En directo
    La sede de Uber

    La multinacional Uber se impone en América Latina en medio de fuertes resistencias

    © AP Photo/ Eric Risberg
    América Latina
    URL corto
    0 42041

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La aplicación Uber de transporte urbano se impuso en las capitales de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Uruguay, sin pedir autorización y tuvo la resistencia de gremios, autoridades y la justicia, pero crece en cantidad de choferes y usuarios.

    Pero Uber, con sede en Estados Unidos, tuvo distinta suerte dependiendo del país sudamericano al que ingresó.

    Uber iguala a los taxis en Chile

    En Chile, hace más de dos años que funciona y logró que el Gobierno debatiera una ley para regular el uso del sistema, en la actualidad la ley no fue aprobada, pero en Santiago ya existe la misma cantidad de chóferes inscritos en Uber (25.000) que taxistas.

    Según el ministro de Transportes de ese país, Andrés Gómez Lobo, este sistema es ilegal y amenazó con retirarles los autos y sancionar con multas a quienes trasladen personas por una contribución, reseñó El Mercurio.

    Por otro lado, el partido Amplitud (centroderecha) presentó un proyecto de ley para regularizar el servicio.

    "Lo que se ha logrado evidenciar es que este sistema ha traído beneficios, y que la gente valora que exista, por lo tanto, si ya existe y se puede perfeccionar, hay que hacerlo", aseguró el diputado de Amplitud, Pedro Browne, reseñó La Tercera.

    Guerra con patronal del taxi en Uruguay

    Uruguay ha pasado por los mismos problemas, la gremial de propietarios de taxis se impuso ante la llegada de la internacional, interrumpió las capacitaciones y algunos taxistas atacaron a conductores.

    La tensión del conflicto llevó a que el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, anunciara en febrero que las plataformas o aplicaciones en línea que quieran trabajar en Uruguay lo podrán hacer con libertad "pero cumpliendo estrictamente la normativa".

    Según las palabras del propio Vázquez el Ejecutivo está elaborando un proyecto de ley que se presentará ante el Parlamento para regular las aplicaciones informáticas que operan como intermediarias, mientras Uber trabaja con más tranquilidad.

    Multas en Colombia

    En Colombia, la Superintendencia de Transporte multó en marzo con más de 450 millones de pesos (140.000 dólares aproximadamente) a la plataforma electrónica Uber por hacer traslados en helicóptero, señalando que el servicio "no está autorizado" y atenta contra las reglamentaciones sobre la libre y leal competencia en el sector.

    La empresa continúa trabajando mientras aguarda que el Congreso apruebe el proyecto de ley que busca legalizar las plataformas tecnológicas para solicitar el servicio de transporte.

    Prohibido en Brasil y Argentina

    Brasil y Argentina, en cambio, han sido más radicales contra Uber hasta llegar a impedir el acceso a la aplicación.

    En Buenos Aires, donde más de 30.000 personas se han inscrito para ser conductores y más de 200.000 usuarios se han descargado la aplicación tan solo en la primera semana, la Fiscalía realizó allanamientos en las oficinas el 15 de abril.

    El factor común en todos los países es la negativa por parte de los respectivos gremios de transporte de pasajeros y la reticencia desde los Gobiernos.

    Las manifestaciones y los cortes de calles se organizan de forma sistemática y esto colabora en aumentar la simpatía que tienen los ciudadanos hacia la empresa internacional.

    Uber tiene un valor patrimonial que supera los 50.000 millones de dólares y funciona en 409 ciudades del mundo, pero no cumple con ningún tipo de regularización en los países de América Latina.

    Además:

    Nueva protesta de los taxistas contra Uber en Buenos Aires
    Taxistas de Buenos Aires rechazan el desembarco de Uber en Argentina
    Uber, o la batalla entre la regulación y el mercado
    Uber promueve proyecto de ley que le permita permanecer en Colombia
    Taxistas de Bogotá perseguirán a conductores y usuarios de Uber
    Etiquetas:
    Uber, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik