En directo
    Gobierno argentino anuncia fin de conflicto con Monsanto

    Gobierno argentino anuncia fin de conflicto con Monsanto

    © REUTERS / Denis Balibouse
    América Latina
    URL corto
    222

    BUENOS AIRES (Sputnik) — El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, dio por terminado el conflicto con la corporación del agronegocio Monsanto al designar al Instituto Nacional de Semillas como responsable de fiscalizar los cargamentos de soja en los puertos para identificar si hay semillas con la tecnología transgénica de la multinacional.

    El Instituto Nacional de Semillas (Inase) "es el único organismo de fiscalización de control de legalidad de semillas", señaló el ministro en una conferencia de prensa, citado por el portal Ámbito.

    El Instituto celebrará "convenios con organismos públicos y privados de manera tal de poder hacer controles selectivos para determinar la legalidad de las semillas", señaló Buryaile.

    "El espíritu del acuerdo es este: nosotros fiscalizamos para que las empresas privadas puedan desarrollar tecnología y cobrarla", añadió el funcionario.

    En caso de localizar semillas genéticamente modificadas que no hayan pagado el canon correspondiente, el Inase sancionará al productor, al tiempo que Monsanto, que desarrolla y vende semillas transgénicas, podrá reclamar el pago correspondiente por el uso de su tecnología.

    El acuerdo con Monsanto será "de transición" por este año, para que la multinacional "tenga un desarrollo adecuado, invierta más y sume tecnología para agregar valor", sostuvo Buryaile. En agosto, anunció el funcionario, será enviado al Congreso un nuevo proyecto de ley de semillas.

    El ministro de Agroindustria había enfrentado a la corporación a mediados de abril cuando prohibió los sistemas de control con que Monsanto supervisaba los camiones de soja para cobrar el canon a los granos con su tecnología.

    La empresa estadounidense confeccionaba contratos que establecían el cobro del cuatro por ciento por la propiedad intelectual de los granos y además obligaba a los productores a firmar una cláusula por la que aceptaban los controles sobre sus cargas de soja.

    Tras la resolución del ministro, la corporación amenazó con retirar su programa de negocios en el país, y además advirtió que no vendería sus nuevas tecnologías en el mercado agrícola de Argentina.

    Monsanto, que desarrolla variedades agrícolas genéticamente modificadas, vende su tecnología a los productores y tiene en la actualidad 80 por ciento del mercado mundial de las plantas transgénicas.

    Sus "paquetes tecnológicos" incluyen la semilla y el herbicida al que esta es resistente, como ocurre con la soja y el glifosato.

    Además:

    Monsanto anuncia su decisión sobre la compra de Bayer
    Etiquetas:
    Monsanto, Ricardo Buryaile, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik