En directo
    Automóvil Lada en Cuba

    Lada: El fiel compañero ruso que jamás dejó a los latinoamericanos a pie

    © Foto: Club de Autos Rusos de Cuba
    América Latina
    URL corto
    93968391

    En los finales de la década de los 80, la empresa automotriz rusa AvtoVAZ desembarcó en el mercado latinoamericano. La resistencia en las situaciones más duras y la simplicidad de la mecánica de sus coches hizo que ganara un lugar en el corazón de los conductores.

    Para los latinoamericanos, los Lada son uno de los íconos de la industria soviética más cercanos a su realidad. A finales de los 80 e inicios de los 90, los países suramericanos importaron desde la entonces Unión Soviética miles de coches producidos en la ciudad rusa de Tolyatti.

    #rightriders#ladasamara#truefwd#накороткомкрыле#lada21099#bbs#яковпродакшн#samara#ладаспутник

    Una foto publicada por Антон Кушников (@lowboy174) el 23 de Oct de 2016 a la(s) 9:38 PDT

    Los vehículos, ya exitosos en su tierra de origen, se adaptaron fácilmente a la región por su costo asequible y su solidez. Las potentes Nivas comenzaron a surcar los campos con su tracción en cuatro ruedas, mientras que los modelos Lada 2104 o 2105 y el Samara pasaron a ser parte del paisaje urbano de ciudades de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela. En estos países, la presencia de los automóviles es un ejemplo del acercamiento comercial con la Unión Soviética.

    Hay una característica que resaltan todos los que tuvieron coches de esta marca: nunca se quedaron a pie. La simpleza del motor y su calidad permitía salir de apuros fácilmente en situaciones de desperfectos simples, aún sin conocimientos avanzados de mecánica.

    The only way to travel #lada #havana #cuba #oldbangers #dontmakeemliketheyusedto

    Una foto publicada por Becky Wright (@rebecca_louise_day) el 6 de Dic de 2016 a la(s) 2:28 PST

    "Es un auto que es muy difícil que te deje a pie porque su mecánica es básica. El tren delantero, las terminales, las rótulas: todo es accesible. Tienen una mecánica que cualquiera puede hacer", dijo a Sputnik el chileno Jorge Alejandro Marcelli, dueño de una tienda de repuestos automotores en Puerto Montt. Marcelli tuvo dos Ladas: un 2106 y un Samara.

    En su negocio, ha vendido repuestos durante más de diez años, pero debido al paso del tiempo y los recambios de la plaza automotriz, cada vez hay menos Ladas de esas épocas en las calles chilenas. Por eso la venta "ha bajado". Sin embargo, no es raro ver aún los vehículos soviéticos en las calles. "Algunos andan circulando todavía. Sobre todo el Samara", comentó Marcelli.

    Samara #lada #samara #ladasamara #vintagelada #ladalovers

    Una foto publicada por Ali Manço (@alimanco) el 19 de Oct de 2016 a la(s) 3:35 PDT

    "Era un auto que me gustó mucho. Al final uno lo cambia porque quiere modernizarse, pero como máquina era excelente", dijo el chileno sobre este modelo.

    Las anécdotas del fiel compañero motorizado abundan entre los que tuvieron un Lada  Marcelli recordó en una ocasión que junto a toda su familia —sus dos hijos, su mujer y su suegra— subió al volcán Osorno a bordo de su Lada Samara. Según evocó, era un día caluroso de verano y el radiador del motor se quedó sin agua. Lejos de cualquier refugio de montaña y sin agua alrededor, el coche dejó de funcionar. La familia logró resolver el apuro de una singular manera.

    "No tenía agua por ninguna parte. Tuvimos que orinar todos en un envase y lo echamos al depósito de agua. Llegué al refugio y arriba conseguí agua, pero salimos del paso con la orina", relató entre risas Marcelli, con una historia que refleja la resistencia de su Samara.

    Juan José Mazzoni, un uruguayo que fue propietario de un Lada durante casi diez años, recuerda la potencia de su sedán 2105, un coche urbano, que según dijo, en condiciones extremas lograba desempeñarse de manera satisfactoria. En su caso, la memoria más destacable es cuando llevó a sus hijos a un campamento en una remota zona serrana sin un camino delimitado a mediados de los 90. Llegado un momento, se topó con una cañada.

    #lada21053 #lada2105 #lada2105🚗

    Una foto publicada por toto (@ahtoxablia) el 8 de Jul de 2016 a la(s) 10:25 PDT

    "Era un coche sedán, pero lo usamos como si fuera un todoterreno. La calzada del arroyo era de piedra despareja y tuvimos que empujar las ruedas arriba de las rocas. Era un auto fabricado para la ciudad, pero se comportó perfectamente", rememoró Mazzoni.

    Jorge Patrone, otro uruguayo, tuvo durante 14 años un Samara sedán, al que definió como "bastante lindo". "Era muy cómodo, amplio y resistente. Nunca me falló, por algo lo tuve tantos años. A veces uno no puede hacer cambio de auto aunque quiera, pero tener ese coche no era un sufrimiento", dijo.

    Patrone compró su Samara a fines de la década de los 80 y según dijo, apenas tenía que hacerle el mantenimiento básico, sin cambios de motor o ajustes importantes. Casi un cuarto de siglo después, este año se volvió a encontrar por casualidad con el vehículo en un semáforo.

    @ladacenterperm @lada_garage #ladavega #ladaniva #ladasamara #lada2112 #lada2103 #lada2110 #lada2111 #ladasport #celikmotor

    Una foto publicada por Cihad (@cihadblkbsglu) el 28 de Nov de 2016 a la(s) 9:56 PST

    "Iba por una avenida y de repente estacionó a mi lado un Lada Samara sedán. Lo miro y tenía un plástico roto en el mismo lugar que el Samara que yo tenía. Cuando arranca, miro la matrícula. Era la del mío: estaba andando, vivito y coleando, en el 2016", relató.

    De a poco, los Lada que llenaron las calles latinoamericanas hace un par de décadas, van desapareciendo. La marca no mantuvo su presencia: por la renovación de la plaza automotriz, los viejos autos se han vuelto objetos de colección. En Cuba, sin embargo, siguen estando entre los automotores más populares.    

    Además:

    Este no es un jeep soviético de abuelo: el nuevo UAZ Patriot compite con los todoterrenos de lujo
    El espíritu soviético de los legendarios automóviles ZIL
    Etiquetas:
    Lada, AvtoVAZ, América Latina, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik