04:16 GMT +326 Septiembre 2018
En directo
    Concierto del cantante Indio Solari en la localidad de Olavarría

    Codicia y corrupción, detrás del trágico concierto del Indio Solari

    © REUTERS / Stringer
    América Latina
    URL corto
    310

    El trágico desenlace del masivo concierto del legendario 'Indio' Solari en una pequeña ciudad argentina reabre heridas de otros episodios en espectáculos multitudinarios. Activistas y figuras públicas han apuntado a la responsabilidad de las autoridades, la productora del show y el cantante en el asunto.

    Los conciertos de Solari movilizan cientos de miles de personas.  La devoción y el entusiasmo de los seguidores de sus bandas han llevado a que Solari reivindique tener "el pogo más grande del mundo". Pero el recital del 11 de marzo en la pequeña ciudad de Olavarría fue especial: se esperaba que fuera el último, debido a la edad y salud del músico, afectado por el mal de Parkinson.

    El resultado del concierto reabre heridas en la opinión pública argentina, que en 2004 se vio convulsionada por la Tragedia de Cromañón, un incendio en un concierto de la banda ‘Callejeros' en el que perdieron la vida 194 jóvenes y que resultó en la destitución del entonces jefe de Gobierno de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, así como el encarcelamiento del organizador del evento y el procesamiento judicial de los músicos.

    La asociación civil "Familias por la Vida", que nuclea a los familiares de las víctimas de Cromañón y que ha militado por la seguridad en los espectáculos en Argentina tiene "una postura muy crítica con respecto a todos los hechos ocurridos en Olavarría", dijo al programa radial ‘En Órbita' de Sputnik Nilda Gómez, presidenta de la entidad.

    "Nosotros hacemos un paralelismo bastante crítico, con diferencias obviamente, entre Cromañón y Olavarría. Para nosotros, en ambos casos hubo una mala y defectuosa organización, con responsabilidades muy claras que la justicia tendrá que determinar", aseveró la activista, quien teme que el asunto caiga en la "impunidad".

    Así como Solari se vanagloriaba de generar el "pogo más grande del mundo", los conciertos de ‘Callejeros' se publicitaban como un show de bengalas. Precisamente, este fue el desencadenante del fuego que ocasionó la tragedia en la sala de conciertos cerrada. En Olavarría, fue el pogo lo que aplastó a las víctimas.

    Para la activista, salvando las distancias entre ambas tragedias, la responsabilidad "es exactamente la misma", y debe ser compartida tanto por Solari —por incentivar la afluencia masiva- como por las autoridades locales, que permitieron el desarrollo del espectáculo.

    Más: "Era muy difícil que la gente disfrutara del concierto del Indio Solari"

    El concierto del 11 de marzo pasó a la historia porque, a pocos minutos del inicio, dos espectadores murieron aplastados por las hordas que saltaban al ritmo de la música. La localidad bonaerense de 100.000 personas se vio desbordada por los casi 400.000 visitantes que asistieron a un espectáculo con seguridad, espacio y servicios pensados para 150.000. En el caos, varias personas permanecieron desaparecidas por algunos días.

    "No se trató de bengalas, se trató de decir ‘preparamos todo para cuidar a 150.000 personas, luego metemos 400.000 y el resto que se cuide solo'. Es bien clara la responsabilidad", expresó Gómez.

    A pocas horas del final del concierto, el intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, se deslindó de toda responsabilidad y afirmó que la ciudad esperaba 170.000 personas. Sin embargo, se difundió un audio en el que Galli comentaba que en la municipalidad "se generaban apuestas" para acertar cuántos espectadores irían e indicó que se hablaba de 350.000 visitantes.

    Más tarde, también trascendió un vídeo en el que el intendente aparece negociando con los productores del show y los vendedores de cerveza sobre los puestos dentro del predio, cuando está prohibido vender alcohol en los recitales.

    En Cromañón, el pago de sobornos para la habilitación dejó de manifiesto una trama de corrupción dentro del Gobierno de Buenos Aires, sumado a la ambición de los organizadores del evento. Por eso, Gómez indica que hubo "codicia y corrupción", y que esta situación se repite en Olavarría.

    "Si vos te preparás para 155.000 personas y después en el municipio con tu gente estás hablando y apostando con tus compañeros o subalternos quién le acierta al número, y uno dice 250.000 y el otro 300.000, vos como intendente tenés que tener una idea clara de que más de 150.000 va a haber. Por lo cual se te va a generar un problema si el operativo sigue siendo para esa cantidad y vos no lo incrementás. Por eso también hay responsabilidad política", opinó la presidenta de Familias por la Vida.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Fiscal argentino no descarta más muertos durante concierto de cantante de rock
    Etiquetas:
    muerte, concierto, Tragedia de Cromañón, Familias por la Vida, Nilda Gómez, Indio Solari, Argentina