En directo
    Ciudad de México

    La corrupción endémica se resiste a morir en México

    CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    420

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La reciente puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) es un avance en México, pero su implementación ha sido entrampada por la resistencias de la clase política, dijo a Sputnik la experta María Amparo Casar.

    "Antes solo había una unidad de faltas de servidores públicos, ahora hay dos fiscalías especializadas, una de delitos electorales, otra de delitos anticorrupción", dijo Casar, presidenta ejecutiva de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, uno de los destacados organismos civiles que participó en el proceso legislativo.

    Sin embargo, hay obstáculos, por ejemplo, la designación del fiscal que encabezará el SNA ha sido postergada tres veces.

    "Esto es muy preocupante, porque si ese nombramiento se dilata por negociaciones políticas, no se muestra compromiso con la lucha contra la corrupción que la sociedad civil exige", dijo Casar, socióloga por la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Autónoma y doctorada por la Universidad de Cambridge.

    El Consejo Nacional de Anticorrupción debe sesionar por primera vez el próximo 4 de abril, "pero aún no tenemos el fiscal, que es una pieza central del nuevo sistema", lamentó Casar.

    Ese nombramiento ha sido bloqueado porque se trata de un cargo políticamente estratégico, y las fuerzas en el Congreso no encuentran acuerdo en ese y otros puestos autónomos del Estado, que deben ser aprobados por el Senado.

    "Está atorado políticamente, porque quien ocupe la Procuraduría General de la República (PGR), sería fiscal para ocho años, como indica la iniciativa presidencial, que la sociedad civil presiona para derogar", explicó la especialista en las complejas relaciones de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

    Una razón explica por qué ha sido obstaculizada esa decisión en el Senado: "Hay grupos que quieren imponer un paquete de nombramientos", reveló.

    "Nuestra sospecha es que negocian cuotas de cargos —explica—, como la presidencia del Instituto Federal Electoral, de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, y el nombramiento de la fiscalía del SNA la quieren supeditar a otras materias que no están relacionadas con la transparencia", dijo Casar.

    "Hay gente calificada pero la quieren usar como ficha política", afirmó.

    Si se logra un nombramiento antes de la primera sesión de abril, el primer fiscal tendrá solo 18 meses para diseñar la nueva fiscalía, con un rezago monumental de todas las denuncias acumuladas en la Procuraduría federal.

    "Es lamentable que Senado no haya avanzado en dos años, cuando la corrupción figura entre los tres primeros lugares de los problemas que percibe la población, porque no pasan del discurso a los hechos", lamentó.

    Una hazaña ciudadana

    La pregunta es a quién le interesa bloquear la designación del fiscal anticorrupción

    La respuesta no parece fácil, porque hubo un primer momento en el que la clase política se mostró a la sociedad con un compromiso para sacar adelante el SNA.

    En los debates se multiplicaron denuncias, por ejemplo que la corrupción le costaba al país hasta cinco puntos del Producto Interno Bruto o 10 por ciento del presupuesto federal o 25.000 millones de dólares, dependiendo de la fuente.

    La ubicación de México a la cola de los índices mundiales de Transparencia Internacional alentó el acuerdo por aprobar la ley el año pasado, explica la politóloga experta en temas de rendición de cuentas en el sistema político mexicano.

    "Trabajamos en un parlamento abierto a la sociedad civil durante meses, con comisiones de fracciones parlamentarias, para discutir el diseño del SNA y las siete leyes que lo acompañaron", reseñó Casar.

    Hubo compromiso, negociaciones, avances. "Nosotros cedimos en algunas partes, ellos (los políticos) en otras, y el resultado fue un producto bastante acabado", sostuvo.

    La norma más importante es la que obliga a los 32 estados de la federación mexicana a tener "leyes espejos del SNA" y la reforma del Código Penal para redefinir los tipos de delitos de corrupción, atados a penas ejemplares, recordó.

    "Ahora hay menor margen de discreción, y los organismos civiles y expertos ganamos bastante".

    Otro éxito fue establecer el comité de selección del Consejo Ciudadano con una metodología y transparencia ejemplares.

    "El Consejo Ciudadano del SNA va a ser un pilar importante cuya elección no pasará en absoluto por la clase política", celebró.

    Con todo ese cuadro complejo, el SNA fue una de las grandes hazañas de la sociedad civil mexicana, ahora en riesgo de morir.

    "Las demoras son un tropiezo lamentable, que tiene consecuencias y atrasos, es un gran obstáculo", admitió.

    El calendario político avanza en su contra, porque el tema va a marcar las elecciones presidenciales de julio del 2018.

    "Va a ser uno de los ejes definitorios y marcará la agenda del próximo gobierno", adelantó Amparo Casar.

    Pero la sociedad civil y el comité ciudadano aprobado por el Senado tienen el reto de que, "con su gran legitimidad, debe garantizar que la negociación política no se convierta en un arma letal", dijo.

    En este escenario la experta concluyó declarándose optimista.

    Además:

    La corrupción en México ahuyenta a empresarios de EEUU
    Conflicto magisterial y corrupción marcan el final del mandato de Peña en México
    Juez ordena captura de gobernador de Veracruz por corrupción en México
    200 millones de actos de corrupción anuales en México, dice Transparencia Internacional
    Etiquetas:
    corrupción, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik