18:13 GMT +322 Septiembre 2017
En directo
    La bailarina Rafaela Bastos

    Bailarina del Carnaval: "Nos ven como objetos, pero estamos empoderadas" (fotos)

    © Foto: Rodrigo Gorosito
    América Latina
    URL corto
    0 41230

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Carnaval acabó, pero no los casos de asedio a las mujeres profesionales de la fiesta: las llamadas "passistas" —jóvenes, en su mayoría mulatas, que bailan en el Sambódromo con las escuelas de samba— acumulan historias de lucha contra la conversión de su cuerpo en un simple objeto de deseo.

    Una de las "passistas" que lidera esa lucha es Rafaela Bastos, que baila desde hace casi 20 años en Mangueira, una de las escuelas de samba más tradicionales de Río de Janeiro.

    En una entrevista con Sputnik Bastos explicó las inquietudes de esas mujeres que con sus plumas en la cabeza, sus minúsculos vestidos —no siempre van semidesnudas, aclara— y su movimiento de caderas se convirtieron en la imagen cliché de la mujer brasileña.

    Bastos es la autora de un estudio inédito sobre la percepción que las "passistas" tienen sobre ellas mismas; la investigación, premiada por la Fundación Casa Ruy Barbosa, arroja una conclusión clara: "Todas perciben que son "objetificadas", y al mismo tiempo están empoderadas. Ellas no se sienten objetos. Pero sabemos que la sociedad tiene esa mirada hacia nosotras".

    La bailarina Rafaela Bastos
    © Foto: Rodrigo Gorosito
    La bailarina Rafaela Bastos

    Bastos entrevistó a 80 "passistas" de las principales escuelas de samba de Río —lo que equivaldría al 11% del total— y además del estudio realiza charlas ocasionales para concienciar a las niñas y adolescentes que quieren ser bailarinas de que no tienen que admitir según qué tipo de actitudes.

    "A veces cuando bailo me piden hacer una foto solo de mi trasero. Yo sigo que no, ¿para qué? Eso ya es otro contexto, un contexto pornográfico. ¿Quieres porno?, les digo, tienes un mercado para eso. Y se quedan a cuadros", explica.

    La bailarina lamenta que sufren, en versión extrema, lo que ocurre con la mayoría de mujeres, que son juzgadas en función de la ropa que visten: "Sufrimos con el hecho que piensen de que estamos exponiendo nuestro cuerpo, porque lo convierten en una invitación al acoso (…) Yo no estoy invitando a nadie a que me toque", remarca.

    Bastos asume que vive en una contradicción: se ha convertido en un símbolo feminista, pero dentro del feminismo muchas mujeres la ven como enemiga por ceder al sistema y convertirse en objeto sexual.

    La passista Rafaela Bastos
    © Foto: Rodrigo Gorosito
    La passista Rafaela Bastos

    Ella rechaza esta tesis y recomienda ante todo conocer mejor el mundo del Carnaval y la construcción histórica de la imagen de la mujer negra en Brasil.

    Cada gesto tiene un sentido, un contexto, los vestidos no son siempre esos biquinis y las "passistas" son un elemento clave para explicar el "enredo" (el tema) elegido por la escuela de samba para el desfile.

    Este año, por ejemplo, Bastos desfilo como musa —un nivel superior a "passista"—de Mangueira emulando a Oxum, la diosa del agua dulce en el candomblé.

    Rafaela Bastos en el Sambódromo
    © Foto: Valeria del Cuelto
    Rafaela Bastos en el Sambódromo

    A pesar de que ahora tiene plena conciencia de su trabajo Bastos confiesa que no siempre valoró como debía su papel en la cultura brasileña: "Yo venía de una familia de sambistas, pero veía a las chicas bailando y pensaba que eran chicas limitadas, sin muchas ambiciones, que no pensaban mucho en sí mismas, que lo daban todo por su escuela, que se anulaban y que lo que conseguían lo perdían rápido".

    Esto es lo que la mayoría de gente piensa, dice: "No somos inteligentes y exponemos el cuerpo por vanidad", lamenta sobre el prejuicio más generalizado.

    También critica que cada vez constantemente tiene que recordar que es una "excelente" geógrafa licenciada en la universidad, como si ser bailarina profesional no le diera suficiente legitimidad para hablar. "Con las bailarinas de ballet no pasa esto", apunta.

    Bastos, que compatibiliza su rol de musa de Mangueira con un puesto de perfil técnico en la secretaría municipal de Cultura del Ayuntamiento de Río, confiesa que a lo largo de su trayectoria profesional siempre ha evitado contar a sus compañeros que también es "passista": "Si lo descubren genial, pero quiero evitar los prejuicios".

    En un país donde cada hora 500 mujeres sufren agresiones físicas —según Datafolha— Bastos subraya que aún queda mucho por hacer para poder celebrar el Día Internacional de la Mujer como una fiesta, y no solo en el mundo del Carnaval.

    "La mujer en Brasil está en la base de la pirámide", resalta y cita la legalización del aborto y el respeto en el ámbito laboral como dos tareas urgentes.

    Además:

    Los colores y el brillo en el carnaval de Río de Janeiro
    ¿Está el Carnaval amenazado por el auge de las iglesias evangélicas?
    El Carnaval de Río de Janeiro desbordó las expectativas de público del Ayuntamiento
    El Carnaval de Brasil da sus últimos coletazos este fin de semana
    Carnaval récord: seis millones de personas salieron a la calle en Río de Janeiro
    Personajes de la serie rusa "Masha y el Oso" desfilan en carnavales en Brasil y Italia
    Etiquetas:
    Sambódromo, carnaval, samba, mujeres, Río de Janeiro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik