En directo
    Protesta de los mineros en Bolivia

    Crisis minera en Bolivia mostró el fracaso de la estrategia del desgaste y la dilación

    © REUTERS / David Mercado
    América Latina
    URL corto
    133

    LA PAZ (Sputnik) — El asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes y la muerte de dos mineros en los choques con la Policía mostró el fracaso de la estrategia gubernamental del desgaste y la dilación para encarar la crisis minera, dijo a Sputnik Nóvosti el analista político Franklin Pareja.

    "No se podía utilizar la misma metodología que siempre utiliza el Gobierno con otros sectores que es la dilación y el desgaste, porque los cooperativistas mineros demostraron que no sólo no estaban dispuestos a transigir sino que se dieron el lujo de conminar al Gobierno, en una acción sediciosa", declaró el analista y docente universitario.

    Bolivia vivió en las últimas dos semanas uno de los conflictos más violentos protagonizados por los cooperativistas mineros que bloquearon las principales carreteras y se enfrentaron con dinamitas a los efectivos policiales.

    Los cooperativistas mineros rechazaban la sindicalización de trabajadores de su sector y exigían la modificación de la Ley Minera para firmar contratos con empresas privadas para la explotación de las concesiones mineras a su cargo.

    El saldo del conflicto fue el asesinato del viceministro Illanes, el jueves por la tarde, y la muerte de dos mineros el miércoles de esta semana.

    "No se puede decir que ha ganado alguien, ha perdido el país y en este momento no hay piso para la negociación. El costo del conflicto es irreversible", dijo Pareja.

    El poder minero

    En criterio del experto, la estrategia del desgaste que utilizó el Gobierno para resolver conflictos, no funcionó en el caso de los cooperativistas mineros porque este sector tiene un peso político y económico que le permite sostener sus movilizaciones por largo tiempo.

    "Su poder político se refleja en las grandes ventajas que tuvieron durante todo este periodo y su poder económico se reflejó en la masiva movilización con altos costos de operación", señaló.

    Pareja explicó que este sector ha vivido en estos diez años "una serie de dádivas y beneficios otorgados por el propio Gobierno, pero que a raíz de la caída de los precios de los commodities a nivel mundial, ha empezado a ver que no ha dado ningún salto cualitativo, porque su sistema de explotación sigue siendo arcaico, similar al del siglo XVIII".

    Carlos Romero, ministro de Gobierno de Bolivia
    © REUTERS / Daniel Espinoza/Courtesy ABI (Bolivian Information Agency)
    ​"Sus niveles de eficiencia son tan bajos que acuden al Estado para tratar de sacar más dádivas, menos cánones de regalías, mayores ventajas en tarifas eléctricas y mayores concesiones, sin haber realizado exploración de nuevos yacimientos. Tenemos un sector grande, fuerte, con dinero, con poder político y que no está dispuesto a aceptar que la contracción económica le afecte", remarcó Pareja.

    En Bolivia están registradas unas 1.700 cooperativas mineras de las cuales más de 1.000 están dedicadas a la explotación del oro. De acuerdo con datos oficiales el sector cooperativo representa al menos unas 500.000 personas que se mueven al influjo de la explotación minera lo que los ha convertido en un caudal electoral que el Gobierno de Morales supo capitalizar en su momento.

    Además:

    Asesinato de viceministro marca ruptura de mineros con Gobierno de Bolivia
    Evo Morales denuncia conspiración política de mineros
    Gobierno confirma que cooperativistas mineros asesinaron a viceministro Illanes
    Etiquetas:
    crisis, mineros, Franklin Pareja, Rodolfo Illanes, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik