En directo
    Una hidroelétrica (archivo)

    Empresa admite trama de corrupción en la construcción de la mayor hidroeléctrica de Brasil

    © Flickr/ Deni Williams
    América Latina
    URL corto
    0 15452

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La empresa constructora Andrade Gutierrez admitió que participó en un cartel con otras empresas para repartirse el contrato de las obras de la presa de Belo Monte, la mayor hidroeléctrica de Brasil, que se está terminando de construir en el estado de Pará, en la Amazonía.

    La empresa firmó un acuerdo con el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade) para que directores y anteriores directivos de la compañía vean reducidas sus penas a cambio de admitir los delitos cometidos y aportar nuevas informaciones, según informó este miércoles el organismo en un comunicado.

    Según el Cade, Andrade Gutierrez y las constructoras Camargo Corrêa y Odebrecht se pusieron de acuerdo en aspectos como las premisas de construcción o la división de riesgos, para crear así "una paridad de condiciones y de precios entre las empresas, lo que no es esperado entre competidores".

    Finalmente el contrato para la construcción de la presa se lo llevó el consorcio Norte Energia –formado por una subsidiaria de Eletrobras, Queiroz Galvão y Galvão Engenharia, entre otras empresas—pero las tres empresas implicadas en el pacto fraudulento acabaron siendo contratadas también para la construcción.

    La investigación deriva de la Operación Lava Jato sobre la trama corrupta de Petrobras y si las empresas sospechosas de participar en el fraude finalmente son condenadas podrían tener que pagar una multa de hasta el 20% de su facturación.

    Las obras de Belo Monte empezaron en 2009 y la presa se inauguró parcialmente en abril de 2016, aunque la conclusión total está prevista para enero de 2019.

    Belo Monte cuenta con una inversión de 28.900 millones de reales (más de 8.400 millones de dólares) y cuando esté terminada tendrá una potencia de 11.233 MW.

    Su construcción fue muy criticada desde el principio por el fuerte impacto ambiental en la Amazonía y en las comunidades pesqueras y de indígenas que viven en los márgenes del río Xingú.

    Cuando esté terminada, la presa, con su lago de más de 500 kilómetros cuadrados, será la tercera más grande del mundo, tan solo por detrás de las Tres Gargantas de China y la de Itaipú, que Brasil comparte con Paraguay en la frontera.

    Etiquetas:
    corrupción, Belo Monte, Andrade Gutierrez, Consejo Administrativo de Defensa Económica del Gobierno de Brasil (CADE), Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik