En directo
    Grafiti con la imagen de Donald Trump y un luchador

    La andanada de Trump contra México despierta una ola nacionalista tricolor

    © REUTERS / Tomas Bravo
    América Latina
    URL corto
    Víctor Flores García
    6126

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Los ataques contra México del presidente de EEUU, Donald Trump, han despertado un nacionalismo que dormía, y ha reunificado a un país dividido que se abrió a la globalización del libre comercio, dijo a Sputnik el historiador Mario Vázquez Olivera.

    Por primera vez, desde el retorno a la presidencia del longevo y ecléctico Partido Revolucionario Institucional (PRI), toda la clase política ha cobijado con la misma bandera, en forma unánime, a un presidente Enrique Peña Nieto que padece los peores índices de popularidad de un mandatario en dos décadas.

    Desde finales del siglo XX, antes de la histórica derrota del PRI en el año 2000, tras siete décadas en el poder, "el nacionalismo estaba satanizado desde los tiempos del entonces presidente Carlos Salinas, uno de los artífices del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) que Trump quiere acabar", dijo el historiador y secretario académico del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la UNAM (CIALC).

    Peña Nieto, cuya popularidad rondaba el 20 por ciento antes de su controversia con Trump, ha recibido un inesperado respaldo de todos los partidos políticos, movimientos sociales y de toda la prensa.

    Lo más curioso es que en las redes sociales, los usuarios jóvenes más cosmopolitas y cínicos, han colocado en sus perfiles banderas con los colores verde, blanco y rojo, mientras líderes opositores de todo color llaman a la población a colocar banderas nacionales en las fachadas de su casas.

    No siempre fue así, "en los años 1990 se combatió hasta la burla a los referentes de la identidad mexicana, como el cura Miguel Hidalgo y los héroes de la Independencia del siglo XIX, desde dos revistas emblemáticas de la vida intelectual de México", Vuelta, que dirigía el poeta Premio Noble, Octavio Paz (1914-1998), y Nexos del historiador Héctor Aguilar Camín, reseña el académico, doctorado por la emblemática UNAM, la mayor casa de estudios mexicana.

    "En aquellos años de finales del siglo XX, en la decadencia del presidencialismo autoritario del PRI, el paradigma de la globalización de libre comercio se veía como la puerta a un desarrollo positivo contra el nacionalismo considerado aldeano", explica el autor del libro "El Imperio Mexicano y el Reino de Guatemala".

    Resistencia nacionalista

    Tras la caída del PRI, en el inicio del siglo XX, a manos del ranchero Vicente Fox, "el nacionalismo terminó siendo asociado al PRI más arcaico, asociado con el autoritarismo presidencialista de una época económica cerrada al mundo y proteccionista", explica.

    Ahora, es el propio Fox que destronó al viejo PRI, quien llama en las redes sociales a unirse a Peña Nieto, contra "el monumental ego de Trump".

    El blanco es la afrenta del muro fronterizo de millonario presidente, quien pretende hacer pagar a México, con impuestos a sus exportaciones o a las remesas que envían sus migrantes.

    La controvertida etiqueta #FuckingWall de Fox, es el nuevo producto insignia de la mercadotecnia nacional que lo encumbró al poder.

    ​Pero el sentimiento mexicano terminó siendo el refugio de un líder carismático y caudillista, Andrés Manuel López Obrador, que perdió las elecciones en 2012 ante el PRI.

    "El Peje" como lo llaman con cariño sus seguidores —por el prehistórico pez "pejelagarto" que no ha cambiado en millones de años— se atrincheró alrededor del nacionalismo petrolero, "calificado por sus críticos como trasnochado", prosigue el investigador.

    Pero ante el debut de Trump en la Casa Blanca, que convirtió a México en primer enemigo externo de EEUU, incluso López Obrador, el más radical de la izquierda y uno de los principales aspirantes a la presidencia hacia los comicios de 2018, enfiló sus baterías contra el arrogante magnate, y respaldó el rechazo frontal de Peña Nieto a las políticas antiinmigrantes y proteccionistas de EEUU.

    Todos los mexicanos, desde su infancia, recitaron los relatos de las invasiones de EEUU y Francia, sobre todo la pérdida del extenso territorio de Texas, ahora un rico estado petrolero de EEUU.

    "Son parte de la matriz genética de los mexicanos", enfatiza el historiador.

    El ADN que despierta

    "Todos los mexicanos traemos un ADN nacionalista, porque nos lo inculcaron en la escuela primaria y en las constantes conmemoraciones patrias", explica Vázquez Olivera.

    Y ese sentimiento es fundamentalmente antiestadounidense: está en el himno nacional, que llama "al grito de guerra" para que "retiemble en sus centros la tierra", contra cualquier "extraño enemigo" que osara profanar el suelo mexicano.

    Durante décadas, "esos sentimientos quedaron dormidos, pero la programación genética está latente, y solo esperaba que saliera un enemigo externo que hiciera resurgir una memoria básico, escolar", enfatiza.

    En los días más difíciles en la historia reciente de la relación bilateral entre México y EEUU, los internautas se han puesto de acuerdo para subir a sus muros, en su foto de perfil, una candorosa imagen de la bandera mexicana.

    El Senado de México se ha convertido en el punto de convergencia de toda la clase política y se apresta a recibir a la misión que encabezó el canciller Luis Videgaray en la Casa Blanca con una "política de Estado única y concertada" entre todos los partidos.

    "Descartar la unidad nacional, sería olvidar que desde el exterior se han aprovechado cuando hemos estado divididos, seríamos muy tontos de repetir los errores de la historia", dijo a Sputnik el senador de centroizquierda Armando Ríos Pitter, uno de los promotores de una política unificada.

    "El nacionalismo mexicano puede ser una ruta para el destino común, no es el tipo de nacionalismo racista de derecha de Trump, ni el discurso de la xenofobia que se instala de Europa", acota el líder del opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD).

    Más aquí: Trump encerrado en su propio muro

    La postura mexicana "debe ser multicultural y recoger los mejores valores universales, de rechazo a misoginia, contra el inmoral racismo de tribu, sin olvidar nuestra corrupción y las graves violaciones a los DDHH", distingue.

    Nuevos consensos

    Solo existe un mexicano que podría ser blanco de la ira nacional: el canciller Luis Videgaray, quien tejió en Nueva York la desastrosa visita de Trump a México, en el peor momento de su campaña electoral y le inyectó nuevos bríos.

    "Vamos a ver qué tan cierto fue el compromiso que hizo con nosotros Videgaray, de construir una estrategia común, una política exterior del Estado mexicano, vamos a ver", soltó dubitativo el senador Miguel Barbosa, líder de la bancada centroizquierdista.

    Mientras tanto, la prensa mexicana explica a los usuarios cómo colocar una bandera en Twitter o Facebook, con "las mejores fotografías tricolor", para la nueva generación de internautas nacionalistas.

    El jefe de gobierno de la Ciudad de México, el centroizquierdista Miguel Mancera, que también tiene aspiraciones presidenciales, sorprendió al expresar: "No creo que pueda haber alguien que no vaya a respaldar al Peña Nieto, para bien de México".

    Ninguna frase del vapuleado presidente ha sido más aplaudida que la colocada en su cuenta de Twitter, la mañana del jueves: "Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el presidente de EEUU".

    ¿Pagar el muro de hasta 15.000 millones de dólares con impuesto a México de hasta 20 por ciento como amenaza Trump?

    ​Incluso el apolítico presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis Miguel Aguilar, apeló a los sentimientos nacionalistas para responder: "Cada mexicano es un elemento de la defensa del país (…), no podemos tolerar que nadie nos venga a decir lo que debemos hacer", exclamó.

    Las macro-banderas mexicanas están desplegadas en todo México.

    Además:

    La frontera entre México y EEUU: el muro de Trump y el destino de los ilegales
    Trump amenaza con cancelar la reunión con Peña Nieto si México se niega a pagar el muro
    México debe buscar a China y Rusia ante la guerra declarada por Trump
    Senado de México recomienda buscar aliados en EEUU para frenar a Trump
    Etiquetas:
    muro, Donald Trump, México, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik