En directo
    La estatua del Cristo Redentor en Río de Janeiro

    Brasil no está preparado para prevenir ataques de Daesh

    © REUTERS/ Bruno Kelly
    América Latina
    URL corto
    0 22320

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Las autoridades brasileñas no están suficientemente preparadas para prevenir ataques del grupo terrorista Daesh, dijo el lunes a Sputnik el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de Paraíba, Marcos Alan Ferreira.

    "Brasil no está preparado para prevenir ataques terroristas" debido a "las dimensiones del país, a la magnitud del problema y, sobre todo, a que no tenemos un historial con este tipo de violencia", señaló el especialista, quien indicó que el panorama es similar en otros países de Latinoamérica, más centrados en sus problemas internos de inseguridad.

    Ferreira indicó que lo más parecido al terrorismo que sufrió Brasil fueron los ataques que la facción de narcotraficantes Primeiro Comando da Capital (PCC) realizó en São Paulo en 2006, sembrando el pánico en la ciudad incendiando autobuses y atacando a policías.

    A pesar de la falta de experiencia, Brasil vivió un antes y un después en cuestiones de seguridad internacional con la organización del Mundial de Fútbol de 2014 y de los Juegos Olímpicos de Río 2016, eventos en los que se reforzó la colaboración con países más experimentados en la materia, como Estados Unidos, y por primera vez se establecieron protocolos específicos antiterroristas.

    Esa cooperación internacional permitió que la Policía Federal brasileña detuviese en julio del pasado año, a pocos días que comenzaran los Juegos Olímpicos, a 12 presuntos integrantes del grupo de apoyo a Daesh denominado "Defensores da Sharia", que se coordinaba a través de las redes sociales para planear un atentado durante el macroevento deportivo.

    A pesar de la alarma inicial y de que el grupo seguía el mismo modus operandi que los terroristas que participaron en 2016 en los atentados de Orlando, Estados Unidos, o en 2015 en París, la policía verificó que el grupo estaba en un estado embrionario cuando fue desarticulado.

    Una de las principales herramientas con las que Brasil se dotó en los últimos años y que permitió este tipo de detenciones es la Ley Antiterrosimo, aprobada en marzo de 2016 por el Gobierno de Dilma Rousseff (del izquierdista Partido de los Trabajadores).

    La ley salió adelante pese a la polémica que generó, ya que diversos movimientos sociales temían ser criminalizados debido a que la definición de terrorismo era demasiado genérica, ya que, por ejemplo, un juez puede decidir si la quema de neumáticos en una carretera constituye o no un acto terrorista.

    "Es verdad que la ley es muy amplia, en realidad fue aprobada únicamente para cumplir los propósitos internacionales", señaló Ferreira al respecto, y recordó que la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó en 2002 la Convención Interamericana contra el terrorismo, que obligaba a los países miembros a dotarse de una ley específica.

    "Países como Argentina y Paraguay lo hicieron enseguida, pero Brasil lo fue postergando y aprobó una mezcla de propuestas de varios parlamentarios, rápido y a última hora", apunta el experto.

    De hecho, la ley salió adelante cuando quedaban menos de cinco meses para el comienzo de los Juegos de Río, cuando más se temía por un hipotético atentado de Daesh (autodenominado Estado Islámico y proscrito en Rusia y otros países).

    Amplias fronteras

    Frente a los relativos esfuerzos de las autoridades brasileñas por ponerse al día en materia de lucha antiterrorista, lo cierto es que Brasil cuenta con un desafío causado por sus dimensiones continentales, sus fronteras.

    La inmensa mayoría de los casi 17.000 kilómetros de frontera no están vigilados: "La policía y las Fuerzas Armadas reconocen que están desbordados", dijo Ferreira a esta agencia.

    "Un punto sensible es Foz de Iguazú (la triple frontera donde se juntan Brasil, Argentina y Paraguay), porque además de la cuestión fronteriza allí hay un (grupo de) población musulmana grande y la financiación de determinados grupos podría salir de allí; no se teme tanto un posible ataque como que se mande dinero a otros países", indicó Ferreira.

    Otra zona delicada es la fronteriza con Perú y Colombia, ya que en esos puntos existen diversas rutas muy transitadas por los traficantes de armas y de droga y se teme que los yihadistas de Daesh pudieran aprovechar esas vías ya abiertas.

    Así lo advirtió recientemente el director adjunto del Departamento de Nuevos Desafíos y Amenazas del Ministerio de Exteriores de Rusia, Dmitri Feoktístov, durante un discurso ante la OEA.

    En ese sentido, Ferreira dijo que se trata de "una afirmación que tiene sentido" y añadió que otra gran preocupación son los llamados "lobos solitarios".

    "A pesar de que Brasil no suele implicarse directamente en los conflictos de Oriente Medio, este es un tema que ningún país puede permitirse el lujo de ignorar", concluyó el especialista.

    Contamos lo que otros callan

    Busca en Twitter a SputnikMundo y descubre las noticias más actuales del acontecer mundial. Suscríbete para mantenerte al tanto.

    Etiquetas:
    amenaza terrorista, Daesh, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik