar combatientes que hace años, y en algunos casos décadas, lo único que han hecho ha sido caminar la selva colombiana con un fusil al hombro.

    En el caso de los exguerrilleros esa incertidumbre se traduce también en temor.

    "Fue lo que más me conmovió; veía a ocho mil personas obligadas a saltar al vacío, con mucho miedo", dijo Orozco, quien aseguró que para los excombatientes entregar las armas es como estar "desnudos".

    Para la cineasta, los miembros de las FARC "son los seres más vulnerables" de América Latina y agregó que sus vidas corren peligro a "cada segundo".

    "Nunca en Colombia se han matado tantos líderes sociales, a esta velocidad, como ahora; cada dos o tres días están matando a uno", recordó la documentalista.

    Desde la firma del Acuerdo de Paz en noviembre pasado, más de 200 líderes sociales han sido asesinados en Colombia.

    En los últimos meses, nueve integrantes de las FARC fueron asesinados, al tiempo que la organización denunció un plan para atentar contra sus principales dirigentes.

    Esta situación, sostiene Orozco, puede ser un importante obstáculo para la paz, ya que si los excombatientes ven que sus vidas corren peligro se unirán a algunos de los grupos criminales que todavía actúan en algunas zonas del país.

    "Si no les cumplen, si ellos no ven expectativas, están rodeados de otros grupos buscando hombres y mujeres para reclutar; y si tú te sientes desprotegido, ¿qué haces?", inquirió.

    "No se trata de si eres bueno o malo, o si quieres o no estar en guerra: se trata de sobrevivir", afirmó.

    El documental, coproducción franco-colombiana, fue estrenado hace unos días en Colombia y ya fue visto por varios miles de personas.

    Además:

    Se acerca la paz: las FARC ya están en condiciones de pasar a la vida civil
    Fiscalía colombiana pide a FARC que amplíe su denuncia sobre plan para matar a sus líderes
    Misión de ONU en Colombia dice haber hallado 304 refugios de las FARC
    JEP otorga 718 libertades condicionadas a FARC y 269 a militares en Colombia
    Piden agilidad a Corte Constitucional de Colombia para recibir inventario de las FARC
    Etiquetas:
    FARC, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik